Category Archives: Poesia y canciones

Isupuna aminanaka – Fábulas de Esopo 51 – 60

 

 

51

Yapuchirina jaljtata wawanakapa.

Los hijos desunidos del labrador.

     
  Isupuna aminanaka Fábulas de Esopo
     
  Yapuchirina wawanakapaxa jaljtata, ajasita utjasipxana. Los hijos de un labrador vivían en discordia y desunión.
  Inamayakiwa iwt’awayana Sus exhortaciones eran inútiles
  waynasiwinakapa mayjt’ayañataki, para hacerles mudar de sentimientos, 
  ukatakixa amtawayiwa yant’aña lurawinakapa. por lo cual resolvió darles una lección con la experiencia.
  Wawanakapaparu jawsasaxa, akhama sawayi: Les llamó y les dijo que 
  apanipxita juch’usa lawanaka. le llevaran una gavilla de varas. 
  Qataqataxa lawanaku lukuktata  churawayi, Cumplida la orden, les dio las varas en haz 
  akhama sasa: p’aquinuqapxama y les dijo que las rompieran; 
  Taqiniwa yant’apxi p’akinuqaña jani atisa. mas a pesar de todos sus esfuerzos, no lo consiguieron. 
  Tata yapuchiristi luku jaratatasaxa Entonces deshizo el haz 
  sapa mayniru lawanaka churawayi. y les dio las varas una a una; 
  Akaxa, sawayiwa tata yapuchirixa. ¡Ahí tienen! les dijo el padre
  Jumanakati mayaki sartawayapxatasti Si también ustedes, hijos míos, permanecen unidos,
  awkhanakamaruxa atipt’apunipxatawa serán invencibles ante sus enemigos;
  sapakisasti sapa mayniru khitisa atipxawayatanwa. pero estando divididos serán vencidos uno a uno con facilidad.
     
  Janiwa armañakiti mayacht’asiñana ch’amaxa utji. Nunca olvides que en la unión se encuentra la fortaleza.
     
  TUKUTA FIN
     
52

Phatankä kayunakampi

El estómago y los pies.

     
 

Isupuna aminanaka

Fábulas de Esopo

     
  Puraka kayunakampi ch’awapxana sapa maynisa ch’amapxata. El estómago y los pies discutían sobre su fuerza.
  Kayuxa sapa kutiwa aruskipana ch’amapxata Los pies repetían a cada momento que su fuerza
  janikiwa khitisa aitpxaspati, era de tal modo superior, 
  ukhamasa puraka irpirina. que incluso llevaban al estómago.
  Purakaxa sawayiwa: A lo que éste respondió:-
  Qulki masi, jani manq’ampixa Amigos míos, si yo no les diera el alimento,
  janikiwa nayaru irpaña atismati.  no me podrían llevar.
     
  Suma amuyt’añasawa kawakinsa jani kunanasa  Veamos siempre con atención dónde 
  sayt’ata taqi wakiwinakaxa. se inicia realmente la cadena de sucesos. 
  Amuyt’añani kunansa wakiwixa suma utt’ata. Demos el mérito a quien realmente es la base de lo que juzgamos.
     
  TUKUTA FIN
     
53

Qulliriwi jiwiri usutawimpi

El médico y el paciente que murió.

     
  Isupuna aminanaka Fábulas de Esopo
     
  Ma qulliriwa qullaskana ä usutaru. Un médico tenía en tratamiento a un enfermo.
  Usutasti jiwawayi. Qulliristi sanwa jiwirina imiri jaqinakaru. Este murió, y el médico decía a las personas del acompañamiento:
  Sití aka jaqixa umañata jaraskaspanxa taqi ch’amampi, Si este hombre se hubiera abstenido del vino 
  siiti puraka qullanaka uchasispansti janiwa jiwaspanti. y se hubiese puesto lavativas, no hubiera muerto.
     
  askichañanakaxa janiwa jaytawayañakiti qhipataki, Las correcciones no debemos hacerlas tarde.
  kunapapchati wakisi ukhawa askichaña, siempre en el momento oportuno 
  janiraki aruspipaña kunapachati tukuta. y no dejarlas sólo para mencionarlas cuando ya es tarde
     
  TUKUTA FIN
     
54

Lunthatanakäwi urqu wallpawimpi

Los ladrones y el gallo.

     
  Isupuna aminanaka Fábulas de Esopo
     
  Lunthatanakawa má utaru mantapxatana Entraron unos ladrones en una casa 
  uka untanxa mä urqu wallpakiwa ukankana, y sólo encontraron un gallo; 
  urqu wallpa katjasaxa sarjawayapxi. se apoderaron de él y se marcharon.
  Niya jiwt’añaruxa lunthatanakana amparanakapanxa A punto de ser inmolado por los ladrones, 
  lunthatanakaru achikt’awayasiwa, sasina: les rogó el gallo que le perdonaran 
  nayaxa jaqinakatakixa askipunitwa alegando que era útil a los hombres, 
  sartayasa wali alwata irnaqirinakaparu sarapxañapataki. despertándolos por la noche para ir a sus trabajos.
  Ukhamasaxa  jumaru jiwt’ayañaxa walipuniwa, Mayor razón para matarte, exclamaron los ladrones-, 
  juma laykuwa nanaka jani lunthataña atipxti. puesto que despertando a los hombres nos impides robar.
     
  Janiwa phariyaña ñankhanakatixa wakisiti  Nada hay que aterrorice más a los malvados 
  kunanakatixa jaqinakatakixa askiki. que todo aquello que es útil para los honrados.
     
  TUKUTA FIN
     
55

Mañasüwi pä waynanakawimpi

El carnicero y los dos jóvenes.

     
  Isupuna aminanaka Fábulas de Esopo
     
  Pä waynawa alawayasipkanwa pachpa qhatuna. Hallábanse dos jóvenes comprando carne en el mismo establecimiento.  
  Mañasuru uñjasaxa yaqha tuqina Viendo ocupado al carnicero en otro sitio,
  mä waynuchuxa mayaki aycha lunthatawayi, uno de los muchachos robó unos restos 
  jaqtasa mayni waynuchuna wayaqaparu. y los arrojó en el bolsillo del otro.
  Mañasusti kutt’ataruxa uñjawayiwa irtjata juk’a aycha Al volverse el carnicero y notar la falta de los trozos,
  ch’atasa paypacha waynuchunakaru. acusó a los dos muchachos.
  Aycha aptirixa sawayawiwa: janipuniwa nayanxa kuna aychasa utjkiti Pero el que los había cogido juró que no los tenía, 
  maynisti sarakiwa: janipuniwa nayaxa kunsa uñjkti. y el que los tenía juró que no los había cogido. 
  mañasuxa k’arinakapa amuyt’asaxa sawayiwa: Comprendiendo su argucia, les dijo el carnicero:
  Nayatxa k’itasipxasmawa k’arisisa, -Podéis escapar de mí por un falso juramento,
   ukhamaruxa alajpacha kullana tatanakatxa janiwa jaltapjasmaati. pero no escaparéis ante los dioses.
     
  K’arixa kunakipansa ukhamakipuniwa Los falsos juramentos no dejan de serlo 
  chiqaptaru wakichatasa. aunque se disfracen de verdad.
     
  TUKUTA FIN
     
56

Challwa katuriwinakä qalanakawimpi

Los pescadores y las piedras.

     
  Isupuna aminanaka Fábulas de Esopo
     
  Challwa katurinakawa qäna jiyasipkana Tiraban unos pescadores de una red 
  wali jathi y como la sentían muy cargada,
  Ukhamaruxa thuqupaxana arch’ukirakipxanwa wali kusisita bailaban y gritaban de contento, 
  amuyt’awinakapana walja challwa katuta. creyendo que habían hecho una buena pesca.
  Qäna quta lakaru taqi ch’amampi qatatipxi.  Arrastrada la red a la playa, 
  challwa katutxamaruxa qalanakakiwa yaqhanakampi phuqantatana en lugar de peces sólo encontraron piedras y otros objetos,
  ukjaruxa wali k’apisipxi  con lo que fue muy grande su contrariedad,
  Janiwa phiñasipxawayayxayata,  no tanto por la rabia de su chasco,
  juyt’atawayatata suma jiqjatañataki.  como por haber esperado otra cosa.
  Juk’ampi awki challwa katurixa masinakaparu arst’awauiwa, Uno de los pescadores, el más viejo, dijo a sus compañeros:
  Quli masinaka inamayakiwa k’apisipxañani, kunalaykutixa Basta de afligirse, muchachos, puesto que según parece
  kusisiñana masipaxa llakiwa,  la alegría tiene por hermana la tristeza; 
  Janira uñjasaxa inmayakiwa kusisiwaytana, después de habernos alegrado tanto antes de tiempo,
  kunapachasa ukhama purikispawa, lanktasiñasa  era natural que tropezásemos
  kuna k’apisimpisa con alguna contrariedad.
     
  Jakawisanaxa puriwayiwa suma nkaña, ukhamaraki jani walinkaña Es rutina de la vida que a buenos tiempos siguen unos malos 
  Jani walinakaruxa arkawayarakiwa sumankaña. y a los malos tiempos le suceden otros buenos. 
  Wakichatañawa ukhama kuti kutiruxa. Estemos siempre preparados a estos inesperados cambios.
     
  TUKUTA FIN
     
57

Challwa katuriwi jisk’a jach’a challwanakampi

El pescador y los peces pequeños y grandes.

     
  Isupuna aminanaka Fábulas de Esopo
     
  Mä challwa katurixa qänapa apsuwayasaxa  Un pescador al tirar de la red 
  uñjt’awayiwa jach’a challwanakaki sacó a tierra los peces grandes, 
  janiwa jik’anakaruxa kunalaykutixa qänata mistsuwaypxi qutaru pero no a los pequeños que se le escaparon al mar
  jach’a qäna k’anatata.   escurriéndose entre las mallas.
     
  Jaqixa jaqiwa, yaqhipanakaxa jani yaqata. Las personas de poca importancia 
  Jani yaqatanakaxa jaqinakaxa ukhama sarasipkakiwa pueden pasar desapercibidas sin problema, 
  Wali uñt’ata jaqinakasti  pero las de mucha fama 
  janiwa sarapxaspati mayninakata jani amtawipampi amuyt’ata. no se escapan del juicio de sus semejantes.
     
  TUKUTA FIN
     
58

Challwa katuriwi jisk’a challwampi

El pescador y el pececillo.

     
  Isupuna aminanaka Fábulas de Esopo
     
  Mä challwa katiroxa llika umaru jaqutataxa Un pescador, después de lanzar al mar su red, 
  mä jisk’a challwaki katutana. sólo cogió un pececillo. 
  Jisk’a challwaxa achikt’asiwa challwa katuriruxa Suplicó éste al pescador que le dejara 
  sasina: jichhaxa jisk’akistwa por el momento en gracia de su pequeñez.
  Jutiriruxa jach’anchataxa katjitatawa wastata, Cuando sea mayor podrás pescarme de nuevo, 
  ukapachaxa jumatakixa sumaniwa,  y entonces seré para ti de más provecho
  wali achikt’asisa challwa katurixa sawayawi. terminó el pececillo.
  Jichastï, sawayawi challawa katurixa, chuyma pisiristwa ¡Hombre replicó el pescador, bien tonto sería 
  jisk’a challwaru antutasaxa soltando la presa que tengo en la mano,  
  suyañtaki akata khipxaru katuñataki para contar con la presa futura, 
  kunjama jach’askaspasa. por grande que sea!
     
  Kunasa suma chaniniwa amparankasaxa Más vale una moneda en la mano,
  yaqhatuqinkasaxa juk’ampi chaniniskaspasa  que un tesoro en el fondo del mar.
     
  TUKUTA FIN
     
59

Yapuchiriwi pakawimpi

El labrador y el águila

     
  Isupuna aminanaka Fábulas de Esopo
     
  Yapuchiriwa utapana sipita taypina mä pakaru uñjatana Encontró un labrador un águila presa en su cepo,
  qamquta paka, jach’a, kusa;  wali musphata antutjawayatayna. y, seducido por su belleza, la soltó y le dio la libertad.
  Pakawisti suma amtata yapuchritakixa, mä uruxa jupa jak’a jalakipasaxa El águila, que no fue ingrata con su bienhechor,
   yapuchiriru mä tinkurjama pirqa jak’ana qunt’ata uñjatana, viéndole sentado al pie de un muro que amenazaba derrumbarse,
  makhiki jupa pata jalakipawayasaxa ari sillunakapampi, voló hasta él y le arrebató con sus garras
  kallara tanqana t’isnupa jalawayatayna.  la cinta con que se ceñía su cabeza.
     
  Jaqisti sartawayi laqaki pakaru katjañataki. Se levantó el hombre para perseguirla.
  Pakaxa antut’awaywayiwa t’isnu, El águila dejó caer la cinta;
  yapuchirixa t’isnu aptawayasa qunuñaparu kutt’awayi, la tomó el labriego, y al volver sobre sus pasos
  Kutt’awipansti uñjatanawa pirqa tinkuta halló desplomado el muro en el lugar donde antes estaba sentado, 
  wali musphata uñjasiwayi. quedando muy sorprendido y
  ukhamarusa yuspararakiwa pakaru qhispiyatapata. agradecido de haber sido pagado así por el águila.
     
  Yusparapuniñasawa khitinakaruxa jiwasataki suma wakipxi, Siempre debemos ser agradecidos con nuestros bienhechores
  yusparxaña kuna qatuqatasa.  y agradecer un favor con otro.
     
  TUKUTA FIN
     
60

Yapuchiriwi ququwimpi

El labrador y el árbol.

     
  Isupuna aminanaka Fábulas de Esopo
     
  Satiri uraqina taypina wañatatata quqawa utt’ata utjana. En el campo de un labriego había un árbol estéril 
  ukanxa phichhitankanakakiwa qataqayasipxana, que únicamente servía de refugio a los gorriones
  ukhamarusa ch’ajwiri chiri chirinakaki. y a las cigarras ruidosas.
  Yapuchirixa quqa wañsuta uñjasaxa, El labrador, viendo su esterilidad,
  amtawayiwa tinkuyaña lawanchañataki.  se dispuso a abatirlo y descargó contra él su hacha.
  Phichhitankanaka chiri chirinakampixa achikt’asipxiwa jani tinkuyañapataki Suplicáronle los gorriones y las cigarras que no abatiera su asilo
  ukana khuyt’añataki yapuchiruru chuyma qhanart’ayañataki. para que en él pudieran cantar y agradarle a él mismo.
  Yapuchirissti khuchukaña qalltawayi, mayata mayata. Más sin hacerles caso, le asestó un segundo golpe, luego un tercero.
  Chikataru sarakasasti p’uñu p’uñu uñstawayi misk’i mamuraya. Rajado el árbol, vio un panal de abejas y probó y gustó su miel,
  Ukhama uñjasasti khuchuqaña jaytawayi. con lo que arrojó el hacha, honrando
  Ukatxa  waña quqaru suma uñjawayi,  y cuidando desde entonces el árbol con gran esmero, 
  sumapuni, taqi munañapampi. como si fuera sagrado.
     
  Walja jaqiwa utji suma lurañatakixa kunti jupa sapataki wali. Mucha gente hay que hace un bien 
  Jupa sapataki jakañapataki, juptakiki walikiwayi02/11/2017 sólo si de él recoge beneficio, sacar provecho.
  janiwa munañawayañataki, ukhamarusa  yaqhanakataki. no por amor y respeto a lo que es justo. 
  Kunasa juma lurañaxa janiwa sapakiñatakikiti Haz el bien por el bien mismo, 
  janiwa lurañaxa jiwasatakikiti. no porque de él vayas a sacar provecho.
     
  TUKUTA FIN

 

 

Isupuna aminanaka – Fábulas de Esopo 41 – 50

 

41 K’isimirawi jamatanqawimpi La hormiga y el escarabajo.
42 Warmiwi wallpawimpi La mujer y la gallina.
43 Taykawi qulliriwimpi La vieja y el médico.
44 Ijmawi warmi uywatanakawimpi La viuda y las criadas.
45 Yatiriwi El adivino.
46 Mamuraya uywiri jaqi El apicultor.
47 Warawaranakaru uñt’iriwi El astrónomo.
48 Pä awkhasiriwinakata. Los dos enemigos
49 Awkili jiwawayiriwimpi El anciano y la muerte.
50 Usutâwi qulliripawimpi El enfermo y su doctor.

 

 

41

K’isimirawi jamatanqawimpi

La hormiga y el escarabajo.

     
 

Isupuna aminanaka

Fábulas de Esopo

     
  Sumapacha puritaruxa, Llegado el verano,
  k’isimiraxa puquta taypinaka sarnaqana, una hormiga que rondaba por el campo
  pallthapisa tiriju qulu, siwata qulu, recogía los granos de trigo y cebada,
  imasa manq’añataki juyphipacha puritaru, guardándolos para alimentarse durante el invierno.
  Jamatanqaxa ukhama uñjasaxa, musphawayawayiwa. La vio un escarabajo y se asombró de verla tan ocupada
  kunapachatixa taqi uywanakaxa en una época en que todos los animales,
  irnaqawinaka jaytasaxa suma kusisiñaru puripxana. descuidando sus trabajos, se abandonan a la buena vida.
  Janiwa kunsa siskiti k’isimiraxa Nada respondió la hormiga por el momento;
  juk’ampiriruxa kunapachati juyphipacha puritaruxa, pero más tarde, cuando llegó el invierno
  ukhamarusa jallupachanxa phurunakaxa umatatapxanwa y la lluvia deshacía las boñigas, el escarabajo
  Ukapachaxa jamatanqaxa, manq’ata awtjata k’isimiraru mayiwayi el escarbajo hambriento fue a pedirle a la hormiga
  umä juk¡’a manq’a una limosna de comida.
  Ukaapachawa k’isimiraxa arst’awayi Entonces sí respondió la hormiga:
  Quli jamatanqa Mira escarabajo,
  siti irnaqawamana kunapachati nayaxa suma irnaqta si hubieras trabajado en la época en que yo lo hacía
  jumasti sawkasiskiritawa nayatxa jichhaxa janiwa jani manq’anismanti y tú te burlabas de mí, ahora no te faltaría el alimento.
     
  Kunapachatixa jilt’ayawayayta Cuando te queden excedentes
  irnaqawimata qatuqataxa de lo que recibes con tu trabajo,
  imama mä juk’a guarda una porción
  jani wali urunakataki, jani utjirinakapachataki para cuando vengan los tiempos de escacez
     
  TUKUTA FIN
     
42

Warmiwi wallpawimpi

La mujer y la gallina.

     
 

Isupuna aminanaka

Fábulas de Esopo

     
  Ijma warmiwa mä wallpaninwa Una mujer viuda tenía una gallina
  sapa uru k’awnachirina. que le ponía un huevo todos los días.
  Warmixa amuyt’iwa, siwara manq’a juk’ampi churataxa Pensó que si le daba más cebada
  paya k’awnaspa, ukhamaru yapxatati manq’apa. pondría dos huevos, y aumentó su ración.
  Wallpaasti suma manq’ataxa link’intatawayi Pero la gallina engordó
  ukhamasaxa janiwa atkiti ni mä k’awna k’awnachaña. y ya no pudo poner ni una vez al día.
     
  Jani suma amuyt’awimpixa ñanqhachasiñatakiwa Si sin control ni sabiduría forzas
  kunti walikiki juk’ampi suma qatuqañatakixa lo que ya te está sirviendo para que te dé más,
  chhaqawayjaniwa kunti utjawimana utjki. sólo obtendrás que perderás lo que ya tienes.
     
  TUKUTA FIN
     
43

Taykawi qulliriwimpi

La vieja y el médico.

     
 

Isupuna aminanaka

Fábulas de Esopo

     
  Mä nayra usuta tayka warmiwa qulliriru jawst’awayi Una vieja enferma de la vista llamó a un médico,
  qullaña tukutarua pajaña. con la promesa de pagarle,
  Qulliristi maqhikiwa taykana utaparu puriwayi, Este se presentó en su casa, 
  taykaru qullañataki. Ukhamaruxa sapa kuti qulla uchataruxa y cada vez que le aplicaba el ungüento
  taykana ch’irmantata nayraparuxa, mientras la vieja tenía los ojos cerrados,
  qullirixa yanánakapa lunthatirina. no dejaba de robarle los muebles poco a poco.
  Yanäka ch’ustataruxa qullanxa tukt’awayi. Cuando ya no quedaba nada, terminó también la cura,
  Ukhamapipanxa qullirixi paja suyt’awayi. y el médico reclamó el salario convenido.
  Nayra usuta taykaxa janiwa pajaña munkanti. Qullirisiti taripiriru irpawayi. Se negó a pagar la vieja, y aquél la llevó ante los jueces.
  Taykaasti sawayiwa, chiqapunisa La vieja declaró que, en efecto,
  pajawayawayiñapanwa nayra qullataru. le había prometido el pago si le curaba la vista,
  ukhamipanxa jichhakamasa pachpakitwa pero que su estado,
  janiwa kuna walichatasa uñjasti, juk’amjamaki.twa después de la cura del médico había empeorado.
  Kuna lakutixa utankiri yananakaxa Porque antes – dijo – veía todos los muebles que tengo en casa
  jichhaxa janiwa uñjirjamakto ni maya. y ahora no veo ninguno.
     
  Ñanqhachirinakaxa lurawinakapampiwa uñjayasiyapxi. A los malvados, sus mismos actos los delatan.
     
  TUKUTA FIN
     
44

Ijmawi warmi uywatanakawimpi

La viuda y las criadas.

     
 

Isupuna aminanaka

Fábulas de Esopo

     
  Mä ijma warmiwa walja tawanuqu uywatanakaninwa. Una viuda muy laboriosa tenía unas jóvenes criadas
  Jupanakaruxa sapa urusa arumata sarthapiyirinwa, a las que despertaba por la noche
  k’ank’a art’aru mitpxirinwa irnaqiri. al canto del gallo para empezar el trabajo.
  Jupanakaxa taqi uruxa wali qarita kutt’anipxirinwa. Ellas, extenuadas siempre de fatiga,
  Ukhamaru jupanakaxa amtapxiwa k’ank’aru jiwayaña, resolvieron matar el gallo de la casa
  kuna laykutixa k’ankaruwa juchachapxana alwata sartayiritapata por ser él a sus ojos el causante de su desgracia,
  impi warmiru sartayasa ch’amakthapiru. puesto que despertaba a su señora antes de que abriese el día.
  Art’iri k’ank’a jiwataruxa ijma mama juk’ampi ch’amakata Mas ejecutado el propósito se encontraron
  tawaqunakaru sartha qiyirina juk’ampi qariñataki, con que habían agravado su mal,
  tawaqunakatakixa juk’ampi qariñatakinwa, se encontraron con que habían agravado su mal,
  kuna laykutixa ijma mamaxa art’iri k’ank’a chhaqataxa porque su señora, no teniendo el gallo que le indicaba la hora,
  tawaqaunakaru sarthapiyirinwa juk’ampi ch’amakxatata. las hacía levantar antes para ir al trabajo.
     
  Janiwa amtañakiti kunti yanawayataxa ñanqhacharispa Nunca creas que la causa de tus problemas es
  nayrarua nayra uñjata. lo que primero se atraviesa ante tus ojos.
  Amtañasawa kunsa utt’ataspa wakiyiri jani walinaka. Piensa en qué sucedería si eliminas lo que estás viendo como posible causa.
     
  TUKUTA FIN
     
45

Yatiriwi

El adivino.

     
 

Isupuna aminanaka

Fábulas de Esopo

     
  Qhatu taypi pampana utt’awayiwa Instalado en la plaza pública,
  mä yatiri jaqinaqaru yatiyañataki kunjamanisa jutiwayanakapaxa. un adivino se entregaba a su oficio.
  Akatjamawa mä jaqiwa jak’achawayi yatiriru, De repente se le acercó un quídam,
  yatiyasa kunjamsa utapana punkunakaxa jist’aratawayatatata, anunciándole que las puertas de su casa estaban abiertas
  ukhamarusa taqi kuna lunthatapxatana. y que habían robado todo lo que había.
  Yatirixa mayaki thuqt’awayi utaparu jalawayasa, Se levantó de un salto y corrió,
  sustjata, wali q’apisita, uñjañataki kunasa utapana chhaqatana. desencajado y suspirando, para ver lo que había sucedido.
  Uyni jaqisti ukhama jaliri uñjasaxa, sawayiwa: Uno de los que allí se encontraban, viéndole correr, le dijo:
  Tata yatiri, jumaxa, jaqinaqaru yatiyañataki kunanisa nayrt’aruxa, Oye, amigo: tú que te picas de prever lo que ocurrirá a los otros,
  kunatsa juma pachapata kunsa yatiyawayayta. ¿por qué no has previsto lo que te sucedería a ti?
     
  Jaqinakatxa, yaqha jaqinakaru amtayirixa waljapxiwa, Siempre hay personas que pretenden dirigir lo que no les corresponde,
  ukanakatxa jupapachpata amtirixa juk’akiwa. pero no pueden manejar sus propios asuntos.
     
  TUKUTA FIN
     
46

Mamuraya uywiri jaqi

El apicultor.

     
 

Isupuna aminanaka

Fábulas de Esopo

     
  Mä lunthatawa mamuraya uywaña utaru mantatana Un ladrón se introdujo en casa de un apicultor
  lunthatasa misk’i, p’uñu p’uñunakampi, uywiri jaqi chhaqatapanxa. durante su ausencia, robando miel y panales.
  Utaparu kutt’ataparu mamuraya uywirixa uñjatanawa A su regreso, el apicultor,
  mamuraya uywaña uta ch’usa. Sayt’asa suma uñjañataki. viendo vacías las colmenas, se detuvo a examinarlas.
  Ukhama uñjaskipana mamurayanakaxa kutt’anipxatana En esto, las abejas, volviendo de libar y encontrándole allí,
  uywiruru sijsintasa, jachipa wali jasiyasa. le picaron con sus aguijones y le maltrataron horriblemente.
  Ñanqha mamurayanaka, art’awayiwa mamurayanaka uywirixa, iMalditos bichos -les dijo el apicultor
  lunthataruaxa ukhamaki sarawayayappxta, inamayaki. dejaron marchar sin castigo al que les había robado los panales,
  nayarusti, khititi suma uñjtaptama wali chhujrintampxista. y a mí que les cuido con cariño, me hieren de un modo implacable!
     
  Jiwsanakaxa walja kutiwa masinakasaru jani wali uñjapxtana. Muchas veces sucede que vemos con desconfianza a nuestros amigos,
  yaqhipanakarusti jani amuyuppa yatisa suma uñjapxtana. pero por ignorancia le tendemos la mano a quien es nuestro enemigo.
     
  TUKUTA FIN
     
47

Warawaranakaru uñt’iriwi

El astrónomo.

     
 

Isupuna aminanaka

Fábulas de Esopo

     
  Mä warawaranaka uñt’iri jaqixa saranaqirina Tenía un astrónomo la costumbre de pasear
  arumanaka warawaranakxata yatiñataki. todas las noches estudiando los astros.
  Mä urusti saranakasa pampanakana Un día que vagaba por las afueras de la ciudad,
  wali tutintata alajpacha uñakipasa, absorto en la contemplación del cielo,
  mä p’uchuruwa jalantawayi. cayó inopinadamente en un pozo.
  Arch’ukiwayawi yanapa puriñapataki, Estando lamentándose y dando voces,
  ukjaruxa p’uchu tuqi mä jaqiwa saraskana, acertó a pasar un hombre,
  akatjamawa isch’ukiwayi , p’uchuru jak’achasa uñjañataki kunasa, que oyendo sus lamentos se le acercó para saber su motivo;
  p’uchuru jalantatapata warawaranaka uñt’iri jaqita yatitaxa,sawayi: enterado de lo sucedido, dijo:
  Quli masi. Jumaxa kunasa utji laqampu na yatiñañtakixa ¡Amigo mío!¿quieres ver lo que hay en el cielo
  janiwa uñjtati kunasa uraqisana utjki. y no ves lo que hay en la tierra?
     
  Walipuniwa uñjaña, ukhamaraki yatiña kunanakampisa muyukipatata,na Está bien mirar y conocer a nuestro alrededor,
  Ukhamrsu yatiñañwa kawkinsa sayt’atatatana. pero antes hay que saber donde se está parado.
     
  TUKUTA FIN
     
48

Pä awkhasiriwinakata.

Los dos enemigos

     
 

Isupuna aminanaka

Fábulas de Esopo

     
  Pa jaqiwa ancha uñisisiwayapxanwa Dos hombres que se odiaban entre sí
  Jaya markaru saraskasa pampachani mä wampuna uñjasipxi. navegaban en la misma nave,
  Maynixa nayra nasana qunt’ata, maynisti wich’inkana qunt’ata. uno sentado en la proa y otro en la popa.
  Akatjamata ajsarkaña wayrawa wayet’awayi wampu utt’ayirxama. Surgió una tempestad, y hallándose el barco a punto de hundirse,hundiría primero.
  Ukhama uñjasaxa wich’inkana qunurixa wampu qamaniru jiskt’awayi: el hombre que estaba en la popa preguntó al piloto
  kawksa tuqisa nayraqataxa utt’asini que cuál era la parte de la nave que se hundiría primero.
  nayra nasa, wanpu qamanixa sawayiwa. -La proa – dijo el piloto.
  Ukhamasaxa, wich’inkana qunuri jaqixa sawayiwa: Entonces repuso este hombre
  Janiwa suytkati jiwañxa llakisita no espero la muerte con tristeza,
  kuna laykutixa awkhaxaruwa jiwaña uñjä. porque veré a mi enemigo morir antes que yo.
     
  Ancha mich’awiwauñjaña munaña lakisirinakaruxa. Muy mezquina actitud es preferir ver sufrir a los enemigos
  ukhamarusa jiwaña jak’asa uñisiskaña. que inquietarse por el daño que irremediablemente se está a punto de recibir.
     
  TUKUTA FIN
     
49

Awkili jiwawayiriwimpi

El anciano y la muerte.

     
 

Isupuna aminanaka

Fábulas de Esopo

     
  Mä uruxa mä awkiliwa chaqucharuxa lawanaka qhipjarusi. Un día un anciano, después de cortar leña, la cargó a su espalda.
  sarañapaxa wali jayanwa. Largo era el camino que le quedaba.
  Walo qarita sarakasaxa maytaki q’ipì antutt’awayi, jiwariru jawsasa. Fatigado por la marcha, soltó la carga y llamó a la Muerte.
  Jiwawisti jank’akiwa puriwayi, jiskt’asa: kunatakisa jawsista. Esta se presentó y le preguntó por qué la llamaba;
  Awkilixa kutt’awayi, sasina: aka q’ipi yanaptayasiñatakiwa jawsma. contestó el viejo: Para que me ayudes a cargar la leña…
     
  Kawkinsa jakañxatxa janiwa jaytañjamakiti Por lo general, el impulso por la vida
  Jani ukaxa juk’ampi chamachaisñaruwa puriwayata. es más fuerte que su propio dolor.
     
  TUKUTA FIN
     
50

Usutâwi qulliripawimpi

El enfermo y su doctor.

     
 

Isupuna aminanaka

Fábulas de Esopo

     
  Qullirixa jiskt’atanawa, kunjamasktassa, sasina. Habiéndole preguntado un médico a un enfermo por su estado,
  Usutasti kutt’awayiwa sasina: walpuni jump’ta tata qulliri. contestó el enfermo que había sudado más que de costumbre.
  Ukaxa sumachañatakiwa, sawayiwa qullirixa. Eso va bien dijo el médico.
  Yaqha uruxa wastata qullirixa jiskt’awayi usutaruxa, kamisasktasa. Interrogado una segunda vez sobre su salud,
  Usutasti sawayiwa: wali khatatta, ukhamarusa wali chhullktaptwa. contestó el enfermo que temblaba y sentía fuertes escalofríos.
  Ukhamaxa waliptasktawa, sawayiwa qullirixa. Eso va bien -dijo el médico.
  Niya kimsakutiru usutaru uñjasaxa, wastata jikt’awayi, kunjamasktasa. Vino a verle el médico por tercera vez y le preguntó por su enfermedad.
  Usutasti sawayiwa, tataya wich’u usuwa katjitu. Contestó el enfermo que había tenido diarrea.
  Ukhamaxa waliskakiwa, sawayawi, sarjasa. Eso va bien -dijo el médico, y se marchó.
  Yaqha urusti mä wila masipapwa sart’awayi, jiskt’asa, kunjamasktasa. Vino un pariente a ver al enfermo y le preguntó que cómo iba.
  Jiwasktwa, qullirina suma uñjata, sawayiwa usutaxa. -Me muero -contesto- a fuerza de ir bien.
     
  Taqi pachasa, khitinakatixa jiwasa jank’anki Por lo general, quienes nos rodean
  uñjapxituwa unñanakawayayxatasa, nos juzgan por las apariencias
  amuyt’asa suma kusisitasxatata, y nos consideran felices por cosas
  janiwa ukhamakiti yaqhipa kutixa wali usuchatawa uñjastana. que en realidad nos producen profundo dolor.
     
  TUKUTA FIN

 

Isupuna aminanaka – Fábulas de Esopo 31 a 40

Achakuwinaka achuqallanakawimpi

Los ratones y las comadrejas.

   
Achakunaka achuqallkanakampixa awqasikipxapuninwa.  Se hallaban en continua guerra los ratones y las comadrejas
Achakunakaxa atipt’atapunipxanwa Los ratones, que siempre eran vencidos
tamacht’asipxiwa jach’a ulaqana, se reunieron en asamblea, 
amuyt’apxiwa inasa jan jilirinakanikasa atipt’ayasipxayapunipchi, y pensando que era por falta de jefes que siempre perdían,
ajlliwayapxiwa walja p’iqinchirinakaru. nombraron a varios estrategas.
P’iqinchirinakaxa jichhaki ajllitaxa, Los nuevos jefes recién elegidos, 
mayninampixa suma unjayasiña munasaxa, queriendo deslumbrar y distinguirse de los soldados rasos,
lurasipxatanawa wajranakaru uñtata se hicieron una especie de cuernos 
p’iqiru suma chinuntawayasisa. y se los sujetaron firmemente.
Wastata awqasiña puriwayxarakiwa, Vino la siguiente gran batalla, y como siempre,
achalunakaxa ma kutimpi atipt’ayasipxarakiwa.  el ejército de los ratones llevó las de perder. 
Achakunakaxa taqi tuqiru chhukhunukupxi p’iyanakaparu imantasisa, Entonces todos los ratones huyeron a sus agujeros,
p’iqinchirinakasti janiwa p’iyanakaparu matirjamakanti   y los jefes, no pudiendo entrar 
wajranakapa layku, a causa de sus cuernos, 
katuntayasipxiwa manq’suyasiñkama. fueron apresados y devorados.
   
Jiliruru puritaxa janiwa p’iqi waytkañakiti, Cuando adquieras puestos de alto nivel, no te vanaglories, 
kuna jilalapuriñawaruxa, pues mucho mayor que la apariencia del puesto, 
katuñawa suma amuyumpi, suma irnaqañataki es la responsabilidad de cumplir lo encomendado.
   
TUKUTA FIN
   

Achakuwi k’ayrawimpi

El ratón y la rana.

   
Isupuna aminanaka Fabulas de esopo
   
Mä achakuwa k’ayrampi wawqichasitana, Un ratón de tierra se hizo amigo de una rana, 
chijiñakaparu puriñataki para desgracia suya.
K’ayraxa talapayiri amuyupanxa amtatanawa sawkasiña La rana, obedeciendo a desviadas intenciones de burla, 
achakuna kayupa kayuparu ñach’antawayasa. ató la pata del ratón a su propia pata. 
Sarawayapxiwa pata waña uraqina, t’isktasa t’isktasa  Marcharon entonces primero por tierra
tiriju yapuru mantasa tiriju manq’suñataki, para comer trigo, 
ukatxa jak’achasipxiwa qhucha lakaru. luego se acercaron a la orilla del pantano.
K’ayraxa makhikiwa t’isktawayi achakuru qatatisa qhuchha manqharu,  La rana, dando un salto arrastró hasta el fondo al ratón,
K’ayraxa kusisitawa uma mankhana k’ayrart’asa ujuqi.  mientras que retozaba en el agua lanzando sus conocidos gritos.
Chijini achakusti uma askatasa jiwt’awayi, El desdichado ratón, hinchado de agua, se ahogó, 
uma patana tuytasa k’ayra kayuparu chint’ata. quedando a flote atado a la pata de la rana. 
Mä k’allixaxa qhuchha patana, achaku jiwata tuyuri uñjawiyasa  Los vio un milano que por ahí volaba
jalakipi, jalakipi, ari sillunakampixa achaku jiwata katjawayi,  y apresó al ratón con sus garras, 
qatatisa jiwata achaku k’ayrampi kayunakapa chinkatata,  arrastrando con él a la rana encadenada, 
Ukama k’allixaxa pampacharu manq’suwayi. quien también sirvió de cena al milano.
   
Taqi kunasa jani wali amtana lurataxa, Toda acción que se hace con intenciones de maldad, 
jupa pachaparuwa yanjawayi. siempre termina en contra del mismo que la comete.
   
TUKUTA FIN
   

K’allina jijipaña yant’aña munawayapa

El milano que quiso relinchar.

   
Isupuna aminanaka Fabulas de Esopo
   
Nayrapachaxa k’alliwixa mayja aruninwa Tuvo antiguamente el milano otra voz, 
ch’isi qhunani aruna una voz penetrante.
Mä arusti jupaxa qawalluru jijillana ist’atana, jiwaki. Pero oyó un día a un caballo relinchar admirablemente,
Jupaxa yatjapayaña yant’i  y lo quiso imitar
Walja kutiwa kunaymana yatjapayaña yant’i  Pero a pesar de todos sus intentos, 
Janipuniwa atkiti qawalluna jijillana yatjapayaña no logró adoptar exactamente la voz del caballo 
Ukhamarusa arupa chhaqtawayawayi. y perdió además su propia voz.
Ukhamawa janiwa qawalluru yatjapaykiti, arupasti chhaqtaraki Así, quedó sin la voz del caballo y sin su voz antigua.
   
Janiwa yatjapayañakiti yaqha masinakana atiñanakapa Nunca te dispongas a imitar las cualidades ajenas
Jani wakiniñaxa janiwa yant’añakiti, lurañatakixa suma wakichasiña  si no tienes la preparación y condiciones adecuadas para hacerlo, 
Ukhamasaxa inamayaru chhaqtaña, ina mujaraqiri. so pena de quedar como un vulgar y fracasado envidioso.
   
TUKUTA FIN
   

K’alliwi aseruwimpi

El milano y la culebra.

   
Isupuna aminanaka Fabulas de Esopo
   
K’alliwawa mä asiru katjatana Raptó un milano a una culebra, 
jalawayawayasa pata pata tuqiru. elevándose por los aires.
Asíruxa muyukipasa k’alliru p’atantawayi, La culebra se volvió y le mordió, 
Panpachani qullu aynacharu jalaqtasa cayendo ambos desde lo alto a un precipicio,
k’allixa jiwawayi. y el milano murió. 
Asirusa, usuchata, sarthapiwa, sasina: Dijo entonces la culebra:
Tärma. Kunatsa inata inataki ñanqhanchista nayaruxa  ¡Insensato! ¿Por qué has querido hacer mal a quien no te lo hacía? 
Ukatawa jumapachpawa jiwt’ayasta ñanqhachatamata. En justicia has sido castigado por haberme raptado sin razón.
   
Janiwa khitirusa inamayataki ñanqhachañakiti Nunca busques dañar a tu prójimo, 
sapa mayniwa jakastana taqi chuyma no vaya a ser que sin que lo notes,
ñanqhachiritakixa utjaspawa juk’ampi chijiwi. sea más fuerte que tú, y te haga pagar tus injusticias.
   
TUKUTA FIN
   

Urpiläwi k’isimirawimpi

La paloma y la hormiga.

   
Isupuna aminanaka Fabulas de Esopo
   
Wali umata pharjatawa Obligada por la sed, 
mä k’isimiraxa uma jalsuwiraruwa sarkati, una hormiga bajó a un manantial, 
akatjamata umampi qatatayasi, y arrastrada por la corriente, 
niyawa uma askatasa jiwirjama uñjasi. estaba a punto de ahogarse.
Mä urpilaxa k’isimiraru ukhama uñjasaxa  Viéndola en esta emergencia una paloma, 
makhikiwa  mä quqata laphi apsusa jalayawayi k’simiraru jak’a, desprendió de un árbol una ramita y la arrojó a la corriente,
Uka laphi pataruwa k’isimiraruxa ichkati khuyapayasa. montó encima a la hormiga salvándola.
Ukakamasti jamach’inaka chuqirixa Mientras tanto un cazador de pájaros
nayrt’awayiwa liwipampi wakichata  se adelantó con su arma preparada
urpilaru chuqiriñataki.  para cazar a la paloma. 
K’isimiraxa uka uñjasaxa mayaki t’iskusa kayu wintuparu p’atanti,  Le vio la hormiga y le picó en el talón, 
antutt’ayasa urpila chuqiña wakipa. haciendo soltar al cazador su arma. 
Ukhamaruwa urpilaxa jaltawayi. Aprovechó el momento la paloma para alzar el vuelo.
   
Walikipunuwa sumaru kutt’ayaña Siempre corresponde en la mejor forma 
khitirutixa sumanchistu. a los favores que recibas. 
Suma amtañapuniñaxa ukhama jaqitakixa. Debemos ser siempre  agradecidos.
   
TUKUTA FIN
   

Ch’iñiwi q’arachupanakawimpi

El murciélago y las comadrejas.

   
Isupuna aminanaka Fabulas de Esopo
   
Mä ch’iniwa pampa uraqiru jalaqtawayi Cayó un murciélago a tierra
ukjaruxa k’arachupaxa makhikiwa katjawayi.  y fue apresado por una comadreja.
Niya jiwañaru uñjasisaxa ch’iñixa jakawipxata achikt’atasiwayi. Viéndose próximo a morir, imploró el murciélago por su vida. 
K’arachupasti suma katuntasaxa sawayiwa janiwa antutirismati Le dijo la comadreja que no podía soltarle 
kunalaykutixa jupaxa jisk’achpachata jamach’inakampixa awqhasi. porque de nacimiento era enemiga de los pájaros.
Ch’inñisti sawayiwa: janiwa jamach’ikti, achakutwa. El murcielago replicó que no era un pájaro sino un ratón, 
Ukhama sawayasawa antutjasiwayi. librándose con esta astucia.
Yaqha uruxa wastata ch’iñixa katuntayasi yaqha k’arachupampi Algún tiempo después volvió a caer de nuevo en las garras de otra comadreja,
Ch’inñixa achikt’asiwa wastata jani manq’suyasiñataki.  y le suplicó que no lo devorara. 
K’arachupasti sawayiwa taqi achakunanakata uñista. Contestó esta comadreja que odiaba a todos los ratones. 
Ch’iñisti ch’amampi sawayi: janiwa achakukti, jamach’itwa. El murciélago le afirmó que no era ratón sino pájaro. 
Ukhama mayampi wastata antutjayasi. Y se libró así por segunda vez.
   
Yatiñasawa wakthapiyaña kunti jiwasa jak’anki sumaru mistuñataki Sepamos siempre adaptarnos a las circunstancias del momento 
sitï kunapachasa jakakipaña munsta. si deseamos sobrevivir, en cualquier rama de la vida que actuemos.
   
TUKUTA FIN
   

Ch’iñiwi ch’ayñawimpi.

El murciélago y el jilguero.

   
Isupuna aminanaka Fabulas de Esopo
   
Mä ch’ayñawa jist’antawipana chhiriqiskana Un jilguero encerrado en una jaula 
t’uju jak’ana warkuntata arumakiwa chhiriqina. colgada en una ventana cantaba de noche. 
Ch’iñiwa, jaya tuqina, ch’aynana chhiriqiripa ist’atana, Oyó un murciélago desde lejos su voz, 
ch’ayñaru jak’achasaxa jikt’awayiwa: kunatsa arumaqi chhiriqta. y acercándosele, le preguntó por qué cantaba sólo de noche.
Janiwa inamayakikiti, sawayiwa,  No es sin razón — repuso — 
kunalaykutixa uru chhiriqararuwa katuntapxitu porque de día cantaba cuando me atraparon,
Ukhamasaxa yatiqawaytwa suma amuyt’asiña.  pero desde entonces aprendí a ser prudente.
Jichhaxa janiti ukhamaruxa wakiski amuyt’amaxa.   ¡Pues no es ahora cuando debías serlo,
Jichhaxa suma jist’antatatwa  pues ya estás bien enjaulado,
Ukhama ch’iñixa arust’atawayi, replicó el murciélago.
walispanawa janira katuntayataru.  sino debió haber sido antes de que te capturaran! –
   
Amuyt’wixa suma jakañatakiwa jani pantañaru purisa La prudencia es para vivirla antes de caer en el error, 
Janiwa talakuru puritatxa. no para después de la desgracia.
   
TUKUTA FIN
   

Chhichhillankawi

La mosca.

   
Isupuna aminanaka Fabulas de Esopo
   
Chhichhillankawa mä aycha phuqhantata phukuru jakantawayi. Cayó una mosca en una olla llena de carne. 
Niya musq’a manq’ana jayschjasitaparuwa, arust’atawayi: A punto de ahogarse en la salsa, exclamó para sí misma:
manq’awayawaytwa, umarakiwaytwa, ukhamasa jarisirakiwaytwa Comí, bebí y me bañé; 
Jichhaxa jiwañaxa purintpana, janiwa jaltamuykati. puede venir la muerte, no me importa ahora.
   
Jani suma amuyt’iriruxa janikiwa suma amuyt’axa wakisismakiti Al irresponsable no le importa el fracaso
siti juparu sumankayawayawayi.  si su llegada a él le depara buenos momentos.
   
TUKUTA FIN
   

Chhichhillankanakawi

Las moscas.

   
Isupuna aminanaka Fabulas de Esopo
   
Mä p’uñu p’uñuta walja mik’iwa ch’aqanuqaskana, De un panal se derramó su deliciosa miel, 
chhichhillankanakasti chhukuntapxa manq’suñataki. y las moscas acudieron ansiosas a devorarla.
Misk’ita wali misk’inwa, jani jaytañxama. Y era tan dulce que no podían dejarla.
Ukjamaruxa kayunakapa misk’impi lluch’intasipxi Pero sus patas se fueron prendiendo en la miel
jani atkasa wastata jaltaña. y no pudieron alzar el vuelo de nuevo. 
Niya misk’imppi askatasa jiwañañruxa, arust’pxi. Ya a punto de ahogarse en su tesoro, exclamaron:
Nanakaxa jiwt’asipktwa, talakutatanakata nanakaxa, ¡Nos morimos, desgraciadas nosotras,
mä pitata misk’i umsuña laykuwa.  por quererlo tomar todo en un instante de placer!
   
Taqi kunasa suma amuyt’asawa katuña, Toma siempre las cosas más bellas de tu vida con serenidad,
juk’ata juk’ata, jani jachjasiñataki.  Jani ukaxa kusisiñataki. poco a poco, para que las disfrutes plenamente.
Janiki llupt’awayasimti jani wakisiri manqhana. No te vayas a ahogar dentro de ellas.
   
TUKUTA FIN
   

K’isimirawi

La hormiga.

   
Isupuna aminanaka Fabulas de Esopo
   
Yatjatatawa, nayrapacha aminanakanxa jichha k’isimiraxa  Dice una leyenda que la hormiga actual
jaqinaka ukch’anwa  era en otros tiempos un hombre que, 
janikiwa chuyma phuqt’atanti achunakapata no se contentaba con el producto 
satawinakapata, yaqha lurawinakapata, consagrado a los trabajos de la agricultura, 
jupa pachpata. Masinakapata puqupxa munaqawirinwa,  de su propio esfuerzo, sino que miraba con envidia el producto ajeno 
ukhamarusa lunthatirinwa. y robaba los frutos a sus vecinos.
Alajpacha Tataxa wali q’apisitawa uñjirina uka jaqiruxa Indignado Zeus por la avaricia de este hombre,
Ukatwa mayjt’ayawayi k’isimiraru tukuyasa. le transformó en hormiga.
Uynaka mayjt’atatatayataxa janikiwa kankañapa mayt’aykiti Pero aunque cambió de forma, no le cambió el carácter,
Ukatawa jichhakamasa sarnaqi taqi kuna pallthapisa, pues aún hoy día recorre los campos, 
yaqha jaqinakana tiriku, siwata, ukhamaru imasa jupataki. recoge el trigo y la cebada ajenas y los guarda para su uso.
   
Ñanqhachirinakaruxa janiwa mayjt’ayjamakiti Aunque a los malvados se les castigue severamente,
kankañapaxa pachpapunipuniniwa  difícilmente cambian su naturaleza desviada.
   
TUKUTA FIN

Isupuna aminanaka – Fábulas de Esopo 21 – 30

 

 

21 Anuwi ch’uluwimpi El perro y la almeja.
22 Anuwi uma jawirana qhanch’uwayasipa El perro y su reflejo en el río.
23 Anuwixa mañasuwimpi El perro y el carnicero.
24 Tilinkimpi anuwi El perro con campanilla.
25 Ch’irijañawi sillanqiwimpi El ruiseñor y la golondrina.
26 Urqu wallpawi k’arachupawimpi El gallo y la comadreja.
27 Urqu wallpawinaka p’isaqawimpi Los gallos y la perdiz.
28 Urqu wakawi ch’uspiwimpi El buey y el mosquito.
29 Jararankhuwi qachu qamaqiwimpi La víbora y la zorra.
30 Phisiwi achakunakawimpi El gato y las ratas.

 

 

21

Anuwi ch’uluwimpi

El perro y la almeja.

Mä anuxa, k’awnanaka manq’suri yatjawayatataxa Un perro de esos acostumbrados a comer huevos,
ch’ulu uñstawiruxa, janiwa paya kuti amtkiti al ver una almeja, no lo pensó dos veces,
k’awnachï sasisa, y creyendo que se trataba de un huevo,
mayaki uquntawayi. se la tragó inmediatamente.
Ukatxa makhikiwa, puraka chhujrintataxa, Desgarradas luego sus entrañas,
jani waliruwa puriwayi, ukhamaruxa sawayawayasi: se sintió muy mal y se dijo:
chiqapunisa juchajawa amtataxata — Bien merecido lo tengo, por creer que todo
kuna muruqt’atasa k’awnachi sasina.  lo que veo redondo son huevos.
Janiki kunasa katt’amti jani suma uñjasaxa, Nunca tomes un asunto sin antes reflexionar, 
jani mantañataki chakachakanakaru. para no entrar luego en extrañas dificultades.
TUKUTA FIN

22

Anuwi uma jawirana qhanch’uwayasipa

El perro y su reflejo en el río.

Mä anuwa iñaqañasqanwa jawira Vadeaba un perro un río
acht’ata mä jach’a mujsartasiña aycha. llevando en su hocico un sabroso pedazo de carne.
Uñjawayiwa jawira umana qhanch’ukiri jupa pachparu Vio su propio reflejo en el agua del río
amtawipanxa yaqha anjamakinwa,  y creyó que aquel reflejo era en realidad
yaqha anu aycha acht’ataraki otro perro que llevaba un trozo de carne
juk’ampi jacha aycha. mayor que el suyo.
Mayni anuta apaqña munasaxa Y deseando adueñarse del pedazo ajeno,
antutt’awayi acht’ata aychapa soltó el suyo
mayni anuru apaqañataki mujsa aycha acht’ata. para arrebatar el trozo a su supuesto compadre.
Chiqapa uñjataxa chhqtayawayiwa jupana aychapa Pero el resultado fue que se quedó sin el propio
ukhamaraki maynina, akaxa janiwa utjkanti qhachukikinwa y sin el ajeno: éste porque no existía, sólo era un reflejo,
maynisti, chiqa aychaxa uma jawirawa apasiwayxi. y el otro, el verdadero, porque se lo llevó la corriente.
Janipuniwa kunti mayninki manañati Nunca codicies el bien ajeno, 
Ukhamaxa chhaqayasmawa kunti  katkta. pues puedes perder lo que ya has adquirido con tu esfuerzo.
TUKUTA FIN

23

Anuwixa mañasuwimpi

El perro y el carnicero.

Mä anuwa aycha aljaña utaruwa mantantawayi Penetró un perro en una carnicería,
Mañasuxa uñjasa aycha aliirinakampi jump’intata y notando que el carnicero estaba muy ocupado con sus clientes,
anuxa mayaki aycha achsuwayi jaltasa anqa tuqiru. cogió un trozo de carne y salió corriendo.
Mañasuxa anuru aycha jalayiri uñjasaxa uñch’ukikiwa Se volvió el carnicero, y viéndole huir,
jani jalaña atkasa, sawayakiwa anuruxa y sin poder hacer ya nada, exclamó:
Wawqi anu, kawkintï katjama janiwa uñch’ukisa jaytamati. ¡ Oye amigo! allí donde te encuentre, no dejaré de mirarte!
Janiwa suykañati wastata puriñapa jani walinakaxa. No esperes a que suceda un accidente para pensar en cómo evitarlo.
TUKUTA FIN

24

Tilinkimpi anuwi

El perro con campanilla.

Mä anuxa inamayataki khitirusa kawkirusa achjaña munana Había un perro que acostumbraba morder sin razón.
Uywiripaxa tilinki anuna kunkaparu ñacht’awayi Le puso su amo una campanilla
yaqha jaqinakaru yatiyañataki anu jak’achiri achjañataki para advertirle a la gente de su presencia cercana.
Anusti palasaruwa jalawayi uñjayasiñataki Y el can, sonando la campanilla, se fue a la plaza pública a presumir.
Mä suma amtani awila qachu anusti, sawayiwa: Mas una sabia perra, ya avanzada de años le dijo:
Kunatsa kawkikawki sarnaqta quli masi ¿De qué presumes tanto, amigo?
Tilinki kunkamanxa janiwa sumaru uñjayasiñatakikiti Sé que no llevas esa campanilla por tus grandes virtudes,
Jani ukaxa yatiyañataki  wist’u amtanamaka sino para anunciar tu maldad oculta.
Pachapa q’ayachasiñaxa kawkikawki sarnaqirinakatawa. Los halagos que se hacen a sí mismos los fanfarrones, 
uñjayasipxiwa ch’usa chaniniñapa sólo delatan sus mayores defectos.
TUKUTA FIN
25

Ch’irijañawi sillanqiwimpi

El ruiseñor y la golondrina.

Sillanqixa ch’irijañaruwa amtayawayi Invitó la golondrina a un ruiseñor
uta utachasiña jupjama kunjamtï utacht’asitana,  a construir su nido como lo hacía ella,
Jaqinakana utapa taypina, bajo el techo de las casas de los hombres,
Ukana utjasiña kunjamti jupaxa jakasina jaqinakana taypina. y a vivir con ellos como ya lo hacía ella.
Ch’irijañasti arust’awayiwa sasina Pero el ruiseñor repuso:
Janiwa jaqaña munkti jani walinakata amtasisa jakaña No quiero revivir el recuerdo de mis antiguos males,
Ukatawa nayaxa jayatuqinaki utjasiña munta. y por eso prefiero alojarme en lugares apartados.
Walinaka jani walinakampi qatuqataxa Los bienes y los males recibidos,
amtañanakatakiwa kawkinsa, kunapachansa siempre quedan atados a las circunstancias que los rodearon.
TUKUTA FIN

26

Urqu wallpawi k’arachupawimpi

El gallo y la comadreja.

Mä k’arachupawa urqu wallparu katuntawayi Una comadreja atrapó a un gallo
Jupaxa suma amtawayiyaña munana manq’suñatakixa. y quiso tener una razón plausible para comérselo.
Nayriri ch’atañaxa jaqinakaru k’alayawayatapata La primera acusación fue la de importunar a los hombres
ukhamarusa art’anakampixa janiwa suma ikiykiti.  y de impedirles dormir con sus molestos cantos por la noche.
Urqu wallpasti jaljatawasiwa sasina: janiwa inamayatakikiti Se defendió el gallo diciendo que lo hacía para servirles,
Art’apampi sartayasaxa amtawayayiwa lurawinakaparu saraña. pues despertándolos, les recordaba que debían comenzar sus trabajos diarios.
K’arachupasti yaqha  ch’ataña amtawayi Entonces la comadreja buscó una segunda acusación:
jakawisawisarusawa ñankhachi que maltrataba a la Naturaleza
warminakaru t’ist’añataki, mamapasa, qullakanakapasa pachpaki. por buscar como novias incluso a su madre y a sus hermanas.
Urqu walpasti kutt’ayiwa: luratanakaxaxa janiwa ñanqhakiti Repuso el gallo que con ello también favorecía a sus dueños,
Ukhama jakasaxa wallapanakaxa walja k’awna pustuchapxi– porque así las gallinas ponían más huevos.
Ñanqhachiritakixa janiwa suma amtaxa utjkiti Para el malvado decidido a agredir, 
Janiwa kuna wali amuyuxa sayt’aykiti. no lo para ninguna clase de razones.
TUKUTA FIN

27

Urqu wallpawinaka p’isaqawimpi

Los gallos y la perdiz.

Mä jaqixa pä urqu wallpaninwa. Un hombre que tenía dos gallos,
akatjamata mä p’isaqa alawayi compró una perdiz doméstica
anantasa uywa uyuru mayninakampi manq’añapataki. y la llevo al corral junto con ellos para alimentarla.
Wallpanakasti jaljatapxana, arkanuqapxaqirina. Pero estos la atacaban y la perseguían,
p’isaqasti amtawayiwa yaqhatapata ukhama katjasipxana y la perdiz, pensando que lo hacían por ser de distinta especie,
ukhama aynacht’atawa uchasi. se sentía humillada.
Yaqha urusti uñjawayiwa kunjamsa wallpanakaxa nuwasipxana Pero días más tarde vio cómo los gallos se peleaban entre ellos,
jithikatatxa sapa wallpawa wali wilanchatawa uñjasirina. y que cada vez que se separaban, estaban cubiertos de sangre.
Ukatxa p’isiqaxa amtawayiwa, sasina: Entonces se dijo a sí misma:
Janiwa thithixañaxa munaskituti wallpanakana ñanqhachatapa Ya no me quejo de que los gallos me maltraten
Kuna laykutixa uñjawaytwa janiwa ni jupanakasa walimkipxiti pues he visto que ni aun entre ellos mismos están en paz.
Janiw walinkiri markaru purisaxa  Si llegas a una comunidad donde los vecinos no viven en paz, 
jumaruxa janirakiwa sumaru jakayapxayatamti. ten por seguro que tampoco te dejaran vivir en paz a ti.
TUKUTA FIN

28

Urqu wakawi ch’uspiwimpi

El buey y el mosquito.

Wakana wajraparuwa mä uruxa má ch’uspiwa makhati En el cuerno de un buey se posó un mosquito.
Ukankawayayiwa niya karjañkama, Luego de permanecer allí largo rato,
Sarjawayasaja wakaru jist’awayi: al irse a su vuelo preguntó al buey
Tataya, kusistati sarjatajatatatxa. si se alegraba que por fin se marchase.
Wakasti sawayiwa: El buey le respondió:
Janikiwa yatkayati jutatamata. Ni supe que habías venido.
Janirakiwa amuyt’awayati sarjatamata Tampoco notaré cuando te vayas.
Jakañaxa jani kuna irt’asaxa, jani yäqayasiñatakiwa. Pasar por la vida, sin darle nada a la vida, es ser insignificante
TUKUTA FIN

29

Jararankhuwi qachu qamaqiwimpi

La víbora y la zorra.

Jaliri uma jawiraxa qatatiskana Arrastraba la corriente de un río
mä mijaptata jararanqhu ch’apinaka qutu taypina. a una víbora enroscada en una maraña de espinas.
Qachu qamaqixa uñjasaxa sawayiwa: La vio pasar una zorra que descansaba y exclamó:
Kunti jani wakiki, jani walikipuniñapawa ¡Para tal clase de barco, tal piloto!
Sajra amuyuni jaqitakixa kunasa sajrapuniwa Personas perversas siempre conectan con situaciones perversas.
TUKUTA FIN

30

Phisiwi achakunakawimpi

El gato y las ratas.

Mä utaxa achakunakata aywintawa utt’ana. Había una casa invadida de ratas.
Má pjisixa uka yatisaxa uka utaruwa sarawayi. Lo supo un gato y se fue a ella,
ukatxa juk’ata juk’ata achakunaka manq’suwayawayana.  y poco a poco iba devorando las ratas.
Jupanakasti makhiki phisina chuqitatawaya,xa Pero ellas, viendo que rápidamente eran cazadas,
amtapxiwa p’iyanakapata jani mistsuña. decidieron guardarse en sus agujeros.
Ukhama phisixa janiwa achakunaka katjaña atkanti, No pudiendo el gato alcanzarlas,
amtawayiwa mä phak’a achakunaka mistupxañapataki.  ideó una trampa para que salieran.
Makhatawayiwa pata lawaru Trepó a lo alto de una viga,
warkuntasisa jiwatjama.  y colgado de ella se hizo el muerto.
Ukatsi mä achakuxa jak’achawiwa, uñjawayi, saraki: Pero una de las ratas se asomó, lo vio y le dijo:
Quli masi, jak’u wayakawismasa ¡Oye amiguito, aunque fueras un saco de harina,
janipuniwa jak’achirimati. no me acercaría a ti!
Ñanqhanakaxa kunapachati ñanqhachaña jani atipkiti Los malvados, cuando no pueden dañar a sus víctimas directamente,
kunsa thaqapxakiwa  mayninakaru ñanqhachañataki  buscan un atrayente truco para lograrlo. 
Amtañawa kunti  sumxama, walikipxama qatukañatakixa. Cuídate siempre de lo que te ofrecen como muy lindo y atrayente.
TUKUTA FIN

 

 

 

Janiki acht’amti – No te detengas

 

Walt Whitman  (1819-92)

Janiki jichha uruxa jani kuna jilatatasa tukpanti,    No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
jani kusisitatatamata, jani samkanakama yapxatasa. sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.
Janiki atipayaskamti ch’ama lak’ayatatatampi    No te dejes vencer por el desaliento.
Janiki khitimpisa arust’atawinakamama apaqayaskamti    No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,
arust’añaxa suma wakiwa. que es casi un deber.
Janiki jakawinamanxa suma suma lurañanakaka jaytamuykamti    No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.
Janiki jaytamti iyawa sawayanakaxa arunakasa kamquta arunakasa    No dejes de creer que las palabras y las poesías
aka pacha uraqisaxa mayjt’ayapxaspawa. sí pueden cambiar el mundo.
Kunasa kunaspa ajayusaxa pachpakiskiwa.    Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.
Taqinisa taqi munaniñatanwa.    Somos seres llenos de pasión.
Jakawixa ch’usa wasarawa suma samart’awimpi.    La vida es desierto y oasis.
Jaqurpayayistu, usucht’istu,    Nos derriba, nos lastima,
Yatiyistu nos enseña,
Sartapiruru tukt’ayistu. nos convierte en protagonistas
lurawisanakatxata. de nuestra propia historia.
Wayrasa wart’aspa jiwasanaka tuqi.    Aunque el viento sople en contra,
Suma lurawinakanxa sararaskikiwa. la poderosa obra continúa:
Jumaxa puriyasmawa jisk’a lurawi.    Tu puedes aportar una estrofa.
Janiki kuna pachasa samkanakama jaytamti,    No dejes nunca de soñar,
Kuna laykutixa  jaqixa taqi ch’amanipuniskiwa samkanakanxa. porque en sueños es libre el hombre.
Janiki purkamti ñanqha pantjasiwiru:    No caigas en el peor de los errores:
amukt’awiru el silencio.
Jaqixa juk’ampisa jan amuykaya amukt’atawa jakapxi    La mayoría vive en un silencio espantoso.
Janiki chiqaspapsa ukhama amuykamti,    No te resignes.
Jaltjama    Huye.
“Jaqawisa uraqisana taqpacha utapatanakana Warariwayawaytwa”    “Emito mis alaridos por los techos de este mundo”,
sawayiwa qamquta arunaka utt’aaaaaaayirixa dice el poeta.
mullawaranaka chaninchawaytwa.    Valora la belleza de las cosas simples.
musphaya qamquta arunaka jisk’a yananakata mistuspawa,    Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas,
ukhamaruxa janiwa chawsnati jiwasa  tuqstaru. pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.
Ukaxa mayjt’ayaspawa jakawisa nina ninaru    Eso transforma la vida en un infierno.
Kusisimaya llakiwi puritapata    Disfruta del pánico que te provoca
Jakawisaxa nayrankañapawa tener la vida por delante.
Jakawayama taqi ch’amampi,    Vívela intensamente,
janiki chika chika sin mediocridad.
Amuyt’amaya, jumankiwa jutiwirixa    Piensa que en ti está el futuro
Ukhamaru irnakawayama kusisiñampi jani kuna ajsarasa. y encara la tarea con orgullo y sin miedo.
Yatiqama khitinakatatxa suma yatichiripxi    Aprende de quienes puedan enseñarte.
yatita kankañanaka khitinakatxa sarjapxi    Las experiencias de quienes nos precedieron
sarjata jayllirinakasana de nuestros “poetas muertos”,
Yanapt’apxatanwa uraqiaasana sararakiña te ayudan a caminar por la vida
Aka markaxa jiwasasktanwa    La sociedad de hoy somos nosotros:
Jakiri jayllirinaka    Los “poetas vivos”.
janiki jakawisa chhaqpati jani suma jakasa.    No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas …
TUKUTA FIN