Augusto Cespedes: El Pozo. Aymara: P’uchuwi.

El Pozo. Fotos. Google Images

Nayaxa Miguel Navajo Bolivia markana suboficialatwa     Soy el suboficial boliviano Miguel Navajo
Jiqkatastwa Tarairi qullaña utana, y me encuentro en el hospital de Tarairí,
phisqa tuna uru jist’antata avitanosis beribérika usumpi, recluido desde hace 50 días con avitaminosis beribérica,
uka usumpixa sapxiwa qullirinakaxa motivo insuficiente según los médicos
makhikiwa Chukiyawu markama khitañaspa, para ser evacuado hasta La Paz,
yuriwiwi markaxa, wali nmutata sarañataki. mi ciudad natal y mi gran ideal.
Niyawa pä mara chikataniwa aka awkasiña chiqankastwa Tengo ya dos años y medio de campaña
Janikiwa maymara illapt’ataxa wakiskirjamanti sarjañataki y ni el balazo con que me hirieron en las costillas el año pasado,
janiraki aka avitaminosis ususu wakiskiwayiti sarjañataki. ni esta excelente avitaminosis me procuran la liberación.
Jichhasti amita qarjatatwa      Entretanto me aburro,
sarnaqasa walja calsoncilluni khakanaka tayina vagando entre los numerosos fantasmas en calzoncillos
aka qullaña utana usutanakapxiwa, que son los enfermos de este hospital,
Jani kunanikti ullañañataki aka phutuntiri taypina y como nada tengo para leer durante las cálidas horas de este infierno,
ullawaytwa naya kikparu, wastata qillqataxa panka ullawayta me leo a mí mismo, releo mi Diario.
Wakiskirjama kipkakiwaytwa qillqata pankana laphinanakapa Pues bien, enhebrando páginas distintas,
ch’irwantawaytwa qillqa pankaxata mä p’uchuna lurawipi he exprimido de ese Diario la historia de un pozo
Jichhaxa uka p’uchuxa paraguaya awkasirinana tuqinkiwa. que está ahora en poder de los paraguayos.
Nayatakixa uka p’uchuxa jiwasankakipuniwa wiñayataki,      Para mí ese pozo es siempre nuestro,
inasa kunalaykutixa walpini qarjayistu sullphayirkama acaso por lo mucho que nos hizo agonizar.
P’uchu lakana ukhamraki manqhapansa En su contorno y en su fondo
 utt’asiwa mä amulljawayasiña pä lurawina se escenificó un drama terrible en dos actos:
nayrt’axa p’iyachañanana, payiristi p’uchu manqhapuni el primero en la perforación y el segundo en la sima.
Uñjapxama kunti qillqatakia aka panka laphinakana Ved lo que dicen esas páginas:
Lapakapacha jani umani      Verano sin agua.
Aka Chaku suyuna, Platanillus marka tuqina, janikipuniwa jallusmakkiti, En esta zona de Chaco, al norte de Platanillos casi no llueve,
juk’a jallutaxa makhikiwa wañsuwayi y lo poco que llovió se ha evaporado.
Nayrt’ana, qhipana, kupina, ch’¡iqansa, Al norte, al sur, a la derecha o a la izquierda,
kawiktuqi uñaqatasa, sarnaqatasa por donde se mire o se ande
jani uñjkayaña ni katt’ayansa ch’umina qhanapa en la transparencia casi inmaterial del bosque
ch’ikhu lawanakata , jiwatanakata jani p’ampachata de leños plomizos, esqueletos sin sepultura
irjantata pachpankaña qayuta sayt’ata wañantata ch’allana, condenados a permanecer de pie en la arena exangue,
janipuniwa mä ch’aqa umasa utjkiti, no hay una gota de agua,
ukawa jani wakisiykiti jakapxañapa awqasiri jaqinakaxa. lo que impide que vivan aquí los hombres de guerra.
Jakasipktwa, larphata, khuykatata, achachiptata waynpacha; Vivimos, raquíticos, miserables, prematuramente envejecidos
quqanakaxa waña alinakana, laphinakata juk’ampi, los  árboles, con más ramas que hojas,
jaqinakasti umata pharjataxa uñisiñatxa juk’ampi y los hombres, con más sed que odio.
Irnaqxawinxa utt’atawa 20 pallapallanaka      Tengo a mis órdenes unos 20 soldados,
wali mirkhantata ajanunakani, con los rostros entintados de pecas,
nawna ch’akanaka patanxa kankallinaka lip’itxama en los pómulos costras como discos de cuero
Nayranakasti k’ajkiripuni. y los ojos siempre ardientes.
Waljaniwa jupanakatxa wawqasipxi Muchos de ellos han concurrido
jark’akañataki Aguarica Sietimpi (Kilometro siete), a las defensas de Aguarrica y del Siete (Kilómetro Siete,
Saavedra-Aliwatä thaki sarañana camino Saavedra‑Alihuata,
kawkintixa awqasiwixa utt’atana 10 uruna noviembre phajsita donde se libró la batalla del 10 de Noviembre),
kawkitxa chhujrinakapatsa usunakapatsa Muñox qullaña utaru apapxi de donde sus heridas o enfermedades los llevaron al hospital de Muñoz
Ukatja Ballivian qullaña utaru. y luego al de Ballivián.
Chhujri jakarata, usuta k’unaratatsa apanipxiwa Platanillos tuqiru Una vez curados, los han traído por el lado de Platanillos,
Payiri Cuerpo del Ejercituru al II Cuerpo de Ejército.
Utt’ayata regimiento de zapadores tamaru Incorporados al regimiento de zapadores
kawkirutixa nayaxa khitatarakitwa,  a donde fui también destinado,
niyawa pä semanawa akankapxtwa,  permanecemos desde hace un semana aquí,
Fortin Loa jak’ana, irnaqasa awqasiña thakina. en las proximidades del fortín Loa, ocupados en abrir una picada.
Ch’umixa wali ch’apintatawa, maysaru maysaru sarawini El monte es muy espinoso, laberíntico
churintata. Janiwa umaxa utjkiti. y pálido. No hay agua.
17 uru Enero phajsi 17 de enero.
Jayp’untataruxa, qinayt’ata t’urmi taypina,      Al atardecer, entre nubes de polvo
p’iyantasa jiyjt’iri thakinaka que perforan los elásticos caminos aéreos
purisa pitutt’ata muruq’u lupiru, que confluyen hasta la pulpa del sol naranja,
pituntasa wañantata alinakaru, sobredorando el contorno del ramaje anémico,
purt’awayiwa uma puriyiri camionaxa. llega el camión aguatero.
Mä thanthakipata camiona t’ujintata guardafanguna,      Un viejo camión, de guardafangos abollados,
jani qhispillunakani, mä nayrapaxa qhupintata, sin cristales y con un farol vendado,
qhatatiri uraqita qhispiyatxama ta, que parece librado de un terremoto,
 ch’iyara wakulananaka q’iptata, puriwayi. cargado de toneles negros, llega.
Iripiripaxa , p’ajlantata p’iqini, amtayituwa k’usa tutumaru  Lo conduce un chofer cuya cabeza rapada me recuerda a una tutuma.
Wali jump’itatapuni k’ajkasa, Siempre brillando de sudor,
tujtupa jurinchata, kamisaxa  purakkama jist’arata. con el pecho húmedo, descubierto por la camisa abierta hasta el vientre.
Jichhuruxa yatiyapxistuwa: uma k’awaxa wañantaskiwa      ‑La cañada se va secando ‑anunció hoy‑.
Uma waqixa juk’anchatawa regimientutaqixa. La ración de agua es menos ahora para el regimiento.
Nayarukiwa, pallapallanakaxa umaru tukuyapxitani,      ‑ A mí no más, agua los soldados me van a volver
nayarusa, sawayirakiwa imt’ayiri kamanaxa. ‑ha añadido el ecónomo que le acompaña.
Ch’isllintata, camiona irpirjama, akaxa uñjatawa jist’arata kamisata,      Sucio como el chofer, si éste se distingue por la camisa,
maynisti ch’isllintata patalunata, ukhama uñjayasipxi. en aquél son los pantalones aceitosos que le dan personalidad.
Ukhamatjamaxa wali mich’antatawa, Por lo demás, es avaro
waqi kuka zapadurenakatixa pisintata churawayitu.  y me regatea la ración de coca para mis zapadores.
Yaqhipa kutixa churarakituwa pitaña sijarru, mä cajetilla. Pero alguna vez me hace entrega de una cajetilla de cigarrillos.
Camio chuferaxa yatiyarikituwa      El chofer me ha hecho saber
Platanillos utt’anxa amtapxiwa tama juk’ampi nayraqataru irpaña. que en Platanillos se piensa llevar nuestra División más adelante.
Uka amtanaka yatisawa pallapallanakaxa arust’apxi,      Esto ha motivado comentarios entre los soldados.
Maynixa, Potosi markana yuriri, jisk’a taña, Hay un potosino Chacón, chico,
ch’ulqintata, ch’iyartaraki, liq’iña martillxama, duro y obscuro como un martillo,
arust’atawayiwa wali llakita: que ha lanzado la pregunta fatídica:
 Umaxa utjpachati.      ‑¿Y habrá agua?
Akata sipansa juk’ampi pisi, kutt’awayapxi.      ‑Menos que aquí ‑le han respondido.
Akata juk’ampi pisi. K’arawatxama samañasampikiti jakañani.      ‑¿Menos que aquí? ¿Vamos a vivir del aire como las carahuatas?
Pallapallanakaxa t’aqisiñanakapa jaqukipapxi inamayaru      Traducen los soldados la inconsciencia de su angustia,
amtayata juk’ampisa phutitawayata utt’asitapata provocada por el calor que aumenta,
lurawixa chikachata pisintayasa munata uma. relacionando ese hecho con el alivio que nos niega el liquido obsesionante.
Tonel wakulla qhupirataxa qichsuwayi sapa maynitaki pä gasolina lata Destornillando la tapa de un tonel se llena de agua dos latas de gasolina,
mayaxa phayañataki, maynisti umañataki una para cocinar y otra para beberla
ukhama sarjawayi uma puriyirixa. y se va el camión.
ch’awartapuniwa juk’a umaxa uraqiru, mukich’asa, Siempre se derrama un poco de agua al suelo, humedeciéndolo,
ukaruxa maqhikiwa purt’apxi janq’u pilpintunaka  y las bandadas de mariposas blancas
wali ukata pharjata uka mukich’ata uraqiruxa. acuden sedientas a esa humedad.
Yaqhia kutixa nayawa wararwayta juk’a uma      A veces yo me decido a derrochar un puñado de agua,
kunka ch’arantasisa, ukaruxa purintapxiwa jisk’a mamurayanaka echándomelo sobre la nuca, y unas abejitas,
janiwa yatkti kunjamasa jakapxi, puripjakiwa ñik’utajaru q’ituntasisa. que no sé con qué viven, vienen a enredarse entre mis cabellos.
21 uru Enero phajsi. 21 de enero.
Wasayp’uxa jalluntawayiwa.      Llovió anoche.
Wasuruxa, uru paqarawa, jut’uxa jist’antapxitu, qhatintiri isxama.  Durante el día el calor nos cerró como un traje de goma caliente.
Lupina ch’allana qhanch’uwipa La refracción del sol en la arena
arkanakapxituwa janq’ullxata ninxama. nos perseguía con sus llamaradas blancas.
Jaypt’aruxa jalluwayiwa, isirasiptwa, jariqasirakiptwa, Pero a las 6 llovió. Nos desnudamos y nos bañamos,
pampa kayunaka chhajiyasisa llaphintata ñiq’impi sintiendo en las plantas de los pies el lodo tibio
luk’ananaka taypi muk’inchasa. que se metía entre los dedos.
Parte II
25 uru Enero phajsi. 25 de enero.
Junt’u ninawa wastata.  Watatawa aka junt’uchawixa, jani uñjkaya, waña      Otra vez el calor. Otra vez este flamear invisible, seco,
lipt’apisi janchinakaru. que se pega a los cuerpos.
Amuyawayawaytwa kawksansa mä t’uqu jist’araña Me parece que debería abrirse una ventana en alguna parte
quña samana mantañapataki. para que entrase el aire.
Alajpachaxa mä jach’a qalxamawa, uka taypinxa lupisa jist’antaskaspa. El cielo es una enorme piedra debajo de la que está encerrado el sol.
Ukhamawa qamasipkta, achaxa palampi amparanakaru qhumt’asita.      Así vivimos, hacha y pala al brazo.
Illapt’irinakaxa jaytatawa ch’alla taypinakana ch’iwichaña manqhanakana. Los fusiles quedan semienterrados bajo el polvo de las carpas
Jichhaxa nanakaxa thaki irnaqirikiptwa ch’umi pachjasa. y somos simplemente unos camineros que tajamos el monte en línea recta,
thaki saraña jist’arasa, janiwa yatipkiti kunatakinisa, abriendo una ruta, no sabemos para qué,
ch’alluntata qhura taypisa llajllawayi junt’utatatxa. entre la maleza inextricable que también se encoge de calor.
Taqi kunawa lupixa nakhantayi Todo lo quema el sol.
Wasuru alwataxa qhuranakaxa q’illunchata uñstatatatxa, Un pajonal que ayer por la mañana estaba amarillo,
jichhuruxa qaqaptapxi, wañantataraki, ha encanecido hoy y está seco,
pallallxata, kuna laykutixa lupiwa sarnaqawayi patjaparu. aplastado, porque el sol ha andado encima de él.
Chika alwatata chika jayp’ukamaxa janiwa irnaqañxamakiti      Desde las 11 de la mañana hasta las 3 de la tarde
sinti ch’amawa nakhantiri ch’umina irnaqañaxa. es imposible el trabajo en la fragua del monte.
ukakamaxa inakiwa thaqawayta ch’iwi, ch’iwintasiñataki, Durante esas horas, después de buscar inútilmente una masa compacta de sombra,
winkunaqtwa kawkiri quqa kayurusa, me echo debajo de cualquiera de los  árboles,
ina amtani ch’iwintasiñataki pist’ata quqa laphinakampi al ilusorio amparo de unas ramas que simulan
janchi wañsuta sirk’unakana phutusiyata. una seca anatomía de nervios atormentados.
Uraqixa jani muk’intantampixa,      El suelo, sin la cohesión de la humedad,
makhatiwa janq’u jiwxama lawanaka llawthapisa asciende como la muerte blanca envolviendo los troncos
t’urmi qhumapipampi, chhartuptayasa jaranuqata ch’iwi llikanaka con su abrazo de polvo, empañando la red de sombra deshilachada
lupirama Iraramawi llujma por el ancho torrente del sol.
Lupina qhanch’ukiwapixa samanana mathapi qhatatiyi La refracción solar hace vibrar en ondas el aire
jak’ankiri wichhuntata patanaka, sobre el perfil del pajonal próximo,
lawantata, misukiptana, jiwatxama. tieso y pálido como un cadáver.
Laq’a ch’amatsuta, aynacht’ata, aywtata      Postrados, distensos, permanecemos invadidos
junt’utatata sapuru naqhantirxama, chiri chirinaka, por el sopor de la fiebre cotidiana, cigarras,
jithirintata llaphi qaqana khuchhurirxama sumidos en el tibio desmayo que aserrucha
jani sayt’aya ch’isiqiri pachxana el chirrido de las interminable como el tiempo.
Junt’uwixa, jani uñjkaya, jipintata ch’umi manqhana El calor, fantasma transparente volcado de bruces sobre el monte,
qhurqhuwayi ch’irich’irinakxama. ronca en el clamor de las cigarras.
Ch’uspinakaxa taqi tuqinkapxiwa Estos insectos pueblan todo el bosque
kawkinti utt’ayapxi jani uñjkaña irnaqawi utapa  donde extienden su taller invisible
iqiqatxama waranqa waranqa jisk’a phirirunaka, y misterioso con millones de ruedecillas,
liqiqirinaka, ululumpirinakampi martinetes y sirenas
kuna sujuqirinakaxa ipirawayi jaya pacharu tupu tupu. cuyo funcionamiento aturde la atmósfera en leguas y leguas.
Nanakaxa, ch’usiqiri ch’ajmina taypinapuni,      Nosotros, siempre al centro de esa polifonía irritante,
utjasiptwa arust’aña jakawiki jani amuyt’anakani, vivimos una escasa vida de palabras sin pensamientos,
uru paqara, ch’iji alajpachana uñch’ukisa horas tras horas, mirando en el cielo incoloro
siwinq’aranakana taqi tuqiru jalakipapxapata mecerse el vuelo de los buitres,
Nayranakaruxa uñjayapxituwa que dan a mis ojos la impresión
jamach’inaka rijsuta mä jach’a pirqa laphinakana llawintata. de figuras de pájaros decorativos sobre un empapelado infinito.
Jayanakata ist’asi qhuniri jach’a iillapt’asirinaka      Lejanas, se escuchan, de cuando en cuando, detonaciones aisladas.
1 uru Febrero phajsita 1 de febrero.
Junt’uwixa janchinakasa katusjawayiwa,      El calor se ha adueñado de nuestros cuerpos,
t’urmiskaspasa, jani kuna katjapirini, identificándolos como de polvo, sin nexo de continuidad articulada,
laphanaka, junt’uchisirinaka, nanakataki yatiwayayata blandos, calenturientos, conscientes para nosotros
t’aqisiwayayapxitu sólo por el tormento que nos causan
puritawayasa lip’ichitpacha jump’iwi waja jamp’atitxama. al transmitir desde la piel la presencia sudosa de su beso de horno.
Arumt’awiruxa ch’amthapisiwayptwa. Logramos recobrarnos al anochecer.
Uruxa jaytawayasiwa jach’a ninawayjamaru Abandónase el día a la gran llamarada
kunampi lupixa juk’ampi jach’anchasi wilantata qhanatitapana, con que se dilata el sol en un último lampo carmesí,
arumasti jak’anchasiraki ikiñataki, y la noche viene obstinada en dormir,
ukarusti sarthawayapxi kunaymana p’atxapiri laq’u arch’ukisisa pero la acosan las picaduras de múltiples gritos de animales:
khuyt’awinaka, ch’isirinaka, kunaymana jani uñt’ata ch’ajminaka, silbidos, chirridos, graznidos, gama de voces exóticas para nosotros,
nanakataki, pata pampanakana, qullunakana jakirinakaxa. para nuestros oídos pamperos y montañeses.
Arumä urumpi. Paqara urunxa amukt’apxtwa,      Noche y día. Callamos en el día,
ukampisa pallapallanakaxa art’anakapaxa arumaruxa pharjtapxi, pero las palabras de mis soldados se despiertan en las noches.
yaqhipanbakaxa utt’atapxiwa qalltatpacha, Nicolas Pedrazasxama, Hay algunos muy antiguos, como Nicolás Pedraza,
Vallegrande markana yurita, ukankiwa 1930 maratpacha vallegrandino que está en el Chaco desde 1930,
Loa, Bolivar, Camacho thakinaka jist’arawayana. que abrió el camino a Loa, Bolívar y Camacho.
Chhujchhu usumpi katjatawa, q’illunchata, wañantata kaña lawjama. Es palúdico, amarillo y seco como una caña hueca.
Pilanakaxa jutappachawa Camacho thqki tuqi, sapxiwa      ‑Los pilas haigan venido por la picada de Camacho,  dicen
arust’atawayiwa Chacon pallapallaxa, Potosi markana yuriri.  ‑manifestó el potosino Chacón.
Ukanxa janipuniwa juk’a umasa utjkiti,      ‑Ahí sí que no hay agua
yatiyayiwa Pedraza pallapallaxa, taqi ch’amapampi. informó Pedraza, con autoridad.
Pilanakaxa katupxapuniwa.      ‑Pero los pilas siempre encuentran.
Uñt’apxiwa ch’umi manqhanaka  taqi tuqita Conocen el monte más que nadies
Sawayiwa José Irusta pallapallaxa, qhanchara jaqi chukiyawuna yuriri ‑objetó José Irusta, un paceño aspero,
sri nawna ch’akani qichapptata nayranakani de pómulos afilados y ojillos oblicuos
illapt’awayasiwa Yujra, Cabo Castilla awqasiñani que estuvo en los combates de Yujra y Cabo Castillo.
Ukhmaruxa mayni Cochabamba markana yuririxa,      Entonces un cochabambino
Cosñi sutinchataxa, kutjatayiwa sasina: a quien apodan el Cosñi, replicó:
Sapxakiwa, sapxakiwa …      ‑Dicen no más, dicen no más…
Sietina jikxatasaxa mä pilaru ¿Y a ese pila que le encontramos en el Siete
jiwata uma pharjatata uma jalsu k’awa jak’ana, Tata Oficial. muerto de sed cuando la cañada estaba ahicito, mi Sof?…
Chiqapuni, sawaytwa. Ukhamaraki yaqhaxa pampana      ‑Cierto ‑he afirmado‑. También a otro, delante del Campo
tunas monte manq’atapata. lo hallamos envenenado por comer tunas del monte.
Manq’ata awtjatatxa janiwa jiwañxamakiti,      ‑De hambre no se muere.
Uma pharjatatxa jiwasnawa De sed sí que se muere.
Nayaxa uñjawaytwa Siete qhura ch’umintata patjanakana Yo he visto en el pajonal del Siete
pallapallanakasaxa ñiq’i ch’amusa, 10 uru Noviembre phajsi a los nuestros chupando el barro la tarde del 10 de noviembre.
Lurawinaka arust’anakampixa jani takt’ani qullunchasipxi      Hechos y palabras se amontonan sin huella.
Jalakipappxi wayrjama ch’umintata patanakana ni juk’a qhatatiyasa. Pasan como una brisa sobre el pajonal sin siquiera estremecerlo.
Nayanxa utjiwa yaqhanaka qillqt’aña.      Yo tengo otras cosas que anotar.
6 uru Febrero phajsita 6 de febrero.
Jalluwayiwa. Quqanakaxa machaqxama uñstapxi.      Ha llovido. Los  árboles parecen nuevos.
umaxa walja qutallanakana uñstayawayi, Hemos tenido agua en las charcas,
t’ant’ampi asukarampikiwa pist’awayiwa pero nos ha faltado pan y azúcar
kunalaykutixa yananaka apaniri kamnuyaxa porque el camión de provisiones
ñiq’intatawa ñiq’i taypiru sayt’awayi.  se ha enfangado.
20 uru Febreru phajsita 20 de febrero.
20 kilometruru juk’ampi nayraruwa sarantawayapxtwa Nos trasladan 20 kilómetros más adelante.
thakilla lurataxa janiwa sarnaqataniti, La picada que trabajamos ya no será utilizada,
yaqha jist’arapxa.  pero abriremos otra.
18 uru Ffebreru phajsita 18 de febrero.
Ch’isllintata awtu apanaqirixa jani wali yatiwi apani: El chofer descamisado ha traído la mala noticia:
k’awana uma jalsurixa tukxasiwa.      ‑La cañada se acabó.
Jichhaxa umaxa apaniñawa “china” tuqitpacha.  Ahora traeremos agua desde “La China”.
26 uru Febrero phajsita 26 de febrero.
Wasuruxa janiwa umaxa utjkanti.      Ayer no hubo agua.
 Ch’amachasiwa uma apaniñaxa. Se dificulta el transporte
jayjt’atawa uma katuñaxa, apaniñasti qhiptatarakiwa. por la distancia que tiene que recorrer el camión.
Wasuruxa uru paqara irnaqatata quqanaka tinkuyasa, Ayer, después de haber hacheado todo el día en el monte,
suyt’apxta camionana puriñapa esperamos en la picada la llegada del camión
qhipa lupina qhanatatiripa, jichhaxa rusast’ata y el último lampo del sol ‑esta vez rosáceo‑
samanchawiwa pallapallanakaxana laq’anchata ajanunakapa pintó los rostros terrosos de mis soldados
jani kunsa ist’asa t’urmintata utt’awisana. sin que viniese por el polvo de la picada el rumor acostumbrado.
Jichharmantiwa puriwa uma apanirixa      Llegó el aguatero esta mañana
ukaruxa turrila wakullaru muyukipapxi y alrededor del turril se formó
amparanaka, jaeeunaka, uma wayunanakampi, un tumulto de manos, jarros y cantimploras,
muqthapiptasa phiñasita, ñanqhachasirxama. que chocaban violentos y airados.
Nuwasiña amuyt’apxi ukata nayawa sayt’ayta. Hubo una pelea que reclamó mi intervención.
1 uru Marzo phajsita 1 de marzo.
Akjaruxa puriwayiwa jisk’a taña p’aqu Tenientixa      Ha llegado a este puesto un teniente rubio y pequeñito,
jilantata sunkhani. con barba crecida.
Yatiwayaytwa qhawqhanipxisa pallapallanaka naympi chika.  Le he dado el parte sobre el número de hombres a mis órdenes.
Aka nayt’irinxa janiwa kimsa pallapllanakaxa utjkiti.      ‑En la línea no hay tres soldados. Debemos buscar pozos.
p’uchunaka thaqañapktwa
Chinawi jak’ana p’uch’unaka jistarapxatana.      ‑En “La China” dicen que han abierto pozos.
Umxa apsupxiwa.      ‑Y han sacado agua.
Apsupxiwa.      ‑Han sacado.
Yant’ñatakiwa.      ‑Es cuestión de suerte.
Aksa tuqinxa, “Loa” jak’ana yant’apxiwa p’uch’unaka jist’araña.      ‑Por aquí también, cerca de “Loa” ensayaron abrir unos pozos.
Ukjaruxa Pedraza pallapallaxa ist’awayasaxa      Entonces Pedraza que nos oía
yatiyapxituwa, chiqapuniwa ha informado que efectivamente,
akata phisqa kilometroruxa mmä p’iyanchata uraqiwa utji a unos cinco kilómetros de aquí, hay un “buraco”,
jist’arata janiwa yatiskiti kunapachatsa abierto desde época inmemorial,
juk’a manqhata, jaytata de pocos metros de profundidad y abandonado
kuna laykutixa khitinaka p’iyachaña manapxanxa porque seguramente los que intentaron hallar agua
jaytamuyupxiwa. desistieron de la empresa.
Pedraza pallapallaxa sawayiwa “mä juk’ampi p’iyantañaspawa”.  Pedraza juzga que se podría cavar “un poco más”.
2 uru Marzo phajsita 2 de marzo.
Uñakipiri sarapxtwa Pedrazana sawayañaparu.      Hemos explorado la zona a que se refiere Pedraza.
Chiqapuniwa utjatana p’iyantata uraqi, ch’umintata, Realmente hay un hoyo, casi cubierto por los matorrales,
palobobo quqa jak’ana. cerca de un gran palobobo.
P’aqu Tenientixa sawayapxituwa yatiyawaniwa Comandanciaru,      El teniente rubio ha manifestado que informará a la Comandancia,
jichha jayp’urusti yatiyapxituwa siqiña p’iyantata uraqi y esta tarde hemos recibido orden de continuar la excavación del buraco,
uma katjañkama. hasta encontrar agua.
Camachawaytwa kimsa qalqu p’iyantitinaka irnaqawitaki. He destinado 8 zapadores para el trabajo.
Pedraza, Irusta, Chacón, Cosñi, pusi pallapallankampi. Pedraza, Irusta, Chacón, el Cosñi, y cuatro indios más.
2 uru Marzo phajsita 2 de marzo.
Urqina p’iyaxa niyawa 5 metros taraninwa.      El buraco tiene unos 5 metros de diámetro
manqharusti 5 metroraki. Wali ch’ulqintata, cementoxama. y unos 5 de profundidad. Duro como el cemento es el suelo.
Thaki jist’arapxtwa p’iyakama Hemos abierto una senda hasta el hoyo mismo
Uka jak’anxa campamento utt’ayapxta. y se ha formado el campamento en las proximidades.
Ura paqarawa irnaqata, kunalaykutixa jut’uxa llaphintawayiwa. Se trabajará todo el día, porque el calor ha descendido.
Pallapallanakaxa pata chikataxa q’alalaki,      Los soldados, desnudos de medio cuerpo arriba,
challwananakana sink’uratjama. relucen como peces.
Jump’ixa laq’a p’iqini katarinakxama Víboras de sudor con cabecitas de tierra
jalawayi janchi patanakapana. les corren por los torsos.
piku jaquntapxi ch’allana p’ampachasisa Arrojan el pico que se hunde en la arena aflojada
ukjaruxa p’iyaru lip’chi lasumpi wayuqtapxi. y después se descuelgan mediante una correa de cuero.
Laq’a apsutaxa ch’iyartatawa, quñaki. La tierra extraída es obscura, tierna.
Samipaxa kusisiwayiwa chhuyu yatiwimpi p’iyata lakanakata. Su color optimista aparenta una fresca novedad en los bordes del buraco.
10 yry Marzo phajsita 10 de marzo.
Tunka payani metro. Umaxa ktautjamakiwa.      12 metros. Parece que encontramos agua.
Apsuta laq’axa  uñjataxa muk’ikiwa. La tierra extraída es cada vez más húmeda.
Lawanakampiwa pirqsupta p’iyachata uraqina Se han colocado tramos de madera en un sector del pozo
Ukhamarusa kamachawaytwa escalera luraña y he mandado construir una escalera
Palomataco lawatxa mä qimi y un caballete de palomataco
la’q’a apsuñataki warkuta turrilana. para extraer la tierra mediante polea.
Pallapallanakaxa turkarkasipxana mayata mayata. Los soldados se turnan continuamente
Padrazasti sawayiwa mä semananpixa y Pedraza asegura que en una semana más
General X tataxa jawasataniwa ch’arantasiñapataki. tendrá el gusto de invitar al General X “a soparse las argentinas en aguita del buraco”
22 uru Marzo phajsita 22 de marzo.
P’uchuruwa saraqawayta      He bajado al pozo.
Mantawayariruxa, kuna thuru llamkt’xama Al ingresar, un contacto casi sólido
jachiru makhatasa. va ascendiendo por el cuerpo.
Lupi uñtaña tukusiriraruxa Concluida la cuerda del sol
qatuqatawa yaqha samanaskaspasa, uraqina samanapa. se palpa la sensación de un aire distinto, el aire de la tierra.
Ch’iwittata manqharu mantawayiruxa Al sumergirse en la sombra
kayu luk’ananakampi llamkt’aña quñacht’ata laq’aruxa y tocar con los pies desnudos la tierra suave,
muk’ichastwa chhuyuki.  me baña una gran frescura.
takt’awayasktwa niya 18 mtero p’uchu manqhana Estoy más o menos a los 18 metros de profundidad.
P’iqi waytataxa, qhana uñjanaxa tukusxamakiwa, ch’iyara tubo Levanto la cabeza y la perspectiva del tubo negro
makhatawayirxana p’iqixa pata tukuyañataki p’uchu lakana se eleva sobre mí hasta concluir en la boca
kawkintixa anqana qhanaxa warantaskaspasa ukhama. por donde chorrea el rebalse de luz de la superficie.
p’uchu manqhana jisk’a pampapaxa ñiq’inchatawa Sobre el piso del fondo hay barro
muyukipata pirqapaxa luk’ananakampi katt’ataxa phirintawayiwa. y la pared se deshace fácilmente entre las manos.
Ñiq’intatawa púchuta  mistuwayta He salido embarrado
mistujaruxa makhikiwa ch’uspinakaxa makhatitu y han acudido sobre mí los mosquitos,
kayunakaxa p’usuntayasa hinchándome los pies.
30 uru Marzu phajsita. 30 de marzo.
Musphañawayapxituwa kunti jichhurü utt’asi      Es extraño lo que pasa.
Jichha tunka uru saraqataruxa p¡uchutxa umachata ñiq’i apsutanwa Hasta hace 10 días se extraía barro casi líquido del pozo
jichhasti wastata waña laq’aki y ahora nuevamente tierra seca.
Wastata p’uchuru mantawayta He descendido nuevamente al pozo.
khuri manaqhanxa uraqinana samanaxa chuyma qhut’api. El aliento de la tierra aprieta los pulmones allá adentro.
p’uchu pirqanaka llamkt’ataxa luk’ananakaxa muk’intatatxama Palpando la pared se siente la humedad,
p’uchuna ch’ina manqharu mantantañawayaruxa pero al llegar al fondo
uñjawaytwa k’uyk’u llik’i mantantawayaruxa compruebo que hemos atravesado una capa de arcilla húmeda.
Sayt’awayawaytwa p’uchu irnaqirinakaruxa Ordeno que se detenga la perforación
uñjañataki inasa umaxa mistchioni para ver si en algunos días se deposita el agua por filtración.
12 uru Abril phajsita 12 de abril.
semanatxa p’uchuxa wañaskakiwa      Después de una semana el fondo del pozo seguía seco.
wastata sarawayapxta p’iyachañaru Entonces se ha continuado la excavación
Jichhuruxa saraqawaytwa pä tunka pusini tupkama y hoy he bajado hasta los 24 metros.
Khurimanqhaxa ch’amaktatawa Todo es obscuro allá
Yatisikiwa llamkhañxamata uñjaña uka ch’amakana y sólo se presiente con el tacto nictálope
manqha uraqina phatankxama las formas del vientre subterráneo.
laq’a, laq’a uraqi, qupthapiri hhusu laq’a Tierra, tierra, espesa tierra que aprieta
muqucht’ata amparanakxama amutuptata askatayiri. sus puños con la muda cohesión de la asfixia.
P’uchuta apsuta laq’axa, jathi ajayjama mä p’iya jaytawayiwa , La tierra extraída ha dejado en el hueco el fantasma de su peso
p’iya manqhana liq’itataruxa pirqanakaxa kutt’ayapxituwa tuq tuq arumpi y al golpear el muro con el pico me responde con un toctoc
jani arukipasirini antisaasa tujtuja liq’intawayitu. sin eco que más bien me golpea el pecho.
Ch’amakana muyukipata jakatatawaytwa      Sumido en la obscuridad he resucitado
amtawayawaytwa wawakasaxa sapallxana una pretérita sensación de soledad que me poseía de niño,
wali ajsarasa kunapachatixa saraqipirita anegándome de miedosa fantasía cuando atravesaba
qullu iramana p’iyachapzirina Cpinota marka jak’ana el túnel que perforaba un cerro próximo a las lomas de Capinota
kawkintixa mamaxä utjasina donde vivía mi madre.
K’achatk’achata mantawayiritwa, Entraba cautelosamente,
musphawayasa uraqi manqhana imantatata, asombrado ante la presencia casi sexual del secreto terrestre,
uñjasa qhana tuqina unjtiri mirando a contraluz moverse
saja uraqinalaq’unakana chhiqanakapa chhulluntatxama. sobre las grietas de la tierra los élitros de los insectos cristalinos.
Walpuni ajsaririta qhikata p’iyaru purisaxa Me atemorizaba llegar a la mitad del túnel
kunapachatixa ch’iwi manqhanakana juk’ampi ch’iyartana en que la gama de sombra era más densa
kunapachatixa jalsuwayirita chiqapa sarawayasata pero cuando lo pasaba y me hallaba en rumbo
janq’akipiritwa qhana tuqi uñjasaxa maysa tuqina jist’arata, acelerado hacia la claridad abierta en el otro extremo,
kusisiñatakinwa. me invadía una gran alegría.
Uka kusisiñañsti janiwa amparanakajaru puririnti Esa alegría nunca llegaba a mis manos,
janchixa t’aqisiyasapuni cuya epidermis padecía siempre
ajtayasa p’iyachata pirqanaka llamkt’aña. la repugnancia de tocar las paredes del túnel.
Jichhaxa janiwa uñjti uñkatasiruru qhanawi,      Ahora, la claridad ya no la veo al frente,
jani ukaxa pata tuqina warawarxama jani atkaya. Jani ukaxa… sino arriba, elevada e imposible como una estrella. ¡Oh!…
Amparanakaxana janchixa taqi kunaruwa yant’asi, La carne de mis manos se ha habituado a todo,
niya jaljatt’asiwiwa uraqi laq’ampi janirakiwa uñtkiti ajtayasiñaxa. es casi solidaria con la materia terráquea y no conoce la repugnancia…
28 uru Marzo phajsita 28 de abril.
Amuytwa inamayawayaytanwa uma thaqasa      Pienso que hemos fracasado en la búsqueda del agua.
Wasuruxa jiksuwaytanwa kimsatunka metros Ayer llegamos a los 30 metros sin hallar otra cosa que polvo.
jani kunsa katusa, laq’a t’urmiki sin hallar otra cosa que polvo.
sayt’awayañasawa aka inamaya irnaqawi Debemos detener este trabajo inútil
Ukhama amtampiwa irayta “mä sayt’iri” y con este objeto he elevado una “representación”
pallapallankanjiliriru, khititi qharurutaki jawsayitu ante el comandante de batallón quien me ha citado para mañana.
29 uru Marzo phajsita 29 de abril.
Mi capitan, sawaytwa comandantiuxa, 30 metruruwa puripxta      ‑Mi capitán ‑le he dicho al comandante- hemos llegado a los 30 metros
janikiwa umaxa katurxamakiti y es imposible que salga el agua.
Uma katuñaxa wakisipuniwa, sawayituwa.      ‑Pero necesitamos agua de todos modos- me ha respondido.
Yaqha chiqana p’iyañaxa wakisispa, tata Capitan.      ‑Que ensayen en otro sitio ya también ps, mi Capitán.
Janiwa, p’iyantapxakima.      ‑No, no. Sigan no más abriendo el mismo.
P[a p’uchu 30 mentrunxa janiwa umaxa katupsnati Dos pozos de 30 metros no darán agua.
M[a p’uchu 40 metrunxa umaxa katusispawa. Uno de 40 puede darla.
Jisa, tata Capitan      ‑Sí, mi Capitán.
Inasa, niya jak’ankasipchta.      ‑Además, tal vez ya estén cerca.
Jisa, tata Capitan.      ‑Sí, mi Capitán.
Ukamaxa, ch’amanchasipkakima      ‑Entonces, un esfuerzo más.
Pallapallanakasaxa umata jiwarasipki. Nuestra gente se muere de sed.
Janiwa jiwkiti, jani ukaxa sapuruwa sullphapxi      No muere, pero agoniza diariamente.
ina mutuwiwa, mä jarru uma sapa pallapallataki wayjata. Es un suplicio sin merma, sostenido cotidianamente con un jarro por soldado.
Pallapallanakaxaxa t’aqisipxiwa p’uchu manqhana Mis soldados padecen, dentro del pozo,
wali uma pharxata, t’urmimpi irnaqawimpi. de mayor sed que afuera, con el polvo y el trabajo,
atiskañakiwa p’uchutaki p’atañaxa. pero debe continuar la excavación.
Ukhama yatiyawayayta jani atini arsuwayanankampi      Así les notifiqué y expresaron su impotente protesta,
nayaxa yant’awaytwa arsuwayanakapa t’akuyana que he procurado calmar
Comandantina sutipoxaru kukukami umampi pä kuti churaña ofreciéndoles a nombre del comandante mayor ración de coca y agua.
9 uru Mayo phajsita 9 de mayo.
irnaqawimpixa sarasipkaktwa.      Sigue el trabajo.
P’uchuxa, nanakatakixa, qinasiwayaskiwa El pozo va adquiriendo entre nosotros
ajsartayiri, taqi ch’ama manq’antiriraka, una personalidad pavorosa, substancial y devoradora,
utt’awayasa taqinitsa jiliriri constituyéndose en el amo,
jani uñt’ata  alliniranakana warajuchapa. en el desconocido señor de los zapadores.
Urutxama urutjamaruxa laq’axa wali ch’achanti Conforme pasa el tiempo, cada vez más les penetra la tierra
juk’ampi ch’achatataruxa uraqiru jathintawayawi mientras más la penetran, incorporándose como por el peso de la gravedad
jani yaqata yana, thurt’ata jani tukusiriraki. al pasivo elemento, denso e inacabable.
Nayrt’apxi arumt’ataru thakilla, Avanzan por aquel camino nocturno,
aynacharu sariri tiji, ist’asa ñankhatatata jiyt’iri por esa caverna vertical, obedeciendo a una lóbrega atracción,
Jani mayjt’aya sawayiru ch’atata qhanata armasiña, a un mandato inexorable que les condena a desligarse de la luz,
muyjt’awayasa jaqitapata jakawi. invirtiendo el sentido de sus existencias de seres humanos.
Sapa kutiwa uñjawixaxa amuyt’awayituwa Cada vez que los veo me dan la sensación
jani utt’atatata t’urmi laq’unaqata, de no estar formados por células de polvo,
ukhamarusa laq’aki jinchunakana, nayra lip’ichinakana, con tierra en las orejas, en los párpados,
nayra ch’ipuqunakana, nasa lip’ichinakansa, en las cejas, en las aletas de la nariz,
ñik’uta janq’uptata, laq’ampi nayranakana, con los cabellos blancos, con tierra en los ojos,
ajayuxa Ch¡aco laq’ampi phuqantata. con el alma llena de tierra del Chaco.
24 uru Mayo phajsita 24 de mayo.
Jithitawayapxtwa juk’ampi p’iyantasa      Se ha avanzado algunos metros más.
Irnaqawixa wali ch’ama lak’awa, El trabajo es lentísimo:
mä pallapallawa p’iya manqhana allsu, un soldado cava adentro,
maynisti ankaxata waysuña lata apnaqi, otro desde afuera maneja la polea,
gasoslina latana laq’a apsupxi. y la tierra sube en un balde improvisado en un turril de gasolina.
pallapallanakaxa samana pisitapa ch’ajmipxi. Los soldados se quejan de asfixia.
Irnaqawiñanxa pisi samanaxa jachi q’upthapiwayi. Cuando trabajan, la atmósfera les aprensa el cuerpo.
Kayu tayu aynachana, muyukipata, supa patjaru uraqixa arumjama jilaski. Bajo sus plantas y alrededor suyo y encima de sí la tierra crece como la noche.
Nakhantata, qhuruptata, llakita, ch’amaktata, Adusta, sombría, tenebrosa,
taqi ch’ama amukt’ata, jani unjtiwiri samana pisiptata, impregnada de un silencio pesado, inmóvil y asfixiante,
irnaqiriru chhuruntasxama makhati kaw’si wawsama, se apitona sobre el trabajador una masa semejante al vapor de plomo,
laqhachana p’ampachata nayrapapcha laq’xama, enterrándole de tinieblas como a gusano escondido en una edad geológica,
jaymuqtata waranqa waranqa maranaka uraqi patata. distante muchos siglos de la superficie terrestre.
Umt’awayiwa caramañolata llaphi uma jank’aki pist’asa, Bebe el liquido tibio y denso de la caramañola que se consume muy pronto,
kunalaykutixa umaxa pisikiwa ukasa pä kuti churata p’iyankirinakataki porque la ración, a pesar de ser doble “para los del pozo”
laka mantjayana wawsachasi, ch’iyara uma pharjata. se evapora en sus fauces, dentro de aquella sed negra.
Q’alala kayunakampiwa jiwata t’urmina thaqawayi Busca con los pies desnudos en el polvo muerto
amtasisa kunjamantixa quña sukanaka p’atsusaxa la vieja frescura de los surcos que él cavaba
qarpata uraqinakapana  jayaptata uraqinakapa, también en la tierra regada de sus lejanos valles agrícolas,
amtanakapaxa jachi patananakxama. cuya memoria se le presenta en la epidermis.
Ukatxa liq’inuqawayi, pikumpi liq’inti, laq’a suchuyasa,      Luego golpea, golpea con el pico, mientras la tierra se desploma,
kayunaka imantasa jani kunapachasa umaxa mistkiti cubriéndole los pies sin que aparezca jamás el agua.
Umaxa, taqinitaki munataxa amuyunkakiwa El agua, que todos ansiamos en una concentración mental de enajenados
jalantasa ch’usa p’iyaru uqara amuturaki. que se vierte por ese agujero sordo y mudo.
5 uru Junio phajsita 5 de junio.
Niyawa jak’achipkta 40 metruru      Estamos cerca de los 40 metros.
pallapallanakaxaru ch’amacht’añatakixa Para estimular a mis soldados
nayaxa p’uchuna irnaqañataki mantawayaraktwa. he entrado al pozo a trabajar yo también.
amuyt’awayawaytwa samkansa Me he sentido descendiendo
jalantaskirikta jani tukusisa- en un sueño de caída infinita.
Khuri manqhanxa yaqha yaqha yaqhaqtawayta Allá adentro estoy separado
wiñayataki mayni jaqinakatxa, para siempre del resto de los hombres,
awqasiñata jayamuktata, lejos de la guerra,
irpata samina chhaqañataki transportado por la soledad a un destino de aniquilación
jani uñjkaya janiraki llamkt’aya amparakampi. amparakampi que me estrangula con las manos impalpables de la nada.
Janiwa kuna khanasa uñjaskiti No se ve la luz,
ch’amaka samanaxa q’upthapi taqpacha janchinaka. y la densidad atmosférica presiona todos los planos del cuerpo.
Ch’amaka tikiraxa jaquqtanitu naya patxaru La columna de obscuridad cae verticalmente sobre mí
allintarakitu, jaya jaqina isch’unikapata. y me entierra, lejos de los oídos de los hombres.
Irnaqawiru uchasta pikumpi sumpuni p’atantasa,      He procurado trabajar, dando furiosos golpes con el pico,
jank’achañataki lurawinaka irnaqawi jani jaytañataki. en la esperanza de acelerar con la actividad veloz el transcurso del tiempo.
ukhamarusa pachaxa jani unjtiriwa uka manqhanxa- Pero el tiempo es fijo e invariable en ese recinto.
jani yatiyasa urasanakana unjtawipi qhanana, A1 no revelarse el cambio de las horas con la luz,
pachaxa sayt’awayyiwa uraqinakana manqhana el tiempo se estanca en el subsuelo
ch’iyartata ch’amaka manqhanakana- con la negra uniformidad de una cámara obscura.
Akaxa micha qhanana jiwawipawa, Esta es la muerte de la luz,
jach’a quqana saphipa arumanakana jilawipa la raíz de ese  árbol enorme que crece
alajpacha jiwt’ayasa uraqi jach’irasa. en las noches y apaga el cielo enlutando la tierra.
16 uru junio phajsita- 16 de junio.
Kunaymana yänanakawa kamanchawayi.      Suceden cosas raras.
Qhuptapita ch’amakt’ata kuyrimi p’uchu manqhanxa Esa cámara obscura aprisionada en el fondo del pozo
uñstawayayiwa uma uñjaña samkanaka qhanatatayasa.  va revelando imágenes del agua con el reactivo de los sueños.
Uma jikiñaxa uñstayaskiwa yaqha utjawi kusisiñatxama La obsesión del agua está creando un mundo particular
mayjt’ata chiqapunispasa pusitunka mayani metruru, y fantástico que se ha originado a los 41 metros,
utt’ayasa jani amtkaya amuyt’anaka uka aynachanxa- manifestándose en un curioso suceso en ese nivel.
Cosñi Herbozo pallapallaxa sawayituwa      El Cosñi Herbozo me lo ha contado.
Wasuruxa p’uchu thiya manqhana t’akuyjawayasitaynawa Ayer se había quedado adormecido en el fondo de la cisterna,
kunapachatixa qulqi katariwa nakt’atana. cuando vio encender una serpiente de plata.
Katutatxa amparanakapana t’unjasitana La cogió y se deshizo en sus manos,
Ukjaruxa uñstapxatanawa yaqhanaka pero aparecieron otras
phuqantasa uka p’iya manqha que comenzaron a bullir en el fondo del pozo
utt’ayañkama umajalsunaka hasta formar un manantial de borbollones
janq’ulltatanaka  qhurqusa jilatatawayapxana, blancos y sonoros que crecían,
thuqtayasa mulljayiri p’iya animando el cilindro tenebroso
iqiqtata katarixama thurtawipa chhaqatatata como a una serpiente encantada que perdió su rigidez
ankutata uma phajchantatxama para adquirir la flexibilidad de una columna de agua
Kawkintixa Cosñixa uñjasi pataru aptata sobre la que el Cosñi se sintió elevado
mistuñkama lutintata qhanaru uraqina. hasta salir al haz alucinante de la tierra.
Khurinxa, musphañataki,      Allá, oh sorpresa!
uñjatanawa uraqi mayjt’ata umampi qutachata. vio todo el campo transformado  por la invasión del agua.
Sapa quqawa uma wart’iriruruwa tukutana.  Cada  árbol se convertía en un surtidor.
ch’ujña ch’illiwinakaxa chhakqhapxi ch’ujña quta uñstañataki El pajonal desaparecía y era en cambio una verde laguna
kawkintixa pallapallanakaxa tuyt’apxi sawsiquqa ch’iwina. donde los soldados se bañaban a la sombra de los sauces.
janiwa sustxaasipxiti maysa quta lakata illapt’ataxa No le causó asombro que desde la orilla opuesta ametrallasen los enemigos
pallapallanakasti quta uma makharu mantasaxa y que nuestros soldados se zambullesen
apsupxi illapt’a walanaka lart’asa arnach’ukisa. a sacar las balas entre gritos y carcajadas.
Jupasti umañaki munana, uma umana uma wart’iri quqanakata, El solamente deseaba beber. Bebía en los surtidores,
qutallanakana umana, mantasa kunaymana umanakaru bebía en la laguna, sumergiéndose en incontables planos líquidos
janchipa liqt’apisa, que chocaban contra su cuerpo,
ukhamarusa uma jallt’awixa p’iqipa ch’aranjana. mientras la lluvia de los surtidores le mojaba la cabeza.
Umana, umakipana, uma munañapasti janiwa chhajkanti, Bebió, bebió, pero su sed no se calmaba con esa agua,
waña uma, waljt’atapìni, samkanxama. liviana y abundantemente como un sueño.
Wasayp’uxa Cosñixa phuti usumpi katutawa sarti,      Anoche el Cosñi tenía fiebre.
Apjarurawaytwa Regimientuna qullana utaru. He dispuesto que lo trasladen al puesto de sanidad del Regimiento.
24 uru Junio phajsita 24 de junio.
Divsión Comandantixa ak chiqa jalakipapsaxa awtupa sayt’ayi-      El Comandante de la División ha hecho detener su auto al pasar por aquí.
Arust’awituwa, thurt’asisa uyawa sawaña Me ha hablado, resistiéndose a creer
45 metros puritawayaru que hayamos alcanzado cerca de los 45 metros,
laq’a apsusa mä latana juch’usa yawirkhana. sacando la tierra balde por balde con una correa.
Mi -coronel, art’añawa pallapallaru mistuñapataki      ‑Hay que gritar, mi Coronel, para que el soldado
kunapachatixa mayni mantañapataki. salga cuando ha pasado su turno ‑le he dicho.
Ukatjamaruwa, quka cigarrillunakampi,      Más tarde, con algunos paquetes de coca y cigarrillos,
puriwayayiwa lat’a phustaña clarin. el Coronel ha enviado un clarín.
P’uchuru chinkatatapxtwa, p’iyantasipkaktwa.      Estamos, pues, atados al pozo. Seguimos adelante.
Inasa qhipartsipktwa aka uraqisana manqhaparu Más bien, retrocedemos al fondo del planeta,
kunapachatiruxa uraqisana ch’amakawa tapachasina. a una época geológica donde anida la sombra.
Uma arkawiruwa sarasipkta ch’amanchata uraqisana. Es una persecución del agua a través de la masa impasible.
Juk’ampi sapakillaruxa, juk’ampi llakisiñaru, Más solitarios cada vez, más sombríos,
ch’amaktata amuyunakxana, samipampi, obscuros como sus pensamientos y su destino,
p’atantapxiwa jaqinakaxä, p’atantapxi, p’atantapxi sama, laq’a cavan mis hombres, cavan, cavan atmósfera, tierra
ch’ama laq’ata jakawimpi jani ch’amani iqaqunakana p’atawimpi. y vida con lento y átono cavar de gnomos.
4 uru Julio phajsita 4 de julio.
Chiqapuniti umä utjpacha…      ¿Es que en realidad hay agua?…
Cosñina samkapatatxa taqiniwa jikipxi.  ¡Desde el sueño del Cosñi todos la encuentran!
Pedrazaxa jawariwayituwa niyapuniwa uma taypina askatatana Pedraza ha contado que se ahogaba en una erupción súbita del agua
umaxa jilatatawayiwa p’iqixata juk’ampi pata- que creció más alta que su cabeza.
Irustasti yatiyatiyituwa uma chhulunkataruwa liqt’atana Irusta dice que ha chocado su pica contra unos témpanos de hielo
Chaconasti p’uchuta mistusaxa yatityiwa uñjatapa qhantatata kakallinkha y Chacón, ayer, salió hablando de una gruta que se iluminaba
turpa qhanch’ukita qullu manqhana quta. con el frágil reflejo de las ondas de un lago subterráneo.
Ukja t’aqisiña, thaqawi, ukja munaña, uma pharjata ajayu      ¿Tanto dolor, tanta búsqueda, tanto deseo,
tantata uka ch’ina manqhana tanta alma sedienta acumulados en el profundo hueco
uñstayapxiwa amuyt’ata uma jalsunaka. originan esta floración de manantiales?…
16 uru Julio phajsita 16 de julio.
<irnaqirinakaxa usuntapxiwa, janiwa p’uchu p’iyaru mantaña munapxiti      Los hombres se enferman. Se niegan a bajar al pozo.
alisrantañaxawa. Mayipxituwa nayraqataru saraña illapt’asiri. Tengo que obligarlos. Me han pedido incorporarse al Regimiento de primera línea.
Nayaxa mayampiwa mantawayta kutsuñataki ipipt’ata, muljata He descendido una vez más y he vuelto, aturdido y lleno de miedo.
Niyawa jak’achtan50 metruru- Estamos cerca de los 50 metros.
P’uchu samaxa sapa kutiwa janchi juk’ampi limthapi La atmósfera cada vez más prieta cierra el cuerpo
en un malestar angustioso que se adapta a todos sus planos,
llallap’akintañxama jani uñjkaya ch’anka casi quebrando el hilo imperceptible
mä amtatatxama jisk’achataru chinkati pampa uraqiru como un recuerdo que ata el ser empequeñecido con la superficie terrestre,
phujru ch’amakana warquqasa titi jatxama. en la honda obscuridad descolgada con peso de plomo.
llaki jatxama jani kuna qala arkuntatata La tétrica pesantez de ninguna torre de piedra
uñtatasiwa khuri ch’iwintata muyukipata yana junt’u samani se asemeja a la sombría gravitación de aquel cilindro de aire cálido
willjata jaquqti k’achata k’achata aynacharu. y descompuesto que se viene lentamente hacia abajo.
Jaqinakaxa thajsipxiwa. Los hombres son cimientos.
pampa manqha qhumapaxa sama llupanti pallapallanakaruxa El abrazo del subsuelo ahoga a los soldados
janiwa atipxiti irnqaña mä urasa p’uchu manqhana. que no pueden permanecer más de una hora en el abismo.
Mä wati samkawa. Chaco uraqixa ina jani uñjañaniwa, ñanqhanchata. Es una pesadilla. Esta tierra del Chaco tiene algo de raro, de maldito.
25 uru Julio phajsita 25 de julio.
Lata clarina phust’atanwa (wajt’ata Division comandita)      Se tocaba el clarín ‑obsequiado por la División
p’uchu lakana irnaqiriruru jawsañataki sapa ura. en la boca de la cisterna para llamar al trabajador cada hora.
micha qhana kharsuñxamapachanwa clarina ist’añaxa uka manqhana. Cuchillada de luz debió ser la clarinada allá en el fondo.
Jichha jayp’usti, waljpacha clarina phusataxa, janiwa khitisa mistunkiti. Pero esta tarde, a pesar del clarín, no subió nadie.
Khitisa manqhanki jiskt’awaytwa.      ‑¿Quién está adentro? ‑pregunté.
Pedrazawa ukankana      Estaba Pedraza.
Jawsapxiwa arch’ukisa, clarina phust’asa.      Le llamaron a gritos y clarinadas:
 Tararííí… Pedrazaaaa      ‑íTararííí!!…íPedrazaaaa!!!
Ikjwaypachacha.      ‑Se habrá dormido…
Jiwatacha, nayaxa sawayta. Makhiki saraqapxma.      ‑O muerto ‑añadí yo, y ordené que bajasen a verlo.
Mä pallapallawa saraqawayi, ukatxa suyt’ataxa, chika muyukipata lakatxa      Bajó un soldado y después de largo rato, en medio del círculo
que hacíamos alrededor de la boca del pozo,
yawikharu ch’intatxa, qimkathata lajiksuñata amarrado de la correa, elevado por el cabrestante
pallapallata nukt’ata, mistuwayiwa Pedraza jaqixa, niya askatata. y empujado por el soldado, ascendió el cuerpo de Pedraza, semiasfixiado.
29 uru Julio phajsita 29 de julio.
Jichhuruxa Chacon jaqiwa qaqawayxi, misturakiwa      Hoy se ha desmayado Chacón y ha salido,
taqi llakimpi waysuta jaychjatatxama- izado en una lúgubre ascensión de ahorcado.
4 uru Septiembre phajsita 4 de septiembre.
Tukusiwaypachaniti kuna urusa…      ¿Acabará esto algún día?…
Janiwa p’atapxiti uma jikiñatakixa Ya no se cava para encontrar agua,
jani ukaxa llakiñataki, munaña jani uñt’awiwi luraña. sino por cumplir un designio fatal, un propósito inescrutable.
Pallapallanakaxana urunakapaxa chhaqxiwa Los días de mis soldados se insumen
llakiwipananaka jachaña nayranakapa juykuntayjayi, en la vorágine de la concavidad luctuosa que les lleva ciegos,
nayrakapatana uqariptasa jani uñjakaya ajayu por delante de su esotérico crecimiento sordo,
uraqiru muyukipatata chinkatasisa atornillándoles a la tierra.
Aka patana p’uchuxa uñstawayayiwa kuna jani jithiqayaña      Aquí arriba el pozo ha tomado la fisonomía de algo inevitable,
wiñayataki wali atini awkhasiwiwxama. eterno y poderoso como la guerra.
P’uchuta laq’a apsutaxa quluptiwa jach’a muruq’unakana La tierra extraída se ha endurecido en grandes morros
kawkirutixa mantapxi jararankunaka cardenal jamach’inakampi. sobre los que acuden lagartos y cardenales.
Uñjataxa, p’iyirixa p’uchu lakana, junp’intata, laq’aqtata A1 aparecer el zapador en el brocal, transminado de sudor y de tierra,
nayralip’ichi ñik’utanakampijanq’ulltata, con los párpados y los cabellos blancos,
puritjamawa jaya jani uñt’ata markata, llega desde un remoto país plutoniano,
uñstata chullpa jaqxama uma qhuchataa mistuta. semeja un monstruo prehistórico, surgido de un aluvión.
Mä kutixa, kunata sañasa, jiskt’awaytwa: Alguna vez, por decirle algo, le interrogo:
Janipuniwa kunasa, mi sof.      ‑Siempre nada, mi Sof.
Janipuniwa kunasa, awkhawiwxama      Siempre nada, igual que la guerra…
aka jani kunasa janiwa tukusiniti Esta nada no se acabará jamás!
1 uru octubre phajsita. 1 de octubre.
Yatiyapxituwa sayt’ayaña p’uchu luraña-      Hay orden de suspender la excavación.
Paqalqu pphajsina  janiwa uma jiqjasiti. En siete meses de trabajo no se ha encontrado agua.
Akañkamaxa akjawixa wali mayjt’atawa-      Entretanto el puesto ha cambiado mucho.
Pawichinaka sayt’ayapxi, ukanja Comando de Batallon. Se han levantado pahuichis y un puesto de Comando de batallón.
Jichhaxa jist’arasiniwa mä thaki lupi uñstiri tuqiru, Ahora abriremos un camino hacia el Este,
ukanxa campamentusaxa  aka pachpankaniwa. pero nuestro campamento seguirá ubicado aquí.
P’uchuxa akankarakiniwa, jaytawayata.      El pozo queda también aquí, abandonado,
p’uchu laaka amupt’ata ajsarkaya, ch’ina manqhapasti janiphajtawini. con su boca muda y terrible y su profundidad sin consuelo.
Uka ajsarkaya p’iyaxa nanaka taypinxa mantaraqiripuniwa. Ese agujero siniestro es en medio de nosotros siempre un intruso,
mä t’iñi ajsarkañawa suma yaqañataki un enemigo estupendo y respetable,
uñisiñanakaruxa jani jark’aya uñjataxa t’irjama. invulnerable a nuestro odio como una cicatriz.
Janiwa kunatakisa wakiskiti. No sirve para nada.
7 uru Diciembre phajsita (Platanillos Qullan Uta) 7 de diciembre (Hospital Platanillos).
Yaninikiti kunatakisa, ñanqhantata p’uchuxa— ¡Sirvió para algo, el pozo maldito!…
Uñjawinakaxaxa jichhakiskiwa, waykawixa qalltiwa pusir uru      Mis impresiones son frescas porque el ataque se produjo el día 4
phisqir ursti akaru apanipxitu chhujchu usuta qalltaawimpi. y el 5 me trajeron aquí con un acceso de paludismo.
Inasa mayni awqasiri jiwasa tuqita katjataxa,      Seguramente algún prisionero capturado en la línea,
kawkitxa yatitanwa p’uchu lurasiwi, donde la existencia del pozo era legendaria,
yatiypachawa pilanakaruxa ukanxa mä p’uchuwa utji. informó a los pilas que detrás de las posiciones bolivianas había un pozo.
Uma parjatatxa waranï pallapallanakaxa amtapxi waykawi. Acosados por la sed, los guaraníes decidieron un asalto.
Qhanatata alwataruwa ch’umi chiyantapxi illapt’irinakampi      A las 6 de la mañana se rasgó el monte, mordido por las ametralladoras.
Yatjatawayapxtwa nayraqatankiri jurqhintanakaxa katuta, Nos dimos cuenta de que las trincheras avanzadas habían sido tomadas,
200 metros jak’achatarukiwa amuyt’apxta pilanakana illapt’anaka. solamente cuando percibimos a 200 metros de nosotros el tiroteo de los pilas.
Pä jach’a muruqt’ata illapirinkawa nanaka khipaxaru puriwayi. Dos granadas de stoke cayeron detrás de nuestras carpas.
Wakicht’awayaytwa p’iyirinakaru mirq’i fusilankampi      Armé con los sucios fusiles a mis zapadores
siqikayasa sich’i illaptirinakaru. y los desplegué en línea de tiradores.
Ukajaruxa nanakaru jak’aruxa puriwayiwa mä oficiala En ese momento llegó a la carrera un oficial nuestro
pallapallanakampi mä ametralladorampi con una sección de soldados y una ametralladora
siqiqayasa sichina p’uchuta ch’iqa tuqiru,  y los posesionó en línea a la izquierda del pozo,
Nanakasti siqisiptwa kupi tuqiru. mientras nosotros nos extendíamos a la derecha.
Yaqhipanakaxa imantasipxiwa p0uchu la’qa apsuta qhipajaru. Algunos se protegían en los montones de tierra extraída.
machita jawk’a kikipaki walanakaxa ch’umi khuchupxana, Con un sonido igual al de los machetazos las balas cortaban las ramas.
Ametralladoraxa pä kuti sarayi palobobo quqa khuchjasa. Dos ráfagas de ametralladoras abrieron grietas de hachazos en el palobobo.
Jilatatiwa pilanakana illapt’anakapaxa Creció el tiroteo de los pilas
ukhamraki ist’asina phallawi chikampi ch’aslalinakapa, y se oía en medio de las detonaciones su alarido salvaje,
mayacht’asa jaljatawipxa p’uchu tuqiru. concentrándose la furia del ataque sobre el pozo.
Nanakasti janiwa saraqapxti ni mä metro. Pero nosotros no cedíamos un metro,
jark’akasa p’uchu chiqapuni umanispasa ukhama. defendiéndolo ¡COMO SI REALMENTE TUVIESE AGUA!
Jach’a illapt’irinakaxa uaraqi pachjapxi      Los cañonazos partieron la tierra,
metralla illapt’rinakasti p’iyantapxi p’iqinaka tujtukanakampi, las ráfagas de metralla hendieron cráneos y pechos,
janiwa jaytamukapxti waña p’uchxa, phisqa ura awkasiñampi. pero no abandonamos el pozo, en cinco horas de combate.
Chika ururuxa amukt’awayayxiwa. Pilanakaxa sarjawayapxatanawa.      A las 12 se hizo un silencio vibrante. Los pilas se habían ido.
Jiwatanaka apthapipxta. Pilanakatxa ohisqa Entonces recogimos los muertos. Los pilas habían dejado cinco
nanakansti kimsaqalqu; Cosñi, Pedraza, Irusta, Chaconampi y entre los ocho nuestros estaban el Cosñi, Pedraza, Irusta y Chacón,
tujtunakapampi q’alalsuta con los pechos desnudos,
laq’aqaqsuta lakanakapampi uñachayasa. mostrando los dientes siempre cubiertos de tierra.
Junt’uwisti, jani uñjkaya yanxama, ch’umi taypina winkuntata,      El calor, fantasma transparente echado de bruces sobre el monte,
naqhantayana tununaka lijwi ch’akanakampi uraqi qhatatayasa. calcinaba troncos y meninges y hacía crepitar el suelo.
Jani p’atañataki amay imañaxa amuyt’awaytwa imawi waña p’uchu manqharu Para evitar el trabajo de abrir sepulturas pensé en el pozo.
Tunka kimsa junt’u amayaxa p’uchu lakaru qatatitatxa      Arrastrados los trece cadáveres hasta el borde
k’achata k’achata nukhuntawayapxi p’uchu p’iyaru, fueron pausadamente empujados al hueco,
kawkintixa p’iya manqhata jawsatxama muyukipasa suchuntapxana donde vencidos por la gravedad daban un lento volteo
chhaqtawayasa ch’iyara ch’iwita thathantata. y desaparecían, engullidos por la sombra.
Janiti juk’ampixa utjiki.      ‑¿Ya no hay más?…
Jichasti p’ampakipañaniti, walja lak’ampi.      Entonces echamos tierra, mucha tierra adentro.
Ukhamasa, ukhamapuni, uka waña p’uchuxa      Pero, aun así, ese pozo seco es siempre
juk’ampi warupuniwa taqpacha Chaco suyuta. el más hondo de todo el Chaco.
TUKUTA FIN

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas