Isupuna aminanaka – Fábulas de Esopo 11 a 20

 

11 Wich’inka khuchuqata qachu qamaqiwi La zorra con el rabo cortado.
12 Qachu qamaqïwi yapuchiri chachawimpi La zorra y el hombre labrador.
13 K’ayrawinakä waña qhhuchawimpi. Las ranas y el pantano seco.
14 Qhuchha utjasiri k’ayräwi thakina utjasiri k’ayrawimpi La rana del pantano y la rana del camino.
15 K’ayrawina arust’awipa qulliriru tukuri qamaqiwimpi La rana que decía ser médico y la zorra.
16 Pampacha anuwinaka Los dos perros.
17 Manq’ata awtjata anunaka Los perros hambrientos.
18 Anuna achjata jaqi El hombre al que mordió un perro.
19 Anuwi phayiriwimpi El perro y el cocinero
20 Anuwi, urqu wallpawi, qachu qamaqiwimpi El perro, el gallo y la zorra.

 

11

Wich’inka khuchuqata qachu qamaqiwi

La zorra con el rabo cortado.

Ma qachu qamaqiwa jaqi uyuna wich’inka khuchhuqayasitana, Una zorra a la cual un cepo le había cortado la cola,
wali p’inqachatawapuninwa estaba tan avergonzada,
uñjasisa jakawipa ñajuntata, arpt’ayata. que consideraba su vida horrorosa y humillante,
Jikikipasiñatakisti amtawayatanawa masinakapaaru arunchaña por lo cual decidió que la solución sería aconsejar
taqinisa wich’inka khuchhuqayasipxañapataki, a las demás hermanas cortarse también la cola,
ukhama imt’asiña mayninakampi para así disimular con la igualdad general,
jupana p’inqapxama su defecto personal.
Jawsthapayiwa masinakaparu, Reunió entonces a todas sus compañeras,
Tantachawinxa sawayiwa: wich’inqaxa inamayatatakiwa, diciéndoles que la cola no sólo era un feo agregado,
ukhamarusa inamayata q’ipxarañataki. sino además una carga sin razón.
Ukhama ist’asaxa mayni masipaxa sawayawiwa: Pero una de ellas tomó la palabra y dijo:
quli kullaka, jani p’inqamaspaxa Oye hermana, si no fuera por tu conveniencia de ahora,
pachpakipuniti sawayawayasma. ¿nos darías en realidad este consejo?
Arunchirinakatxa imantasiñawa Cuídate de los que dan consejo en busca de su propio beneficio,
jupanakana p’inqata mayacht’añatakixa kunsa sapjakispawa. y no por hacer realmente un bien.

12

Qachu qamaqïwi yapuchiri chachawimpi

La zorra y el hombre labrador.

Mä yapuchiri tatawa walpuni uñisiña mä qachu qamaqiru Había un hombre que odiaba a una zorra
Kuna laykutixa sapa kutiwa uywa, juyra apjarawayayirina porque le ocasionaba algunos daños ocasionalmente.
Walja kuti katjaña munasaxa, mä kutixa katjapuniwa. Después de mucho intentarlo, pudo al fin cogerla,
ukhama qachu qamaqi waniñapatakixa, y buscando vengarse de ella,
wich’inkaparu ñach’antatana warira llulluntata ninampi wiyt’asa. le ató a la cola una mecha empapada en aceite y le prendió fuego.
Alaxpachanxa utjiwa uñjirixa, ukasti qachu qamaqiru arkayawayi Pero un dios llevó a la zorra
yapuchiri chachana yapuparu. a los campos que cultivaba aquel hombre.
Uka pachaxa taqi kunawa wakichatana Era la época en que ya se estaba listo
achunaka apthapiñataki para la recolección del producto
Yapuchiristi qachu qamaqiru arkasaxa uñjawayiwa jacht’asisa y el labrador siguiendo a la raposa, contempló llorando,
kunjamsa wakichata juyra qamaqixa wiykatirina cómo al pasar ella por sus campos,
naqhantayasa puqutanakapa. se quemaba toda su producción.
Suma amuyt’iriniñawa, suma jaqi, Procura ser comprensivo e indulgente,
kunalaykutixa yaqhanakaru ñanqhachiñaxa pues siempre sucede que el mal que generamos,
kutt’aniriwa jiwaspacharu. tarde o temprano se regresa en contra nuestra.

13

K’ayrawinakä waña qhhuchawimpi.

Las ranas y el pantano seco.

Pä k’ayranakawa utjasipxanwa kusa jach’a qhuchana Vivían dos ranas en un bello pantano,
awti pacha puritaruxa wañsuwayi. pero llegó el verano y se secó,
k’ayranakaxa jaytawayapxi yaqha qhucha thaqañataki. por lo cual lo abandonaron para buscar otro con agua.
Puriwayapxiwa mä mik’aya p’uchuru, wali uma phuqantata, Hallaron en su camino un profundo pozo repleto de agua,
Ukhama uñjasaxa mä k’ayraxa mayniruxa sawayayiwa . y al verlo, dijo una rana a la otra:
Quli masi, pampachani aka p’uchuru saraqañani. Amiga, bajemos las dos a este pozo.
Inasa aka p’uchuxa pachparaki wañsuspa, Pero, y si también se secara el agua de este pozo,
mayni k’ayrasti sawayiwa, kunjamsa mistjañani aka p’uchuta. repuso la compañera –, ¿Cómo crees que subiremos entonces?
Kunsa lurañatakixa Al tratar de emprender una acción,
suma amtawayaña walipasa janisa walipa. analiza primero las consecuencias de ella.
14 Qhuchha utjasiri k’ayräwi thakina utjasiri k’ayrawimpi La rana del pantano y la rana del camino.
Má k’ayrawa walikusisita utjasinwa jach’a qhuchha taypina Vivía una rana felizmente en un pantano profundo,
thakita jayamukuta alejado del camino,
wawqi masipasti kawkikiwa utjasinwa mientras su vecina vivía muy orgullosa
thaki taypina jisk’a juqhuna en una charca al centro del camino.
Jach’a qhuchana utjasiri k’ayrasti masiparu sawayiwa: La del pantano le insistía a su amiga
jakawijaru jitjama, thakita jayamukuta, que se fuera a vivir al lado de ella, alejada del camino;
ukanxa sumankaiwa jani kuna sustjasiñampi. que allí estaría mejor y más segura.
Juqhuna jakiri k’ayrasti janikiwa iyawa siti, Pero no se dejó convencer,
sawayiwa: wali ch’amaspawa utjawipa jaytañaxa, diciendo que le era muy difícil abandonar
utjawipana kawkintixa jakana, jakki, jakani, kusisita. una morada donde ya estaba establecida y satisfecha.
Yaqha urusti thaki pata tuqi Y sucedió que un día pasó por el camino,
juqhu taypiru sarawayiwa mä carretona, sobre la charca, un carretón,
juqhuna utjasiri k’ayraru pallallt’asa. y aplastó a la pobre rana que no quiso aceptar el mudarse.
Walikipaña utt’awiruxa janiwa mayst’añakiti. Si tienes la oportunidad de mejorar tu posición, no la rechaces.

15

K’ayrawina arust’awipa qulliriru tukuri qamaqiwimpi

La rana que decía ser médico y la zorra.

Mä uruxa k’ayrawa arust’atawayi mayninakaru taqi ch’amapampi. Gritaba un día una rana desde su pantano a los demás animales:
Qulliritwa, qulliritwa, taqi usunaka uñt’awayta ¡Soy médico y conozco muy bien
ukhamarusa uññt’wa taqi qullanaka, taqi usunakataki. todos los remedios para todos los males!
Má qachu qamaqixa uka isch’ukisaxa k’ayraru sawayiwa: La oyó una zorra y le reclamó:
Kunjamraki jumasti qulliritwa, qulliritwa, sasasti arch’uktasti. ¿Cómo te atreves a anunciar ayudar a los demás,
juma pachpasa qilumata jani qullasiña attasti. cuando tú misma cojeas y no te sabes curar?
Janiwa arut’añakiti kunti jani lurawimpi atiña. Nunca proclames ser lo que no puedes demostrar con el ejemplo.

16

Pampacha anuwinaka

Los dos perros.

Ma jaqixa pä anuninwa Un hombre tenía dos perros.
Mayaxa chuqiriñataki, maynisti uta uñjañataki Uno era para la caza y otro para el cuido.
Kunapachatí chuqiriru misturinxa chuqiri anuruwa irpirina Cuando salía de cacería iba con el de caza,
kunasa katxasaxa kut’awitasti, y si cogía alguna presa, al regresar,
uta uñjiri anuruxa wajt’rinwa suma aycha. el amo le regalaba un pedazo al perro guardián.
Ñanqhasitatasti chuqiriri anuxa, Descontento por esto el perro de caza,
sawayawiwa mayniparuxa lanzó a su compañero algunos reproches:
jupa sapakiwa mistuwayawayi, kunaymani chijini que sólo era él quien salía y sufría en todo momento,
mayni anusti, uta uñjiristi, mientras que el otro perro, el cuidador,
jani kunsa lurasa, jani kuna chini jalasa, q’ayachtatanwa. sin hacer nada, disfrutaba de su trabajo de caza.
Uta uñjiri anustu, akhama sawayawi: El perro guardián le contestó:
Janiwa nayaruxa kunsa sistasmati, jaqiruwa sañama. ¡No es a mí a quien debes reclamar sino a nuestro amo
kunalaykutixa irnaqa yatichañajaruxa, jumjamaruxa ya que en lugar de enseñarme a trabajar como a ti,
yatichituwa sumana jaqaña, yaqha irnaqirinakaxatxata. me ha enseñado a vivir tranquilamente del trabajo ajeno
Jilirinakamaruxa mayiwayapunitawa Pide siempre a tus mayores
suma wakichasiwisinaka yatichayasiña que te enseñen una preparación
suma irnaqawi sumankañataki. y trabajo digno para afrontar tu futuro,
Ukhamarusa ch’amanchasima suma yatiqañataki. y esfuérzate en aprenderlo correctamente.

17

Manq’ata awtjata anunaka

Los perros hambrientos.

Anunakaxa uñjapxiwa jawira manqhana Vieron unos perros hambrientos en el fondo de un arroyo
juquchata lip’ichinaka jarsuñataki uchata. unas pieles que estaban puestas para limpiarlas;
anunakaxa katuntaña yant’apxi, umasti janiwa atiykiti pero como debido al agua que se interponía no podían alcanzarlas
Jupanakaxa amtapxiwa jawira uma tuksuña lip’ichi katuñataki decidieron beberse primero el agua para así llegar fácilmente a las pieles.
Umantasa, umantasaxa, inapuniki, lip’ichi katuña munasaxa Pero sucedió que de tanto beber y beber,
waljapuni umantasaxa phatanka phallayaykama. reventaron antes de llegar a las pieles.
Amtaña, jisk’a thakinakaxa janipuniwa jisk’akiti Ten siempre cuidado con los caminos rápidos,
janipunirakiwa puriñaru puriykiti. pues no siempre son los más seguros.

18

Anuna achjata jaqi

El hombre al que mordió un perro.

Má anuwa mä jaqiru achjawayi, Un perro mordió a un hombre,
jaqisti taqi tuqiruwa jalt’awayi qullayasuñataki. y éste corría por todo lado buscando quien le curara.
Mä uta masipaxa sawayiwa: Un vecino le dijo
mä jisk’a t’ant’a achjata aywiri wilampi wilamchata que mojara un pedazo de pan con la sangre de su herida
achjiri anuru jaqtawayama. y se lo arrojase al perro que lo mordió.
Chhuxrintata jaqisti kutkatawayiwa Pero el hombre herido respondió:
Ukahama anuxa q’ayachtatani9wa, ¡Si así premiara al perro,
taqi anunakaxawa, markasata, nayaru achjiri jutapxitaspa. todos los perros del pueblo vendrían a morderme!
Q’ayacht’aña ñanqhachirinakaruxa janiwa walikiti Grave error es alagar la maldad,
Ukhama jani walinakaxa janiwa tukuykaspati. pues la incitas a hacer más daño todavía.

19

Anuwi phayiriwimpi

El perro y el cocinero.

Má jaqixa wakichawiwa jayp’u manq’a Preparó un hombre una cena
wawqi masinakaparu q’ayaych’añataki, utankiriwinakampi. en honor de uno de sus amigos y de sus familiares.
Anupasti jawsarakiwa mä masiparu. Y su perro invitó también a otro perro amigo.
Utaru jutama, walja manq’awa utjani, sasina. — Ven a cenar a mi casa conmigo — le dijo.
Jawsata anusti purt’awayiwa wali kusisita Y llegó el perro invitado lleno de alegría.
Uñatatawayiwa kunanaksa utjana manq’añataki, amuyt’asa: Se detuvo a contemplar el gran festín, diciéndose a sí mismo:
Akapi kusaxa, kusapiniruwa puriwaytxa. ¡Qué suerte tan inesperada!
Manq’suwayawa sisantañkama, walja uru jani manq’añataki. Tendré comida para hartarme y no pasaré hambre por varios días.
Ukhama amuytatawaykasaxa Estando en estos pensamientos,
wich’inka laphapiyaskana utana wali uñt’ataspasa. meneaba el rabo como gran viejo amigo de confianza.
Akatjamawa phayirixa uñjawayasa wich’inka laphapiri anuru Pero al verlo el cocinero
jalasa jaltasa taqi tuqiru, utapankaspasa, ukhama moviéndose alegremente de allá para acá,
kayunakapata katjasaxa lo cogió de las patas
jani kuna amtasa t’uju tuqita ankaru jaqutatawayi. y sin pensarlo lo arrojó por la ventana.
Anusti wali wajasisa jaltawayi. El perro se volvió lanzando grandes alaridos,
uta saraña thakina sarasaxa yaqha anunakaxa jist’apxiwa: y encontrándose en el camino con otros perros, estos le preguntaron:
Qhawksa manq’awayta kusisiña utana. ¿Cuánto has comido en la fiesta, amigo?
Walja umasaxa, waljpuni umantataxa, De tanto beber, — contestó — tanto me he embriagado,
janiwa amtaskti kunjamsa mistuwaypachata.- que ya ni siquiera sé por donde he salido.
Janiwa iyawa sañakiti khitinakaruxa wajt’asiña munapxi No te confíes de la generosidad que otros prodigan
yaqhankirinakatxa. con lo que no les pertenece

20

Anuwi, urqu wallpawi, qachu qamaqiwimpi

El perro, el gallo y la zorra.

Ma pachäxa mä anu, mä urqu wallpampiwa Cierta vez un perro y un gallo
mayacht’asipxi sarawayañataki uraqisana uñañanakataki. se unieron en sociedad para recorrer el mundo.
Má arumt’xaruxa ikiñataki wakichasipxi Llegada una noche,
urqu wallpaxa quqa pataruwa jalkatawayi, el gallo subió a un árbol
anusti quqa kayuru jipt’awayi. y el perro se recostó al pie del tronco.
Urqu wallpaxa yatitjamaxa willjtaruwa arst’awayi. Y como era su costumbre, cantó el gallo antes del amanecer.
Qachu qamaqixa urqu wallpana arst’atatapa ist’asaxa Oyó su canto una zorra
makhikiwa jalt’awayi uka tuqiru, y corrió hacia el sitio,
quqa kayuru sayt’asa parándose al pie del árbol.
Urqu walparuwa achikawayawayisa saraqañapataki, Le rogó que descendiera,
jamp’atakiñataki qhitirutixa ukhama suma musq’a arst’anini. pues deseaba besar a un animal que tenía tan exquisita voz.
Urqu walpasti kutkatawayiwa: Le replicó entonces el gallo que por favor,
tataya, nayraqataxa sartayama uta uñjiriru primero despertara al portero
Jupaxa ikiskiwa quqa kayuna. que estaba durmiendo al pie del árbol.
Anusti maya sarthapisaxa Y entonces el perro,
qamaqiru uñjasa urqu wallparu jarriyt’atapa cuando la zorra buscaba como establecer conversación con el portero,
makhiki thuqtapisa qamaqiru   jiwt’ayawayi. le saltó encima descuartizándola.
Suma amuyuwa, kunapachatixa   jach’anchata awkhi uñstaruxa Es inteligente actitud, cuando encontramos un enemigo poderoso,
saramuyuyaña juk’ampi   ch’amaniru tuqi.. encaminarlo a que busque a otros más fuertes que nosotros.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *