Category Archives: Poesia y canciones

Isupuna aminanaka – Fábulas de Esopo 21 – 30

 

 

21 Anuwi ch’uluwimpi El perro y la almeja.
22 Anuwi uma jawirana qhanch’uwayasipa El perro y su reflejo en el río.
23 Anuwixa mañasuwimpi El perro y el carnicero.
24 Tilinkimpi anuwi El perro con campanilla.
25 Ch’irijañawi sillanqiwimpi El ruiseñor y la golondrina.
26 Urqu wallpawi k’arachupawimpi El gallo y la comadreja.
27 Urqu wallpawinaka p’isaqawimpi Los gallos y la perdiz.
28 Urqu wakawi ch’uspiwimpi El buey y el mosquito.
29 Jararankhuwi qachu qamaqiwimpi La víbora y la zorra.
30 Phisiwi achakunakawimpi El gato y las ratas.

 

 

21

Anuwi ch’uluwimpi

El perro y la almeja.

Mä anuxa, k’awnanaka manq’suri yatjawayatataxa Un perro de esos acostumbrados a comer huevos,
ch’ulu uñstawiruxa, janiwa paya kuti amtkiti al ver una almeja, no lo pensó dos veces,
k’awnachï sasisa, y creyendo que se trataba de un huevo,
mayaki uquntawayi. se la tragó inmediatamente.
Ukatxa makhikiwa, puraka chhujrintataxa, Desgarradas luego sus entrañas,
jani waliruwa puriwayi, ukhamaruxa sawayawayasi: se sintió muy mal y se dijo:
chiqapunisa juchajawa amtataxata — Bien merecido lo tengo, por creer que todo
kuna muruqt’atasa k’awnachi sasina.  lo que veo redondo son huevos.
Janiki kunasa katt’amti jani suma uñjasaxa, Nunca tomes un asunto sin antes reflexionar, 
jani mantañataki chakachakanakaru. para no entrar luego en extrañas dificultades.
TUKUTA FIN

22

Anuwi uma jawirana qhanch’uwayasipa

El perro y su reflejo en el río.

Mä anuwa iñaqañasqanwa jawira Vadeaba un perro un río
acht’ata mä jach’a mujsartasiña aycha. llevando en su hocico un sabroso pedazo de carne.
Uñjawayiwa jawira umana qhanch’ukiri jupa pachparu Vio su propio reflejo en el agua del río
amtawipanxa yaqha anjamakinwa,  y creyó que aquel reflejo era en realidad
yaqha anu aycha acht’ataraki otro perro que llevaba un trozo de carne
juk’ampi jacha aycha. mayor que el suyo.
Mayni anuta apaqña munasaxa Y deseando adueñarse del pedazo ajeno,
antutt’awayi acht’ata aychapa soltó el suyo
mayni anuru apaqañataki mujsa aycha acht’ata. para arrebatar el trozo a su supuesto compadre.
Chiqapa uñjataxa chhqtayawayiwa jupana aychapa Pero el resultado fue que se quedó sin el propio
ukhamaraki maynina, akaxa janiwa utjkanti qhachukikinwa y sin el ajeno: éste porque no existía, sólo era un reflejo,
maynisti, chiqa aychaxa uma jawirawa apasiwayxi. y el otro, el verdadero, porque se lo llevó la corriente.
Janipuniwa kunti mayninki manañati Nunca codicies el bien ajeno, 
Ukhamaxa chhaqayasmawa kunti  katkta. pues puedes perder lo que ya has adquirido con tu esfuerzo.
TUKUTA FIN

23

Anuwixa mañasuwimpi

El perro y el carnicero.

Mä anuwa aycha aljaña utaruwa mantantawayi Penetró un perro en una carnicería,
Mañasuxa uñjasa aycha aliirinakampi jump’intata y notando que el carnicero estaba muy ocupado con sus clientes,
anuxa mayaki aycha achsuwayi jaltasa anqa tuqiru. cogió un trozo de carne y salió corriendo.
Mañasuxa anuru aycha jalayiri uñjasaxa uñch’ukikiwa Se volvió el carnicero, y viéndole huir,
jani jalaña atkasa, sawayakiwa anuruxa y sin poder hacer ya nada, exclamó:
Wawqi anu, kawkintï katjama janiwa uñch’ukisa jaytamati. ¡ Oye amigo! allí donde te encuentre, no dejaré de mirarte!
Janiwa suykañati wastata puriñapa jani walinakaxa. No esperes a que suceda un accidente para pensar en cómo evitarlo.
TUKUTA FIN

24

Tilinkimpi anuwi

El perro con campanilla.

Mä anuxa inamayataki khitirusa kawkirusa achjaña munana Había un perro que acostumbraba morder sin razón.
Uywiripaxa tilinki anuna kunkaparu ñacht’awayi Le puso su amo una campanilla
yaqha jaqinakaru yatiyañataki anu jak’achiri achjañataki para advertirle a la gente de su presencia cercana.
Anusti palasaruwa jalawayi uñjayasiñataki Y el can, sonando la campanilla, se fue a la plaza pública a presumir.
Mä suma amtani awila qachu anusti, sawayiwa: Mas una sabia perra, ya avanzada de años le dijo:
Kunatsa kawkikawki sarnaqta quli masi ¿De qué presumes tanto, amigo?
Tilinki kunkamanxa janiwa sumaru uñjayasiñatakikiti Sé que no llevas esa campanilla por tus grandes virtudes,
Jani ukaxa yatiyañataki  wist’u amtanamaka sino para anunciar tu maldad oculta.
Pachapa q’ayachasiñaxa kawkikawki sarnaqirinakatawa. Los halagos que se hacen a sí mismos los fanfarrones, 
uñjayasipxiwa ch’usa chaniniñapa sólo delatan sus mayores defectos.
TUKUTA FIN
25

Ch’irijañawi sillanqiwimpi

El ruiseñor y la golondrina.

Sillanqixa ch’irijañaruwa amtayawayi Invitó la golondrina a un ruiseñor
uta utachasiña jupjama kunjamtï utacht’asitana,  a construir su nido como lo hacía ella,
Jaqinakana utapa taypina, bajo el techo de las casas de los hombres,
Ukana utjasiña kunjamti jupaxa jakasina jaqinakana taypina. y a vivir con ellos como ya lo hacía ella.
Ch’irijañasti arust’awayiwa sasina Pero el ruiseñor repuso:
Janiwa jaqaña munkti jani walinakata amtasisa jakaña No quiero revivir el recuerdo de mis antiguos males,
Ukatawa nayaxa jayatuqinaki utjasiña munta. y por eso prefiero alojarme en lugares apartados.
Walinaka jani walinakampi qatuqataxa Los bienes y los males recibidos,
amtañanakatakiwa kawkinsa, kunapachansa siempre quedan atados a las circunstancias que los rodearon.
TUKUTA FIN

26

Urqu wallpawi k’arachupawimpi

El gallo y la comadreja.

Mä k’arachupawa urqu wallparu katuntawayi Una comadreja atrapó a un gallo
Jupaxa suma amtawayiyaña munana manq’suñatakixa. y quiso tener una razón plausible para comérselo.
Nayriri ch’atañaxa jaqinakaru k’alayawayatapata La primera acusación fue la de importunar a los hombres
ukhamarusa art’anakampixa janiwa suma ikiykiti.  y de impedirles dormir con sus molestos cantos por la noche.
Urqu wallpasti jaljatawasiwa sasina: janiwa inamayatakikiti Se defendió el gallo diciendo que lo hacía para servirles,
Art’apampi sartayasaxa amtawayayiwa lurawinakaparu saraña. pues despertándolos, les recordaba que debían comenzar sus trabajos diarios.
K’arachupasti yaqha  ch’ataña amtawayi Entonces la comadreja buscó una segunda acusación:
jakawisawisarusawa ñankhachi que maltrataba a la Naturaleza
warminakaru t’ist’añataki, mamapasa, qullakanakapasa pachpaki. por buscar como novias incluso a su madre y a sus hermanas.
Urqu walpasti kutt’ayiwa: luratanakaxaxa janiwa ñanqhakiti Repuso el gallo que con ello también favorecía a sus dueños,
Ukhama jakasaxa wallapanakaxa walja k’awna pustuchapxi– porque así las gallinas ponían más huevos.
Ñanqhachiritakixa janiwa suma amtaxa utjkiti Para el malvado decidido a agredir, 
Janiwa kuna wali amuyuxa sayt’aykiti. no lo para ninguna clase de razones.
TUKUTA FIN

27

Urqu wallpawinaka p’isaqawimpi

Los gallos y la perdiz.

Mä jaqixa pä urqu wallpaninwa. Un hombre que tenía dos gallos,
akatjamata mä p’isaqa alawayi compró una perdiz doméstica
anantasa uywa uyuru mayninakampi manq’añapataki. y la llevo al corral junto con ellos para alimentarla.
Wallpanakasti jaljatapxana, arkanuqapxaqirina. Pero estos la atacaban y la perseguían,
p’isaqasti amtawayiwa yaqhatapata ukhama katjasipxana y la perdiz, pensando que lo hacían por ser de distinta especie,
ukhama aynacht’atawa uchasi. se sentía humillada.
Yaqha urusti uñjawayiwa kunjamsa wallpanakaxa nuwasipxana Pero días más tarde vio cómo los gallos se peleaban entre ellos,
jithikatatxa sapa wallpawa wali wilanchatawa uñjasirina. y que cada vez que se separaban, estaban cubiertos de sangre.
Ukatxa p’isiqaxa amtawayiwa, sasina: Entonces se dijo a sí misma:
Janiwa thithixañaxa munaskituti wallpanakana ñanqhachatapa Ya no me quejo de que los gallos me maltraten
Kuna laykutixa uñjawaytwa janiwa ni jupanakasa walimkipxiti pues he visto que ni aun entre ellos mismos están en paz.
Janiw walinkiri markaru purisaxa  Si llegas a una comunidad donde los vecinos no viven en paz, 
jumaruxa janirakiwa sumaru jakayapxayatamti. ten por seguro que tampoco te dejaran vivir en paz a ti.
TUKUTA FIN

28

Urqu wakawi ch’uspiwimpi

El buey y el mosquito.

Wakana wajraparuwa mä uruxa má ch’uspiwa makhati En el cuerno de un buey se posó un mosquito.
Ukankawayayiwa niya karjañkama, Luego de permanecer allí largo rato,
Sarjawayasaja wakaru jist’awayi: al irse a su vuelo preguntó al buey
Tataya, kusistati sarjatajatatatxa. si se alegraba que por fin se marchase.
Wakasti sawayiwa: El buey le respondió:
Janikiwa yatkayati jutatamata. Ni supe que habías venido.
Janirakiwa amuyt’awayati sarjatamata Tampoco notaré cuando te vayas.
Jakañaxa jani kuna irt’asaxa, jani yäqayasiñatakiwa. Pasar por la vida, sin darle nada a la vida, es ser insignificante
TUKUTA FIN

29

Jararankhuwi qachu qamaqiwimpi

La víbora y la zorra.

Jaliri uma jawiraxa qatatiskana Arrastraba la corriente de un río
mä mijaptata jararanqhu ch’apinaka qutu taypina. a una víbora enroscada en una maraña de espinas.
Qachu qamaqixa uñjasaxa sawayiwa: La vio pasar una zorra que descansaba y exclamó:
Kunti jani wakiki, jani walikipuniñapawa ¡Para tal clase de barco, tal piloto!
Sajra amuyuni jaqitakixa kunasa sajrapuniwa Personas perversas siempre conectan con situaciones perversas.
TUKUTA FIN

30

Phisiwi achakunakawimpi

El gato y las ratas.

Mä utaxa achakunakata aywintawa utt’ana. Había una casa invadida de ratas.
Má pjisixa uka yatisaxa uka utaruwa sarawayi. Lo supo un gato y se fue a ella,
ukatxa juk’ata juk’ata achakunaka manq’suwayawayana.  y poco a poco iba devorando las ratas.
Jupanakasti makhiki phisina chuqitatawaya,xa Pero ellas, viendo que rápidamente eran cazadas,
amtapxiwa p’iyanakapata jani mistsuña. decidieron guardarse en sus agujeros.
Ukhama phisixa janiwa achakunaka katjaña atkanti, No pudiendo el gato alcanzarlas,
amtawayiwa mä phak’a achakunaka mistupxañapataki.  ideó una trampa para que salieran.
Makhatawayiwa pata lawaru Trepó a lo alto de una viga,
warkuntasisa jiwatjama.  y colgado de ella se hizo el muerto.
Ukatsi mä achakuxa jak’achawiwa, uñjawayi, saraki: Pero una de las ratas se asomó, lo vio y le dijo:
Quli masi, jak’u wayakawismasa ¡Oye amiguito, aunque fueras un saco de harina,
janipuniwa jak’achirimati. no me acercaría a ti!
Ñanqhanakaxa kunapachati ñanqhachaña jani atipkiti Los malvados, cuando no pueden dañar a sus víctimas directamente,
kunsa thaqapxakiwa  mayninakaru ñanqhachañataki  buscan un atrayente truco para lograrlo. 
Amtañawa kunti  sumxama, walikipxama qatukañatakixa. Cuídate siempre de lo que te ofrecen como muy lindo y atrayente.
TUKUTA FIN

 

 

 

Janiki acht’amti – No te detengas

 

Walt Whitman  (1819-92)

Janiki jichha uruxa jani kuna jilatatasa tukpanti,    No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
jani kusisitatatamata, jani samkanakama yapxatasa. sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.
Janiki atipayaskamti ch’ama lak’ayatatatampi    No te dejes vencer por el desaliento.
Janiki khitimpisa arust’atawinakamama apaqayaskamti    No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,
arust’añaxa suma wakiwa. que es casi un deber.
Janiki jakawinamanxa suma suma lurañanakaka jaytamuykamti    No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.
Janiki jaytamti iyawa sawayanakaxa arunakasa kamquta arunakasa    No dejes de creer que las palabras y las poesías
aka pacha uraqisaxa mayjt’ayapxaspawa. sí pueden cambiar el mundo.
Kunasa kunaspa ajayusaxa pachpakiskiwa.    Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.
Taqinisa taqi munaniñatanwa.    Somos seres llenos de pasión.
Jakawixa ch’usa wasarawa suma samart’awimpi.    La vida es desierto y oasis.
Jaqurpayayistu, usucht’istu,    Nos derriba, nos lastima,
Yatiyistu nos enseña,
Sartapiruru tukt’ayistu. nos convierte en protagonistas
lurawisanakatxata. de nuestra propia historia.
Wayrasa wart’aspa jiwasanaka tuqi.    Aunque el viento sople en contra,
Suma lurawinakanxa sararaskikiwa. la poderosa obra continúa:
Jumaxa puriyasmawa jisk’a lurawi.    Tu puedes aportar una estrofa.
Janiki kuna pachasa samkanakama jaytamti,    No dejes nunca de soñar,
Kuna laykutixa  jaqixa taqi ch’amanipuniskiwa samkanakanxa. porque en sueños es libre el hombre.
Janiki purkamti ñanqha pantjasiwiru:    No caigas en el peor de los errores:
amukt’awiru el silencio.
Jaqixa juk’ampisa jan amuykaya amukt’atawa jakapxi    La mayoría vive en un silencio espantoso.
Janiki chiqaspapsa ukhama amuykamti,    No te resignes.
Jaltjama    Huye.
“Jaqawisa uraqisana taqpacha utapatanakana Warariwayawaytwa”    “Emito mis alaridos por los techos de este mundo”,
sawayiwa qamquta arunaka utt’aaaaaaayirixa dice el poeta.
mullawaranaka chaninchawaytwa.    Valora la belleza de las cosas simples.
musphaya qamquta arunaka jisk’a yananakata mistuspawa,    Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas,
ukhamaruxa janiwa chawsnati jiwasa  tuqstaru. pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.
Ukaxa mayjt’ayaspawa jakawisa nina ninaru    Eso transforma la vida en un infierno.
Kusisimaya llakiwi puritapata    Disfruta del pánico que te provoca
Jakawisaxa nayrankañapawa tener la vida por delante.
Jakawayama taqi ch’amampi,    Vívela intensamente,
janiki chika chika sin mediocridad.
Amuyt’amaya, jumankiwa jutiwirixa    Piensa que en ti está el futuro
Ukhamaru irnakawayama kusisiñampi jani kuna ajsarasa. y encara la tarea con orgullo y sin miedo.
Yatiqama khitinakatatxa suma yatichiripxi    Aprende de quienes puedan enseñarte.
yatita kankañanaka khitinakatxa sarjapxi    Las experiencias de quienes nos precedieron
sarjata jayllirinakasana de nuestros “poetas muertos”,
Yanapt’apxatanwa uraqiaasana sararakiña te ayudan a caminar por la vida
Aka markaxa jiwasasktanwa    La sociedad de hoy somos nosotros:
Jakiri jayllirinaka    Los “poetas vivos”.
janiki jakawisa chhaqpati jani suma jakasa.    No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas …
TUKUTA FIN

 

 

 

 

 

 

Isupuna aminanaka – Fábulas de Esopo 11 a 20

 

11 Wich’inka khuchuqata qachu qamaqiwi La zorra con el rabo cortado.
12 Qachu qamaqïwi yapuchiri chachawimpi La zorra y el hombre labrador.
13 K’ayrawinakä waña qhhuchawimpi. Las ranas y el pantano seco.
14 Qhuchha utjasiri k’ayräwi thakina utjasiri k’ayrawimpi La rana del pantano y la rana del camino.
15 K’ayrawina arust’awipa qulliriru tukuri qamaqiwimpi La rana que decía ser médico y la zorra.
16 Pampacha anuwinaka Los dos perros.
17 Manq’ata awtjata anunaka Los perros hambrientos.
18 Anuna achjata jaqi El hombre al que mordió un perro.
19 Anuwi phayiriwimpi El perro y el cocinero
20 Anuwi, urqu wallpawi, qachu qamaqiwimpi El perro, el gallo y la zorra.

 

11

Wich’inka khuchuqata qachu qamaqiwi

La zorra con el rabo cortado.

Ma qachu qamaqiwa jaqi uyuna wich’inka khuchhuqayasitana, Una zorra a la cual un cepo le había cortado la cola,
wali p’inqachatawapuninwa estaba tan avergonzada,
uñjasisa jakawipa ñajuntata, arpt’ayata. que consideraba su vida horrorosa y humillante,
Jikikipasiñatakisti amtawayatanawa masinakapaaru arunchaña por lo cual decidió que la solución sería aconsejar
taqinisa wich’inka khuchhuqayasipxañapataki, a las demás hermanas cortarse también la cola,
ukhama imt’asiña mayninakampi para así disimular con la igualdad general,
jupana p’inqapxama su defecto personal.
Jawsthapayiwa masinakaparu, Reunió entonces a todas sus compañeras,
Tantachawinxa sawayiwa: wich’inqaxa inamayatatakiwa, diciéndoles que la cola no sólo era un feo agregado,
ukhamarusa inamayata q’ipxarañataki. sino además una carga sin razón.
Ukhama ist’asaxa mayni masipaxa sawayawiwa: Pero una de ellas tomó la palabra y dijo:
quli kullaka, jani p’inqamaspaxa Oye hermana, si no fuera por tu conveniencia de ahora,
pachpakipuniti sawayawayasma. ¿nos darías en realidad este consejo?
Arunchirinakatxa imantasiñawa Cuídate de los que dan consejo en busca de su propio beneficio,
jupanakana p’inqata mayacht’añatakixa kunsa sapjakispawa. y no por hacer realmente un bien.

12

Qachu qamaqïwi yapuchiri chachawimpi

La zorra y el hombre labrador.

Mä yapuchiri tatawa walpuni uñisiña mä qachu qamaqiru Había un hombre que odiaba a una zorra
Kuna laykutixa sapa kutiwa uywa, juyra apjarawayayirina porque le ocasionaba algunos daños ocasionalmente.
Walja kuti katjaña munasaxa, mä kutixa katjapuniwa. Después de mucho intentarlo, pudo al fin cogerla,
ukhama qachu qamaqi waniñapatakixa, y buscando vengarse de ella,
wich’inkaparu ñach’antatana warira llulluntata ninampi wiyt’asa. le ató a la cola una mecha empapada en aceite y le prendió fuego.
Alaxpachanxa utjiwa uñjirixa, ukasti qachu qamaqiru arkayawayi Pero un dios llevó a la zorra
yapuchiri chachana yapuparu. a los campos que cultivaba aquel hombre.
Uka pachaxa taqi kunawa wakichatana Era la época en que ya se estaba listo
achunaka apthapiñataki para la recolección del producto
Yapuchiristi qachu qamaqiru arkasaxa uñjawayiwa jacht’asisa y el labrador siguiendo a la raposa, contempló llorando,
kunjamsa wakichata juyra qamaqixa wiykatirina cómo al pasar ella por sus campos,
naqhantayasa puqutanakapa. se quemaba toda su producción.
Suma amuyt’iriniñawa, suma jaqi, Procura ser comprensivo e indulgente,
kunalaykutixa yaqhanakaru ñanqhachiñaxa pues siempre sucede que el mal que generamos,
kutt’aniriwa jiwaspacharu. tarde o temprano se regresa en contra nuestra.

13

K’ayrawinakä waña qhhuchawimpi.

Las ranas y el pantano seco.

Pä k’ayranakawa utjasipxanwa kusa jach’a qhuchana Vivían dos ranas en un bello pantano,
awti pacha puritaruxa wañsuwayi. pero llegó el verano y se secó,
k’ayranakaxa jaytawayapxi yaqha qhucha thaqañataki. por lo cual lo abandonaron para buscar otro con agua.
Puriwayapxiwa mä mik’aya p’uchuru, wali uma phuqantata, Hallaron en su camino un profundo pozo repleto de agua,
Ukhama uñjasaxa mä k’ayraxa mayniruxa sawayayiwa . y al verlo, dijo una rana a la otra:
Quli masi, pampachani aka p’uchuru saraqañani. Amiga, bajemos las dos a este pozo.
Inasa aka p’uchuxa pachparaki wañsuspa, Pero, y si también se secara el agua de este pozo,
mayni k’ayrasti sawayiwa, kunjamsa mistjañani aka p’uchuta. repuso la compañera –, ¿Cómo crees que subiremos entonces?
Kunsa lurañatakixa Al tratar de emprender una acción,
suma amtawayaña walipasa janisa walipa. analiza primero las consecuencias de ella.
14 Qhuchha utjasiri k’ayräwi thakina utjasiri k’ayrawimpi La rana del pantano y la rana del camino.
Má k’ayrawa walikusisita utjasinwa jach’a qhuchha taypina Vivía una rana felizmente en un pantano profundo,
thakita jayamukuta alejado del camino,
wawqi masipasti kawkikiwa utjasinwa mientras su vecina vivía muy orgullosa
thaki taypina jisk’a juqhuna en una charca al centro del camino.
Jach’a qhuchana utjasiri k’ayrasti masiparu sawayiwa: La del pantano le insistía a su amiga
jakawijaru jitjama, thakita jayamukuta, que se fuera a vivir al lado de ella, alejada del camino;
ukanxa sumankaiwa jani kuna sustjasiñampi. que allí estaría mejor y más segura.
Juqhuna jakiri k’ayrasti janikiwa iyawa siti, Pero no se dejó convencer,
sawayiwa: wali ch’amaspawa utjawipa jaytañaxa, diciendo que le era muy difícil abandonar
utjawipana kawkintixa jakana, jakki, jakani, kusisita. una morada donde ya estaba establecida y satisfecha.
Yaqha urusti thaki pata tuqi Y sucedió que un día pasó por el camino,
juqhu taypiru sarawayiwa mä carretona, sobre la charca, un carretón,
juqhuna utjasiri k’ayraru pallallt’asa. y aplastó a la pobre rana que no quiso aceptar el mudarse.
Walikipaña utt’awiruxa janiwa mayst’añakiti. Si tienes la oportunidad de mejorar tu posición, no la rechaces.

15

K’ayrawina arust’awipa qulliriru tukuri qamaqiwimpi

La rana que decía ser médico y la zorra.

Mä uruxa k’ayrawa arust’atawayi mayninakaru taqi ch’amapampi. Gritaba un día una rana desde su pantano a los demás animales:
Qulliritwa, qulliritwa, taqi usunaka uñt’awayta ¡Soy médico y conozco muy bien
ukhamarusa uññt’wa taqi qullanaka, taqi usunakataki. todos los remedios para todos los males!
Má qachu qamaqixa uka isch’ukisaxa k’ayraru sawayiwa: La oyó una zorra y le reclamó:
Kunjamraki jumasti qulliritwa, qulliritwa, sasasti arch’uktasti. ¿Cómo te atreves a anunciar ayudar a los demás,
juma pachpasa qilumata jani qullasiña attasti. cuando tú misma cojeas y no te sabes curar?
Janiwa arut’añakiti kunti jani lurawimpi atiña. Nunca proclames ser lo que no puedes demostrar con el ejemplo.

16

Pampacha anuwinaka

Los dos perros.

Ma jaqixa pä anuninwa Un hombre tenía dos perros.
Mayaxa chuqiriñataki, maynisti uta uñjañataki Uno era para la caza y otro para el cuido.
Kunapachatí chuqiriru misturinxa chuqiri anuruwa irpirina Cuando salía de cacería iba con el de caza,
kunasa katxasaxa kut’awitasti, y si cogía alguna presa, al regresar,
uta uñjiri anuruxa wajt’rinwa suma aycha. el amo le regalaba un pedazo al perro guardián.
Ñanqhasitatasti chuqiriri anuxa, Descontento por esto el perro de caza,
sawayawiwa mayniparuxa lanzó a su compañero algunos reproches:
jupa sapakiwa mistuwayawayi, kunaymani chijini que sólo era él quien salía y sufría en todo momento,
mayni anusti, uta uñjiristi, mientras que el otro perro, el cuidador,
jani kunsa lurasa, jani kuna chini jalasa, q’ayachtatanwa. sin hacer nada, disfrutaba de su trabajo de caza.
Uta uñjiri anustu, akhama sawayawi: El perro guardián le contestó:
Janiwa nayaruxa kunsa sistasmati, jaqiruwa sañama. ¡No es a mí a quien debes reclamar sino a nuestro amo
kunalaykutixa irnaqa yatichañajaruxa, jumjamaruxa ya que en lugar de enseñarme a trabajar como a ti,
yatichituwa sumana jaqaña, yaqha irnaqirinakaxatxata. me ha enseñado a vivir tranquilamente del trabajo ajeno
Jilirinakamaruxa mayiwayapunitawa Pide siempre a tus mayores
suma wakichasiwisinaka yatichayasiña que te enseñen una preparación
suma irnaqawi sumankañataki. y trabajo digno para afrontar tu futuro,
Ukhamarusa ch’amanchasima suma yatiqañataki. y esfuérzate en aprenderlo correctamente.

17

Manq’ata awtjata anunaka

Los perros hambrientos.

Anunakaxa uñjapxiwa jawira manqhana Vieron unos perros hambrientos en el fondo de un arroyo
juquchata lip’ichinaka jarsuñataki uchata. unas pieles que estaban puestas para limpiarlas;
anunakaxa katuntaña yant’apxi, umasti janiwa atiykiti pero como debido al agua que se interponía no podían alcanzarlas
Jupanakaxa amtapxiwa jawira uma tuksuña lip’ichi katuñataki decidieron beberse primero el agua para así llegar fácilmente a las pieles.
Umantasa, umantasaxa, inapuniki, lip’ichi katuña munasaxa Pero sucedió que de tanto beber y beber,
waljapuni umantasaxa phatanka phallayaykama. reventaron antes de llegar a las pieles.
Amtaña, jisk’a thakinakaxa janipuniwa jisk’akiti Ten siempre cuidado con los caminos rápidos,
janipunirakiwa puriñaru puriykiti. pues no siempre son los más seguros.

18

Anuna achjata jaqi

El hombre al que mordió un perro.

Má anuwa mä jaqiru achjawayi, Un perro mordió a un hombre,
jaqisti taqi tuqiruwa jalt’awayi qullayasuñataki. y éste corría por todo lado buscando quien le curara.
Mä uta masipaxa sawayiwa: Un vecino le dijo
mä jisk’a t’ant’a achjata aywiri wilampi wilamchata que mojara un pedazo de pan con la sangre de su herida
achjiri anuru jaqtawayama. y se lo arrojase al perro que lo mordió.
Chhuxrintata jaqisti kutkatawayiwa Pero el hombre herido respondió:
Ukahama anuxa q’ayachtatani9wa, ¡Si así premiara al perro,
taqi anunakaxawa, markasata, nayaru achjiri jutapxitaspa. todos los perros del pueblo vendrían a morderme!
Q’ayacht’aña ñanqhachirinakaruxa janiwa walikiti Grave error es alagar la maldad,
Ukhama jani walinakaxa janiwa tukuykaspati. pues la incitas a hacer más daño todavía.

19

Anuwi phayiriwimpi

El perro y el cocinero.

Má jaqixa wakichawiwa jayp’u manq’a Preparó un hombre una cena
wawqi masinakaparu q’ayaych’añataki, utankiriwinakampi. en honor de uno de sus amigos y de sus familiares.
Anupasti jawsarakiwa mä masiparu. Y su perro invitó también a otro perro amigo.
Utaru jutama, walja manq’awa utjani, sasina. — Ven a cenar a mi casa conmigo — le dijo.
Jawsata anusti purt’awayiwa wali kusisita Y llegó el perro invitado lleno de alegría.
Uñatatawayiwa kunanaksa utjana manq’añataki, amuyt’asa: Se detuvo a contemplar el gran festín, diciéndose a sí mismo:
Akapi kusaxa, kusapiniruwa puriwaytxa. ¡Qué suerte tan inesperada!
Manq’suwayawa sisantañkama, walja uru jani manq’añataki. Tendré comida para hartarme y no pasaré hambre por varios días.
Ukhama amuytatawaykasaxa Estando en estos pensamientos,
wich’inka laphapiyaskana utana wali uñt’ataspasa. meneaba el rabo como gran viejo amigo de confianza.
Akatjamawa phayirixa uñjawayasa wich’inka laphapiri anuru Pero al verlo el cocinero
jalasa jaltasa taqi tuqiru, utapankaspasa, ukhama moviéndose alegremente de allá para acá,
kayunakapata katjasaxa lo cogió de las patas
jani kuna amtasa t’uju tuqita ankaru jaqutatawayi. y sin pensarlo lo arrojó por la ventana.
Anusti wali wajasisa jaltawayi. El perro se volvió lanzando grandes alaridos,
uta saraña thakina sarasaxa yaqha anunakaxa jist’apxiwa: y encontrándose en el camino con otros perros, estos le preguntaron:
Qhawksa manq’awayta kusisiña utana. ¿Cuánto has comido en la fiesta, amigo?
Walja umasaxa, waljpuni umantataxa, De tanto beber, — contestó — tanto me he embriagado,
janiwa amtaskti kunjamsa mistuwaypachata.- que ya ni siquiera sé por donde he salido.
Janiwa iyawa sañakiti khitinakaruxa wajt’asiña munapxi No te confíes de la generosidad que otros prodigan
yaqhankirinakatxa. con lo que no les pertenece

20

Anuwi, urqu wallpawi, qachu qamaqiwimpi

El perro, el gallo y la zorra.

Ma pachäxa mä anu, mä urqu wallpampiwa Cierta vez un perro y un gallo
mayacht’asipxi sarawayañataki uraqisana uñañanakataki. se unieron en sociedad para recorrer el mundo.
Má arumt’xaruxa ikiñataki wakichasipxi Llegada una noche,
urqu wallpaxa quqa pataruwa jalkatawayi, el gallo subió a un árbol
anusti quqa kayuru jipt’awayi. y el perro se recostó al pie del tronco.
Urqu wallpaxa yatitjamaxa willjtaruwa arst’awayi. Y como era su costumbre, cantó el gallo antes del amanecer.
Qachu qamaqixa urqu wallpana arst’atatapa ist’asaxa Oyó su canto una zorra
makhikiwa jalt’awayi uka tuqiru, y corrió hacia el sitio,
quqa kayuru sayt’asa parándose al pie del árbol.
Urqu walparuwa achikawayawayisa saraqañapataki, Le rogó que descendiera,
jamp’atakiñataki qhitirutixa ukhama suma musq’a arst’anini. pues deseaba besar a un animal que tenía tan exquisita voz.
Urqu walpasti kutkatawayiwa: Le replicó entonces el gallo que por favor,
tataya, nayraqataxa sartayama uta uñjiriru primero despertara al portero
Jupaxa ikiskiwa quqa kayuna. que estaba durmiendo al pie del árbol.
Anusti maya sarthapisaxa Y entonces el perro,
qamaqiru uñjasa urqu wallparu jarriyt’atapa cuando la zorra buscaba como establecer conversación con el portero,
makhiki thuqtapisa qamaqiru   jiwt’ayawayi. le saltó encima descuartizándola.
Suma amuyuwa, kunapachatixa   jach’anchata awkhi uñstaruxa Es inteligente actitud, cuando encontramos un enemigo poderoso,
saramuyuyaña juk’ampi   ch’amaniru tuqi.. encaminarlo a que busque a otros más fuertes que nosotros.

 

 

 

Isupuna Aminanaka. Fábulas de Esopo

1 Chhiqa khuchhuqata pakawi qachu qamaqiwimpi El águila de ala cortada y la zorra.
2 Pakäwi qachu qamaqiwimpi El águila y la zorra.
3 Pakäwi mich’iwimpi El águila y la flecha.
4 Pakäwi pä urqu wallpawinakampi El águila y los gallos.
5 Qamaqiwinaka phuqhsuta jach’a jawira lakana Las zorras a orillas del río Meandro.
6 Qachu qamakiwina phatanqa phuqantatawiparu La zorra a la que se le llenó su vientre.
7 Qachu qamaqiwi ch’apiwimpi. La zorra y el espino
8 Qachu qamaqïwi katariwimpi La zorra y la serpiente.
9 Qachu qamaqiwi anuwimpi La zorra y el perro.
10 Qachu qamaqïwi qawra chiwuwimpi p’uchu manqhana. La zorra y el chivo en el pozo.
     
     
1

Chhiqa khuchhuqata pakawi qachu qamaqiwimpi

El águila de ala cortada y la zorra.

     
  Mä uruxa mä jaqiwa mä paka katjatana, Cierto día un hombre capturó a un águila,
  chhiqanakapa mururt’asa wallpa uyuru ananantasa le cortó sus alas y la soltó en el corral 
  wallpanakapa taypiru. junto con todas sus gallinas. 
  Pakaxa llakisitawa p’urpuwayxi, ukhamaru puritatxa Apenada, el águila, quien fuera poderosa,
  p’iqi alintasa, janiwa kuna manq’asa munkanti bajaba la cabeza y pasaba sin comer: 
  inamayaki, jist’antata, qhuya warmjama. se sentía como una reina encarcelada.
  Yaqha chachaxa ukhama uñjasaxa paka alawayi. Pasó otro hombre que la vio, le gustó y decidió comprarla.
  Khuchhuqata phuyunaka jik’suwayi wastata jilanuqayasa. Le arrancó las plumas cortadas y se las hizo crecer de nuevo. 
  Pakaxa ch’amanchataxa, machaqa phuyunakampixa, Repuesta el águila de sus alas, 
  pataru jaltawayi mä wisk’acha  katjañkama, alzó vuelo, apresó una liebre
  apañataki khuyapayayiriruparu. para llevársela en agradecimiento a su liberador.
  Qachu qamaqixa uka uñjasaxa, La vio una zorra y maliciosamente 
   ñanqhapitata sawayawi: la mal aconsejaba diciéndole:
  Janiki apkamti khitirutixa qhuyapaytama, No le lleves la liebre al que te liberó,
  Jani ukaxa khitirutixa katjtawaytama,  sino al que te capturó; 
  kuna laykutixa khuyapayirixa, ukhamapuniniwa pues el que te liberó
  khuyapayiripuniniwa, jupaxa suma jaqiwa ya es bueno sin más estímulo.
  Mayni jaqiruwa llamp’uchañamaxa Procura más bien ablandar al otro,
  inasa wastata katjiristama no vaya a atraparte de nuevo
  ukhamaxa taqi chhiqanakama khuchhuqiristama y te arranque completamente las alas.
     
  Khuyapayirinakampixa walinkikipuniñawa Siempre corresponde generosamente con tus bienhechores, 
  ñanqharichirinakatxa jayankañawa,  y por prudencia mantente alejado de los malvados 
  jupanakaxa janipuniwa wali luraykatamati. que insinúan hacer lo incorrecto.
     
2

Pakäwi qachu qamaqiwimpi

El águila y la zorra.

  Isupuna aminanaka Fábulas de Esopo
     
  Mä pakaxa mä qamaqimpixa wali wawqintatatxa, Un águila y una zorra que eran muy amigas 
  chika chikawa jakaña amtapxi. decidieron vivir juntas
  Ukhama suma ch’amanchaña wawqiptamapa. con la idea de que eso afianzaría su amistad.
  Pakaxa ajlliwayiwa mä jach’a quqa, uka patana k’awnachañataki. El águila escogió un árbol muy elevado para poner allí sus huevos, 
  Qamaqisti qhura taypinakaruwa wawanakapa ananti mientras que la zorra soltó a sus hijos bajo unas zarzas 
  uraqi patana, pachpa quqa kayuru. sobre la tierra al pie del mismo árbol.
  Mä urusti, qamaqi manq’a thaqiri mistuwaykamaxa, Un día que la zorra salió a buscar su comida, 
  pakaxa, manq’ata awtjataxa, el águila, que estaba hambrienta,
  qhuranaka taypiru jaltawayi, qamaqi qallunaka katjawayasa, cayó sobre las zarzas, se llevó a los zorruelos,
  Pakäxa chhilwinakapampixa wali sisantapxi.  y entonces ella y sus crías se regocijaron con un banquete.
  Qamaqixa kutt’aniwa  Regresó la zorra 
  juk’ampi llakt’apaxa pakaru jani atiña katjañataki. y más le dolió el no poder vengarse, 
  wawa qallunakapana manq’sutatata que saber de la muerte de sus pequeños; 
  Kunjamraki jupasti, uraqinakanaki jaliri ¿Cómo podría ella, siendo un animal terrestre,
  jani lakampu patanakana utt’iri, arkaspasti laqampuna jalirurusti.  sin poder volar, perseguir a uno que vuela? 
  Jacht’akiwayiwa jujarasisa ch’ama laq’a Tuvo que conformarse con el usual consuelo de los débiles e impotentes: 
  Jaya tuqi ñanqhachaña awqhaparu maldecir desde lo lejos a su enemigo.
  Ñanqhachirinakaruxa ñanqhaxa purirakiwa Mas no pasó mucho tiempo para que el águila
  jank’akiwa katuyiri wawqi ñanqhachirinakaruxa  recibiera el pago de su traición contra la amistad. 
  Awatirinakawa ninampi qawra aycha kankasipkana Se encontraban en el campo unos pastores sacrificando una cabra; 
  Ukaruwa pakaxa jalt’i jisk’a aycha katjapisa tapaparu apasa cayó el águila sobre ella y se llevó una víscera 
  aychxa k’ajkiri apawayi, antutjasa tapapa taypiru que aún conservaba fuego, colocándola en su nido.
  Ukjaruxa thaytawayiwa nina wiyatatasa pakana tapapana, Vino un fuerte viento y transmitió el fuego a las pajas, 
  ukanxa paka chhilwinakaxa nakhantapjarakiwa, ardiendo también sus pequeños aguiluchos, 
  jisk’atachapatatxa janiwa jaltirinakanti, uraqiru jalanuqasa. que por pequeños aún no sabían volar, los cuales se vinieron al suelo.
  Qamaqixa jalt’awayi paka chhilwinaka katusa manq’suwayi Corrió entonces la zorra, y tranquilamente devoró 
  mayata mayata paka tayka uñjatata a todos los aguiluchos ante los ojos de su enemiga.
     
  Janiwa waqisiwi ñankhachañakiti Nunca traiciones la amistad sincera, pues si lo hicieras, 
  Uka lurataruxa kuna jani walisa purxapuniwa. tarde o temprano del cielo llegará el castigo.
     
3

Pakäwi mich’iwimpi

El águila y la flecha.

     
  Isupuna aminanaka Fábulas de Esopo
     
  Mä pakawa qarqa qullu patana jipiskana, Estaba asentada un águila en el pico de un peñasco 
  wisk’achanaka mistuña uñch’ukisa. esperando por la llegada de las liebres.
  Maysatsti wakichata chuqiriwa pakaru uñji, makhiki mich’imptasa Mas la vio un cazador, y lanzándole una flecha le atravesó su cuerpo.
  Pakaxa janchipa mich’impi junutatata uñjasisaxa Viendo el águila entonces que la flecha 
  mich’ixa phuyunakampi lurata uñjasaxa llakita sawayi:  estaba construida con plumas de su propia especie exclamó:
  Akhama llakiñaxa. Jakawi tukusiña  ¡Qué tristeza, terminar mis días por causa
  phuyunakata lurata mich’impixä. de las plumas de mi especie!
     
  Juk’ampi llakiñawa Más profundo es nuestro dolor 
   jiwasana awqhasiñampi jiwañaxa. cuando nos vencen con nuestras propias armas.
     
4

Pakäwi pä urqu wallpawinakampi

El águila y los gallos.

  Isupuna aminanaka Fábulas de Esopo
     
  Pä urqu wallpanakawa qachu wallpanaka layku ch’ajwapxana Dos gallos reñían por la preferencia de las gallinas;
  Paypachanitxa mayniwa atipt’i mayniru ch’umi tuqiru jalayasa y al fin uno puso en fuga al otro.
  Atipxata urqu wallpaxa llakitawa chu’umina chhaqtawayi Resignadamente se retiró el vencido a un matorral,
  imantasisa jani uñjkaya. ocultándose allí. 
  Atipt’iri urqu wallapasti wali kusisita pirqa pataru maqhati  En cambio el vencedor orgulloso se subió a una tapia alta 
  Taqi chamapampi arst’asa, ququruqü… dándose a cantar con gran estruendo.
  Ukankipansti mä jach’a pakawa jalljati wayusiñataki. Mas no tardó un águila en caerle y raptarlo.
  Ukapachatpata atipt’ata urqu wallpaxa sayt’awayi Desde entonces el gallo que había perdido la riña 
  taqi wallpanakampi  se quedó con todo el gallinero.
     
  Yatiñawa, Khititi kawkikawki tukurixa luratanapatxa, A quien hace alarde de sus propios éxitos, 
  Uñstakiriwa khititixa uka kawki kawki tukuta apaqañatakixa. no tarda en aparecerle quien se los arrebate.
     
  TUKUTA FIN
     
5

Qamaqiwinaka phuqhsuta jach’a jawira lakana

Las zorras a orillas del río Meandro.

     
  Mä uruxa phuqantata jawira lakana tamachasipxiwa qamaqinakaxa  Se reunieron un día las zorras a orillas del río Meandro
  mallq’a pharjata t’akuyañataki, con el fin de calmar su sed;
  jawirasti wali qunchuntata, janiwa jak’añjamakanti. pero el río estaba muy turbulento, 
  Taqiniwa mayat mayata jariyasipxi, y aunque se estimulaban unas a otras, 
  janiwa khitisa yant’aña munkanti juri jawiraru mantaña ninguna se atrevía a ingresar al río de primera.
  Maynikiwa art’awayi t’iskuntañaki Al fin una de ellas habló,
  mayninakaru jisk’achaña munasa, mayninakaru wawch’ukisa  y queriendo humillar a las demás, se burlaba de su cobardía
  kawkikipasa, jupakisa chaniniskaspa. presumiendo ser ella la más valiente. 
  Ukhama jurintata umaru thuquntawayi, jani ajsarasa. Así que saltó al agua atrevida e imprudentemente. 
  Wali ch’amani jawirasti chikachikataruwa jalayawayi, Pero la fuerte corriente la arrastró al centro del río,
  mayni qamaqinakasti jawira lakata uñtasa arust’awayapxi  y las compañeras, siguiéndola desde la orilla le gritaban:
  Janiki jaytawayapxistati, kutt’animä ¡No nos dejes compañera, vuelve
  sapxita kunjamasa uma umapxä jani chijini y dinos como podremos beber agua sin peligro!
  Jawiraru jalt’iristi, jani chijini, jawirarampi qatatayasi Pero la imprudente, arrastrada sin remedio alguno,
  Niya jiwañaru uñjasinsti, aruskipawayi, sasina: y tratando de ocultar su cercana muerte, contestó:
  Jichhaxa tata khuyachiriruwa mä arust’awi apaskta, Ahora llevo un mensaje para Mileto; 
  Kutt’aniraruxa yatiyapxamawa  kunjamsa lurawayaña. cuando vuelva les enseñaré cómo pueden hacerlo.
     
  Chiqapunisa kawkiki kawkiki sarnaqirinakaruxa  Por lo general, los fanfarrones 
  chiji jak’ankapunipxiwa siempre están al alcance del peligro.
     
6 Qachu qamakiwina phatanqa phuqantatawiparu La zorra a la que se le llenó su vientre.
     
  Mä manq’ata awtjata qachu qamaqixa   Una zorra hambrienta encontró 
  thuru tinkuta quqana en el tronco de una encina
  mä t’uju manqhana uñjatana   unos pedazos de carne y de pan 
  kusa aychä t’ant’ampi awatirinakana imata.  que unos pastores habían dejado escondidos en una cavidad. 
  uka t’ujuru mantasaxa taqi manq’suwayatana. Y entrando en dicha cavidad, se los comió todos.
  Phatanqa phuqantataxa t’ujuta janiwa mistuña atkanti. Pero tanto comió y se le agrandó tanto el vientre que no pudo salir.
  Inamayaqiwa mistuña yant’atana, ukjaruxa ayquwayxi. Empezó a gemir y a lamentarse del problema en que había caído.
  Jani amtata yaqha qamakixa jalakipawayi, Por casualidad pasó por allí otra zorra,
  qamaqina ayqupa ist’asaxa, jak’achaxa jhiskt’awayi y oyendo sus quejidos se le acercó y le preguntó que le ocurría. 
  Kamachisa, kunatsa ayquskta. Maq’sutatapata  yatisaxa, sawayi: Cuando se enteró de lo acaecido, le dijo:
  Ukankakima, suyt’ama ch’itinta purakama jikitatañkama ¡Pues quédate tranquila hermana hasta que vuelvas
  Kunjamayawayatasa t’uxu jikikañkama. a tener la forma en que estabas, entonces de seguro
  Ukatxa jasakiwa mistuwayxata. podrás salir fácilmente sin problema!
     
  Suma amuyumpixa kunasa chiqachasiwa. Con paciencia se resuelven muchas dificultades.
     
7 Qachu qamaqiwi ch’apiwimpi. La zorra y el espino
     
  Mä qachu qamaqiwa thuqunakaskana ch’apì taypinakana Una zorra saltaba sobre unos montículos, 
  niyapuniwa tinkurjamaru uchasi. y estuvo de pronto a punto de caerse. 
  Jani tinkuñatakixa katjawayasiwa ch’apiru, Y para evitar la caída, se agarró a un espino,
  ari ch’apinakaxa kayunakaparu junt’awayawayi,  pero sus púas le hirieron las patas, 
  ch’apinakampi usuchataxa, y sintiendo el dolor que ellas le producían, 
  ch’apíruxa sawaya: le dijo al espino
  Jumaruwa achikt’asta yanpayasiñataki, jumasti chhujrintawayista ¡ Acudí a ti por tu ayuda, y más bien me has herido. !
  Ch’apisti makhikiwa kutt’awayi. A lo que respondió el espino:
  Quli masi jumawa juchanitaxa nayata katt’asitamatxa, ¡Tú tienes la culpa amiga, por agarrarte a mí,
  Sumpuniwa yatisktaxa kunjanti t’irintañatakixa sumapunitwa. bien sabes lo bueno que soy para enganchar
  taqiniru chhujrintasa,  y herir a todo el mundo, 
  jumasti janiwa jani yaqañatakitati. y tú no eres la excepción!
     
  Janiwa yanapa mayiñakiti khitirutixa ñanqhachasiri.  Nunca pidas ayuda a quien acostumbra a hacer el daño.
     
     
8 Qachu qamaqïwi katariwimpi La zorra y la serpiente.
     
  Mä jach’a ijusa quqawa utt’atana thaki tuqi patana Se encontraba una higuera a la orilla de un camino,
  qamaqixa, quqa kayunxa ikiskiri lunkhu katari uñjawayi. y una zorra vio junto a ella una serpiente dormida.
  Munapawayasa katarina sayt’u lunkhu janchipa Envidiando aquel cuerpo tan largo, 
  Amuyt’asa inasa kikipaña jani ukaxa jikikipaña  y pensando en que podría igualarlo,
  qamaqixa winkt’awayi katari jak’aru   se echó la zorra a tierra al lado de la serpiente 
  yant’asa mucht’atatasiña, mayampi, mayampi. e intentó estirarse cuanto pudo.
  Walja kuti yant’awayi muchat’atasiña  Tanto esfuerzo hizo, hasta que al fin, 
  inamaya yant’asa p’usquwayatata phallawayi. por vanidosa, se reventó.
     
  Janiwa uñjañakiti jukampi jach’anakaruxa kikipaña No imites a los más grandes, 
  sapa mayniwa utt’ata kunjamaki ukhama. si aún no tienes las condiciones para hacerlo.
     
     
9 Qachu qamaqiwi anuwimpi La zorra y el perro.
     
  Qamaqiwa uwisa uyuru mantantawayi Penetró una zorra en un rebaño de corderos,
  qallu uwisa qhumart’atawayasaxa, y arrimando a su pecho a un pequeño corderillo,
  munart’irxama tukuwayi  fingió acariciarle.
  Uñjiri anuxa purisaxa jist’awayiwa Llegó un perro de los que cuidaban el rebaño y le preguntó:
  Kunsa luraskta. ¿Qué haces?
  Munarkt’asktwa, anatasktaraktwa, sawayiwa k’ari ajanumpi  Le acaricio y juego con él — contestó con cara de inocencia.
  Makhiki antutt’ama, jani ukaxa uñjawayatawa  ¡ Pues suéltalo enseguida, si no quieres
  nayana munart’awiyaxa. conocer mis mejores caricias!
     
  Jani suma wakichataruxa k’arinakapa uñjayasi. Al impreparado lo delatan sus actos.
  Yatima, yatintarakima sumankañataki. Estudia y aprende con gusto y tendrás éxito en tu vida.
     
     
10 Qachu qamaqïwi qawra chiwuwimpi p’uchu manqhana. La zorra y el chivo en el pozo.
     
  Qachu qamakiwa p’uchu manqharu jalantatana, Cayó una zorra en un profundo pozo,
  jani atiña kunapachasa mistuñataki  viéndose obligada a quedar adentro
  jani atkasa p’uchu lakaru puriña  por no poder alcanzar la orilla.
  Juk’ampxaruxa mä umata pharjata chiwuwa purt’awayi  Llegó más tarde al mismo pozo un chivo sediento,
  p’uchu manqhana qamaqiru uñjasaxa, jisktawayi: kusakiti umaxa-  y viendo a la zorra le preguntó si el agua era buena. 
  Qamaqisti , chiwu jani yatiyañatakixa jalantatapatxa Ella, ocultando su verdadero problema, 
  sawayiwa: umaxa kusupuniwa, musq’a, chhuyu, se deshizo en elogios para el agua,
  Kusapiniwa, sasa arust’awayi  afirmando que era excelente, 
  chiwuru jawsawayi mantayañataki. e invitó al chivo a descender
  kusa uma mallt’añataki  y probarla donde ella estaba.
  Chiwuxa, jani kuna amtasa, mayaki jalant’awayi p’uchu manqharu Sin más pensarlo saltó el chivo al pozo,
  jupaxa uma umant’ata sisantañkamaxa.  y después de saciar su sed,
  qachu qamaqiru jist’awayi kunjamsa mistupxani p’uchutxa  le preguntó a la zorra cómo harían para salir de allí
  Qamaqisti akhama sawayi:  Dijo entonces la zorra:
  Ma amtakiwa utjixa aka p’uchuta mistuñatakixa. Hay un modo, que sin duda es nuestra mutua salvación.
  Nayrt’iri kayunakama p’uchu pirqaru tikilt’ama,  Apoya tus patas delanteras contra la pared
  ukhamarusa wajranakama suma saykatayasa.  y alza bien arriba tus cuernos;
  Ukjaruxa nayawa mistuwaya juma patjaru  luego yo subiré por tu cuerpo
  Anqaru purisasti, nayaxa jiykatama mistuñamataki.  y una vez afuera, tiraré de ti.
  Chiwuxa iyawa sawayiwa, p’uchu pirqaru saykatasa kusisita Le creyó el chivo y así lo hizo con buen gusto, 
  qamaqisxa mayaqi thuqstawayi y la zorra trepando hábilmente 
  chiwu jikhani tuqi chiwu wajranakata katt’asisa, por la espalda y los cuernos de su compañero, 
  qamaqixa p’uchuta mistusaxa laqaki sarjarawayi, alcanzó a salir del pozo, alejándose de la orilla al instante, 
  armasisa aruskipawinakatapata sin cumplir con lo prometido 
  Chiwuxa p’uchu manqhata arust’awayi, yanapt’ita, sasina. Cuando el chivo le reclamó la violación de su convenio,
  qamaqisti kut’asa, sawayi: se volvió la zorra y le dijo:
  wawqi masi, suma amuyt’awinisaxa, ¡Oye socio, si tuvieras tanta inteligencia 
  kunjamti sunkhanakamaxa utji, janiwa mataniskasmanti como pelos en tu barba, no hubieras bajado
  jani amuyt’asa mantasaxa kunjamsa mistuwayä.  sin pensar antes en cómo salir después!
     
  Kunasa puripanxa suma uñjasiña, Antes de comprometerte en algo, 
  amtañawa kunjamsa mist’sutani kunatsa. piensa primero si podrías salir de aquello, 
  Janiwa yaqañakiti kunti churaña munapxani. sin tomar en cuenta lo que te ofrezcan tus vecinos.

Yampu kamanï jilasnaqiri waynampi – El barquero y el petulante joven

BarqueroMä uruxa yampu kamanixa wampupana irpawayaskanwa

mä anchasnaqiri p’usqu jillachasiri waynaru.

Akatjamata, waynaxa  jamach’inaka jaliri uñjasaxa sawayawi:

Quli tata, yatxtati jamach’inakana jakawipxatxa.

Janiwa, tatay, janiwa kunsa jamach’inaka tuqitxa yatkti.

Ukhamipanxa. jani yatisaxa chiqatana chikata jakawima chhaqayta.

Ukata qhipjatxa, uma ayrunaka taypiru wampu sarkasaxa,

wastata waynaxa jikhikiwayi, sasina:

Tata yampu kamani yatxattati ayrunakatxatxa.

Janiwa, tatay, janipuniwa kunsa yatkti ayrunaka tuqitxa.

Tatay, chikata jakawima inamayaki chhaqaytaxa.

Yampu kamanixa yampukipaskanwa llamp’u chuymapampi.

Chika uru taqi khanpampi lupixa khispillkaskana jawira uma patanxa

Jillachasiri waynasta wastata jiskt’awayi:

Jumaxa tata, yampu kamanisaxa, uruta uru, marata mara

Aka jawira, kutkata kutkatiru, sarasa jutasaxa

Yatpachatawa kunjamasa umana chanipa, ch’amapa, utjawipa.

Janiwa tatay, janipuniwa kunsa yatkti aka jawira umata,

yaqha jawira umanakatsa.

Tatay, wawqi masi, chiqapunisa jani kunsa yatisaxa

Chikatani chikatapani jakawima chhaqayta.

Ukhama aruskipasaxa akatjamata wampuxa utt’antaña qallti.

Inamayakiwa kunaymani yant’i wampu kamanixa jani wampu utt’antañapataki.

Ukhamakasa yampu kamanixa jillachasiri waynaruxa jiskt’awayi, sasina:

Tatay, tuyuña yattati.

Janiwa, sasina kutkati jillachari waynaxa.

Tatay, jumaxa jani tuyuña yatisaxa

Taqi jakawipxamaki  tukuyta.

El barquero inculto

Anónimo hindú

Se trataba de un joven erudito, arrogante y engreído. Para cruzar un caudaloso río de una a otra orilla tomó una barca. Silente y sumiso, el barquero comenzó a remar con diligencia. De repente, una bandada de aves surcó el cielo y el joven preguntó al barquero:

-Buen hombre, ¿has estudiado la vida de las aves?

-No, señor -repuso el barquero.

-Entonces, amigo, has perdido la cuarta parte de tu vida.

Pasados unos minutos, la barca se deslizó junto a unas exóticas plantas que flotaban en las aguas del río. El joven preguntó al barquero:

-Dime, barquero, ¿has estudiado botánica?

-No, señor, no sé nada de plantas.

-Pues debo decirte que has perdido la mitad de tu vida -comentó el petulante joven.

El barquero seguía remando pacientemente. El sol del mediodía se reflejaba luminosamente sobre las aguas del río. Entonces el joven preguntó:

-Sin duda, barquero, llevas muchos años deslizándote por las aguas. ¿Sabes, por cierto, algo de la naturaleza del agua?

-No, señor, nada sé al respecto. No sé nada de estas aguas ni de otras.

-¡Oh, amigo! -exclamó el joven-. De verdad que has perdido las tres cuartas partes de tu vida.

Súbitamente, la barca comenzó a hacer agua. No había forma de achicar tanta agua y la barca comenzó a hundirse. El barquero preguntó al joven:

-Señor, ¿sabes nadar?

-No -repuso el joven.

-Pues me temo, señor, que has perdido toda tu vida.

FIN